Cofradías

Los hermanos mayores piden a los cofrades un compromiso económico

  • La valoración general de los mandatarios y del consejo de la Unión de Hermandades es sofocar la maltrecha economía y luego pensar en futuribles extraordinarias o magnas

El magnífico paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el desprecio de Herodes. El magnífico paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el desprecio de Herodes.

El magnífico paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Consuelo en el desprecio de Herodes. / Vanesa Lobo (Jerez de la Frontera)

El miedo más cercano que sienten los hermanos mayores de las hermandades jerezanas es la cuesta económica de lo que queda de 2020. Todo un calvario que llevará a las corporaciones a situaciones con pocos referentes si nos ceñimos a los últimos ochenta años. Precariedades siempre ha habido en las cofradías. Por decidir poner en marcha una reorganización o por comenzar desde cero con una nueva hermandad como es el caso de las más recientes que se han agregado a la nómina de Jerez. Sin embargo, habría que escarbar mucho en el tiempo para tener algún referente de penurias económicas por una pandemia como la que se está sufriendo este año. Existen contratos firmados con bandas que no se sabe muy bien dónde acabaran, si en la papelera o en los juzgados, y encargos de flores, cera y todo lo que se necesita para poner una cofradía en la calle.

El pasado viernes, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina decretaba, como una posibilidad, trasladar las procesiones para el mes de septiembre. Concretamente aconsejaba los días 14 y 15 de ese mes. Sin embargo, como diría un castizo, “no está el horno para bollos”. Nadie parece estar pensando en procesiones magnas o en traslados de pasos a las iglesias con el fin de llevar a cabo las estaciones de penitencia en el mes de la vendimia.

Manuel Monje Virués de Segovia, hermano mayor del Transporte, es tajante y comenta que “lo único que podemos hacer ahora es esperar y rezar para que todo esto pase pronto. Pensar ahora en una magna o en una Semana Santa en septiembre es casi perder el tiempo”. Para Manuel Monje “es prioritario arreglar la situación y después ya se verá. Yo creo que es lo más coherente”. Con un cierto tono de optimismo, el hermano mayor del Transporte también comenta que “han sido muchos los hermanos que se han comprometido a abonar la papeleta de sitio. Es muy gratificante ver que los hermanos también se preocupan por su hermandad. Me puedo sentir orgullo de todos ellos”. En el horizonte del Transporte, estar pendientes a ver cómo se resuelve el asunto de sus dos bandas de música. Dos formaciones potentes como la del Rosario de Cádiz y la Municipal de la Puebla del Río. “He hablado con las dos bandas y hemos acordado esperar a que pase todo esto y después sentarnos para buscar una fórmula que ofrezca una solución a la situación”, asevera el hermano mayor. La Puebla del Río se estrenaba este año tras la Reina del Transporte. Al parecer, se pretende por parte de la banda que en la jornada del Domingo de Ramos, hacer un gesto a través de las redes sociales con imágenes de la hermandad mercedaria mientras suenan marchas, con especial interés en la magnífica obra de ‘Quién te ve y no te recuerda. Saeta jerezana’, compuesta por el músico sevillano David Hurtado para Madre de Dios de la Misericordia.

Manuel Muñoz Natera, hermano mayor de la Sagrada Cena, hace un “llamamiento para que los hermanos se solidaricen con la hermandad y puedan abonar sus papeletas de sitio. Este llamamiento es muy importante porque estamos con muchas dificultades económicas”, sostiene Natera. La hermandad estaba inmersa en las obras para su futura casa de hermandad en un local que han adquirido recientemente y que tiene que hacer frente a su pago mediante un crédito. “Por mi parte, no solo no es que piense en magnas, es que el Señor de la Cena no va a salir hasta el próximo Lunes Santo de 2021”, afirma tajantemente Manuel Muñoz Natera.  

Dionisio Díaz, presidente del consejo local de la Unión de Hermandades, aboga en estos momentos por salir de la crisis sanitaria. “Lo prioritario es quedarse en casa. Salir de este grave problema sanitario que estamos viviendo. Lo que tenga que venir se verá en un futuro y se gestionará”, afirma. No obstante, para el consejo sería un gran esfuerzo a nivel económico. “Si el pleno de hermanos mayores decide una devolución total del alquiler de palcos y sillas, el consejo se quedaría prácticamente sin liquidez alguna. “No tendríamos ni para hacer frente a los pagos que tenemos comprometidos”, afirma Dionisio en clara alusión al crédito por la compra de las sillas. Por último, el presidente de la Unión de Hermandades añade que “una magna sería ciertamente complicada de poner en marcha a pesar de salir la epidemia”.  

Por tanto, entre los mandatarios cofrades, no está en la hoja de ruta pensar en el después de la pandemia. Más que al virus propiamente dicho, en muchas casas de hermandad se teme la ruina si tenemos en cuenta de que hay corporaciones que sobreviven gracias a las liquidaciones por medio del reparto de los palcos. La imaginación tendrá que llegar al poder en este tipo de instituciones un tanto adormecidas. Y quizá del ingenio y del esfuerzo de todos sus hermanos, se pueda llegar a buen puerto. Por muy grave que haya sido la noticia de la suspensión de la Semana Santa, nadie apostaría a que no lleguen días muy complicados como consecuencia del coronavirus. No se quiere pensar en disoluciones de cofradías. Pero es un asunto que cada día es más latente en el mundo cofrade de la ciudad. Aunque nadie hable de él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios