Fútbol | Tercera División

La Balompédica Lebrijana amarga la fiesta en La Granja del Xerez CD (1-2)

  • El Deportivo perdona y paga muy caros sus errores ante un rival experto y resolutivo 

  • Más de mil aficionados arropan al equipo en su estreno después de una semana agónica

Borja fue el autor del primer gol azulino de la temporada. Borja fue el autor del primer gol azulino de la temporada.

Borja fue el autor del primer gol azulino de la temporada. / Manuel Aranda

La fiesta del Xerez CD se quedó sin final feliz. El Deportivo perdió por 1-2 ante la Lebrijana en su estreno liguero en La Granja tras no comparecer la pasada jornada en Arcos por no desbloquear a tiempo los derechos federativos

Los azulinos se adelantaron en el marcador con un gol de Borja, perdonaron, no sentenciaron y se quedaron sin recompensa con dos tantos de Lúa en la segunda mitad. Los del jerezano Pepe Bermúdez, mucho más expertos y bien colocados, supieron sacar la mayor renta posible a sus opciones. Han empezado fuertes, seis de seis, y se han colocado líderes.

El Xerez CD, con tres centrales como durante toda la pretemporada, entró fuerte al partido y con la firme intención de abrir la lata pero le costó. No encontraba la fórmula para hacer daño a su rival. Le faltaba circulación y fluidez y se veía obligado a buscar a Borja y Edu Brenes con balones largos.

Aún así, a los cinco minutos estuvo a punto de abrir el marcador en un saque de esquina que Revuelta mandó de cabeza por encima de larguero. Orihuela, en el 12', intentó sorprender a Miguel con un disparo sin peligro.

El intercambio de golpes prosiguió con una buena ocasión para Borja, el xerecista más activo en ataque. El espigado delantero casi supera a Iván López con un lanzamiento que tuvo que detener en dos tiempos. El premio a su insistencia lo obtuvo a la media hora de juego. Una buena asistencia de Piñero la aprovechó para encarar a Iván y batirle de forma perfecta. La Granja celebró el gol a lo grande y sirvió para que los azulinos le metieran una marcha más al juego.

Sólo cinco minutos después, Borja vio adelantado al portero y casi le sorprende con un tiro desde lejos y en el 39', una acción personal de Quirós, que dejó atrás a un par de defensas, la remató Fran Sabaté y obligó a lucirse al meta visitante. 

Antes del descanso, un Xerez CD con muchas ganas aunque seguía con problemas en el centro del campo para generar pudo ampliar la cuenta. El árbitro consideró que Borja estaba en posición de fuera de juego cuando encaraba solo a Iván.

El paso por vestuarios sentó mejor a la Lebrijana que al Xerez CD. Bermúdez corrigió posiciones, su equipo se rehizo y fue más contundente. De todos modos, el segundo acto arrancó con una doble opción para los azulinos. Edu Brenes remató un buen servicio de Yeray Jiménez pero su lanzamiento lo sacó un defensa, el rechace lo recogió Fran Sabaté y esta vez lo saca Raúl desde la línea (48').

Y de lo que pudo ser el 2-0, al 1-1. Lúa mandó al fondo de la red un balón despejado por Miguel (49'). Era la primera opción clara de los visitantes. El gol pesó mucho más de lo deseado en un bloque con muchos jugadores jóvenes.

El Deportivo, empujado por la grada, quería pero no podía. Todas las jugadas que intentaba tenían el mismo final. La defensa rival no tenía demasiados problemas para abortar cualquier acción de peligro azulina, siempre con balones largos. Quirós probó fortuna desde lejos (54') y atajó el portero y luego una vaselina de Borja no entró de milagro (63').

Y cuando el cuadro de Juan Carlos Gómez parecía que podía levantarse, el zarpazo definitivo de la Lebrijana. Otra vez Lúa, con un gran disparo desde fuera del área, ponía el 1-2 en el marcador (66'). La acción fue muy protestada por el meta azulino, que incluso vio tarjeta amarilla, por considerar el que el árbitro debió invalidar el tanto por un fuera de juego previo.

Con el marcador a favor, ya no hubo partido para el Xerez CD. La Lebrijana se mostró superior y supo sacar tajada de su experiencia, tanto que estuvo a punto de hacer el 1-3. Lúa no firmó un triplete de milagro al recoger un balón suelto después de un disparo de Tete.

De todos modos, a la desesperada y con más corazón que cabeza e ideas, Borja estuvo a punto de firmar el empate a dos en el minuto 79. El calor comenzó a hacer mella en unos azulinos a los que también les acabó pasando factura las dos semanas de incertidumbre que han vivido hasta que el club el viernes saldó las deudas para poder competir.

La afición reconoció el esfuerzo de los jugadores, que tuvieron que regresar al campo para recibir el aplauso y el reconocimiento de unos aficionados decepcionados con el resultado pero felices por competir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios