Xerez CD-Xerez DFC | Crónica

Se imponen la lógica y la calidad en un derbi muy desigual (0-2)

  • El cuadro visitante, muy superior, se adjudica un partido con poco juego, un Amin decisivo y goles de Bello, de penalti, y Sergio Nárvaez

  • El choque termina con incidentes, cargas de la Policía Nacional y Pizana con una brecha tras el impacto de una moneda lanzada desde la grada

Héctor Pizana terminó con una brecha tras impactar en su cabeza una moneda lanzada desde la grada.

Héctor Pizana terminó con una brecha tras impactar en su cabeza una moneda lanzada desde la grada. / Miguel Ángel González

Se impuso la lógica. El Xerez DFC se adjudicó ante el Xerez CD el segundo derbi de la historia de forma cómoda y nuevamente como visitante (0-2). Los de García Tébar decantaron la balanza a su favor muy pronto y por la calidad individual de sus futbolistas, que ganaron todos los duelos individuales.

Especialmente, fueron superiores en la medular, con un Sergio Narváez muy activo y un Adri contundente, y en ataque, con un Amin desequilibrante e incordiante, que en apenas diez minutos ya había cargado de tarjetas a los dos centrales del Deportivo, Israel y Dani Jurado.

Un gol de Bello, al transformar un penalti a los once minutos, y otro de Sergio Narváez al filo de la media hora dejaron visto para sentencia un choque con más emoción que fútbol, en el que el Xerez DFC siempre estuvo cómodo. Con estos tres puntos, se van a los veinte y deja a sus rivales con seis en descenso.

Juan Carlos Gómez sólo realizó un cambio en la alineación. Quirós entró por Juanjo, con problemas laborales durante la semana. Tébar, en su línea habitual, introdujo más variantes. Toboso regresó al centro de la defensa, Adri adelantó su posición a la medular, Astray se quedó en el banquillo y Amin salió en punta.

Desde el primer minuto la superioridad de los visitantes fue manifiesta. Amin marcó territorio y decantó la balanza del lado de su nuevo equipo. Primero forzó la amarilla de Israel, luego la de Dani Jurado y a la tercera provocó una acción dentro del área que marcó el encuentro.

Un forcejo dentro del área entre el extremo y el capitán azulino en el lanzamiento de una falta de Dani Jurado también sobre Amin, fue considerado por un desafortunado Santizo Álvarez pena máxima. Bello engañó a Miguel. El portero se tiró a la derecha y el balón entró por la izquierda.

El Deportivo intentó rehacerse del mazazo pero era complicado. Ni tenía recursos ni el árbitro medía las acciones del XDFC con el mismo rasero. A los veinte minutos, llegó la acción más clara para los locales, con remate de Borja a la que respondió Camacho con una buena parada. Mientras la afición reclamaba penalti sobre Brian.

A la media hora, el XDFC firmó la sentencia. Un jugadón de Jacobo, que se marchó de Ezequiel como quiso, terminó con un centro al área que Sergio Narváez, totalmente solo, empujó al fondo de red. El ex del Deportivo no celebró el tanto con estridencias. Levantó el brazo y luego se arrodilló y se tapó la cara.

La primera parte no dio para mucho más. Y la segunda mitad arrancó con otra acción polémica (50'). Entre Edet y Toboso derribaron a Brian en el área pero el árbitro no estimó punible la jugada, mientras la grada subía los decibelios con gritos pocos amistosos. 

El encuentro se encontraba en el punto que quería el Xerez DFC. Sin necesidad de pisar a fondo el acelerador controlaba los tiempos. Guardaba energías para montar una contra con la que sentenciar aún más el envite.

Los de Gómez lo intentaban con todo pero sin la sensación de poder batir a un Camacho muy seguro, mientras que los de Tébar cada vez que se superaban la línea de tres cuartos generaban peligro. Goma, que entró por un abucheado Sergio Nárvaez, casi hace el tercero, pero Isra estuvo providencial para mandar el balón a saque de esquina (68').

Los minutos transcurrían sin opciones demasiado claras y con intercambio de cánticos entre aficionados de uno y otro equipo, ya más pendiente del rival que de los suyos. De todos modos, las ocasiones más claras fueron para los visitantes al final y a balón parado. Primero Edet y luego Toboso, que terminó lesionado y jugando de nueve, remataron alto dos saques de esquinas botados por Bello.

Al final, los jugadores del Xerez DFC se marcharon a celebrar el triunfo con su afición y se desató la polémica. Héctor Pizana recibió en la cabeza el impacto de una moneda lanzada desde la grada y cayó al suelo sangrando.

La Policía se vio desbordada. Los puntos de conflicto se multiplicaron en La Granja y fuera del recinto y tuvo que cargar para frenar las peleas en diferentes zonas entre seguidores de un lado y de otro. Triste espectáculo entre aficionados con un mismo sentimiento

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios