Causa criminal

Diez años sin Malén Ortiz, la adolescente más buscada de Mallorca que desapareció en un minuto.

Cartel de búsqueda

Cartel de búsqueda / SOS Desaparecidos

La última imagen que se tiene de Malén Ortiz es del 3 de diciembre de 2013. Ese día la adolescente, de 15 años, se bajaba del autobús tras salir del instituto para ir a ver su novio en Son Ferrer (Mallorca). Una cámara se seguridad la captó andando, con normalidad, con su monopatín en dirección a la casa de su chico.

La siguiente cámara de seguridad que había en la zona, situada a solo un kilómetro de la primera, ya no la grabó. Algo debió pasarle a Malén en ese tramo y en un intervalo de tiempo de solo un minuto.  Desde entonces no se ha vuelto a saber nada de ella.

Cuando tuvieron lugar los hechos las primeras sospechas se dirigieron hacia un vecino al que conocían como ‘el Loco’ y que en ese momento tenía 65 años. Se trataba de un hombre con demencia senil que siempre ofreció testimonios contradictorios y al que los vecinos habían denunciado en alguna ocasión por haber molestado a otras adolescentes.

Había acosado a una niña de 8 años en la zona y había hecho que otras dos chicas de 14 años entraran en su casa. Sin embargo, a pesar de que lo interrogaron y registraron sus tierras, los investigadores nunca hallaron ninguna prueba que lo vinculara con la desaparición de la chica.

Años después el hombre confesaría en el hospital que Malén estaba enterrada en su finca pero se declaraba inocente de su secuestro. La Guardia Civil estuvo realizando excavaciones en la zona tras esta confesión la pasada primavera, pero nuevamente no encontraron nada.

El hombre, en la actualidad, tiene un trastorno psiquiátrico grave por lo que los investigadores no saben si lo que está diciendo es verdad o está teniendo delirios. En estos momentos el caso sigue estando en pausa a esperas de que se consigan nuevas pistas sobre lo que pudo sucederle a Malén Ortiz y de que se haga justicia por ello.

No tenía que estar en ese sitio

Malén no tenía planeado pasar por la zona en la que desapareció aquel día. La chica se bajó en una parada de autobús equivocada y eso la obligó a tomar un camino diferente al habitual para ir a casa de su pareja.

Esto plantea dos pistas: por un lado, que quien está detrás de su desaparición no pudo planificar nada ya que ella misma alteró su rutina y, por otro, que o bien alguien que iba con ella en el autobús la viera bajarse y la siguiera o bien que el autor de su desaparición estuviera en ese camino de manera fortuita.

Actualmente la familia de la chica sigue buscando respuestas a lo que pudo pasarle y se niegan a que la investigación del caso se quede suspendida y no se haga justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios