Reportaje

Un varal lleva a otro y al final...

  • Por primera vez, la Virgen del Consuelo procesionará bajo palio y Nuestro Señor del Amparo saldrá a la calle

SI hay una cofradía de estrenos esta Semana Santa esa es la de El Pelirón. Después de 18 años, María Santísima del Consuelo llegará esta tarde a la Santa Iglesia Catedral bajo palio, lo que significa que por primera vez el titular de la hermandad, Nuestro Señor del Amparo, saldrá a las calles de Jerez en el paso de misterio que antes portaba a la Virgen.

El fervor por María Santísima del Consuelo nació a principios de los noventa en la batalla de Aína, de la barriada de El Pelirón. Tras su bendición, en 1996, la hermandad pasó a la parroquia de Las Viñas con la promesa de formar una capilla en el barrio, un juramento que "por causas económicas y todo tipo de contratiempos", la cofradía dirigida por Mateo López no pudo ver realizado hasta marzo de 2010. Hasta 2003 no llegó a la corporación la imagen titular del Señor del Amparo, aunque nunca ha procesionado por las calles de Jerez. Hasta hoy.

El hermano mayor de la cofradía explicaba que "muchos pensábamos que nunca llegaríamos a ver al Señor del Amparo en la calle. Ha sido un pequeño milagro de que el titular se incorpore a la estación de penitencia del Miércoles Santo". Todo ha venido rodado desde hace tres o cuatro años, gracias a "que se dieron una serie de circunstancias. Primero, nos regalaron unos respiraderos que han sido desde donde partió todo. Por aquello de la crisis, los talleres salen a la calle y empiezan a hacer ofertas. Desde la curiosidad, empezamos a barajar precios, pero nada en firme, sin pensar en adquirir el palio", confesaba López.

Después del regalo de los respiraderos, "nos dieron unos precios de cuánto podrían salir los varales, que serían la base del palio. Una de las hermanas, la camarera y propietaria de la casa de la Virgen, dijo que su familia compraría un varal. Aquello empezó a girar y la visión comenzó a ser distinta... De pronto estaban las 12 familias que asumirían la adquisición de los varales. Así que para no dejar pasar esa oportunidad histórica, se acometió la confección de los varales; pero aún así sin pensar en ningún momento en la inminente salida bajo palio".

El 'problema' estuvo una vez realizados los varales, ya que "el que lo ha adquirido quiere que sea para su uso, para lo que está concebido y no dejarlos expuestos en la vitrina de la cofradía. Entonces, hicimos un pequeño análisis y vimos que era factible acometer la adquisición del palio porque teníamos los respiraderos, los varales y la parihuela. Los otros elementos de un palio nos lo ofrecieron distintas cofradías y hermandades".

De esta forma, aspectos del palio como peana, jarras, candelabros, candelería, e incluso el manto, han sido prestados por otras hermandades. En este sentido, Mateo López bromeaba con que "el palio es un poco la 'ONU cofradiera'" debido a que para que la salida se produzca, han participado las hermandades de La Soledad, El Perdón, La Yedra, La Estrella, Transporte, Cena, Santo Crucifijo, Tres Caídas y El Resucitado de El Puerto. "Va el cariño y el orgullo de muchas cofradías en este palio. Además, como cada año, tenemos colaboraciones en el cortejo de las hermandades de Las Angustias y Coronación".

A grandes rasgos, "el palio es de los denominados 'de cajón', clásico, antiguo muy sobrio. El comienzo de los pasos de palio eran todos muy similares de líneas rectas hasta que Juan Manuel revoluciona la Semana Santa con las caídas de figuras con recorte", comentaba un emocionado Mateo López, antes de recordar cuando se celebró en mayo del pasado 2013 el Cabildo "para ver si cometíamos la confección del palio. Además del lógico entusiasmo de los hermanos, lo que nos sorprendió es esa alegría compartida fuera de la cofradía que participaban de nuestro gozo".

El hermano mayor confesaba que al principio había mucha gente a la que le daba pena perder aquella imagen romántica de María en el Monte Calvario. Ante estas opiniones, Mateo López esclarecía que "la cofradía tenía claro en su hoja de ruta estaba que la Virgen iría algún día bajo palio y que Jesús Nazareno saldría en su canastilla. Sin embargo, cuando barajábamos esta cambio, hubo gente que nos dijo que lo habíamos hecho tan bien con la imagen provisional de María a los pies de la Cruz que ahora era una pena que se perdiera. Era una estampa bonita, romántica y singular de la Semana Santa de Jerez, pero estos últimos meses ya todo ese recuerdo se está diluyendo un poco por la ilusión y lo estético que está quedando el palio".

Que por fin el Señor del Amparo salga a las calles de Jerez ha inclinado bastante la balanza hacia la decisión de acometer el gasto de un paso de palio, "era un anhelo de hermanos que el Nazareno saliera, así como personas mayores que se creían que nunca iban a verlo en la calle. Todo eso impulsó el movimiento y hoy día todavía ni se lo creen". "La imagen de Cristo con la cruz al hombro cala mucho en el pueblo y era una lástima cada Miércoles Santo cuando íbamos hacia el centro y el Señor se quedaba aquí", se perdía Mateo López entre pensamientos. Una pena que acabará esta tarde, cuando las puertas de la capilla del Consuelo abra sus puertas a las cinco y media de la tarde.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios