xerez deportivo

"Lo de este verano ha sido una pesadilla"

  • Miguel Ángel Rondán relata cada una de las dificultades que ha debido pasar para confeccionar la plantilla de este año, un plantel al que considera suficientemente competitivo como para pelear por la permanencia

-¿Satisfecho con la plantilla que se ha confeccionado?

-En líneas generales estamos contentos con lo que se ha hecho teniendo en cuenta nuestras posibilidades. Tenemos un cuerpo técnico en la línea de los queríamos y una plantilla en esa línea. Pese a que el verano ha sido duro creo que estamos contentos y satisfechos con lo que se ha hecho.

-Con todas las movidas, ¿ha sido este año más complicado que el pasado confeccionar el equipo?

-Ha sido complicado, mejor porque estábamos en Primera División y peor porque la capacidad económica que teníamos iba en clara desventaja con otros equipos. Si el año pasado competíamos con 15 equipos que tenían más presupuesto que tú en Segunda División, este año todos los de Primera tienen más presupuesto que tú y alguno de Segunda también. Se ha competido en inferioridad pero en general estoy contento con la plantilla, entiendo que ante todo hay mucha ilusión en los componentes de la plantilla y cuerpo técnico, y eso es un plus que otros equipos a lo mejor no tienen.

-¿Qué ha sido lo peor a la hora de contratar jugadores? ¿Sigue teniendo el Xerez tan mala imagen?

-La Primera División te da un margen de confianza, lo que pasa es que después hay cosas que no se entienden fuera. No se entiende que después de haber ascendido, la primera junta general de accionistas termine con el máximo accionista escoltado por la policía en problemas. Ya digo, después de haber ascendido al equipo y haberse pagado hasta el último euro, porque hay muchos equipos que lo hacen con pagarés. Cuando esa historia se calma viene lo de dificultades económicas cuando estoy convencido de que en Primera hay muchísimos equipos que están peor que el Xerez, al menos en cuanto a deudas. Sin embargo, nos declaran a nosotros en dificultades económicas. Eso es un palo para una negociación porque tienes que hacer ver al jugador esa cuestión y hacerle firmar un documento por el cual le informas que la entidad está en dificultades. No contento con eso viene la historia del Betis, que quiere camuflar sus problemas deportivos con nosotros. Nos mezcla y al ser el club más débil de Primera salimos perjudicados porque muchos pensaban que no íbamos a empezar la competición. Todo eso hemos tenido que pasar para firmar futbolistas, lo de este año ha sido una pesadilla. A pesar de todo estoy satisfecho.

-¿Se han escapado jugadores importantes por todo esto?

-Lo que ha hecho es retrasar muchas cosas, porque la gente ante eso aguanta un poco más. Algunos se han quedado por el camino por esa desconfianza, han preferido elegir otras opciones porque no se fiaban.

-¿Ha influido también la marcha de Esteban Vigo?

-Todo se inicia a partir de ahí. El aficionado siempre se respalda en el resultado deportivo. Como el resultado deportivo era bueno la gente estaba con el entrenador, y el que no continuara o no quisiera continuar hizo que se generaran una serie de cosas que no nos han venido bien.

-¿Por qué tardó tanto en renovar su contrato? ¿Es cierto que llegó a tener ofertas?

-No. Siempre lo he dicho, si algún día me tengo que ir porque en estos sitios no se puede estar uno eternamente, más bien se dura poco, me iré por obligación. Ya lo demostré como futbolista, yo no cambio la vida por dinero y siempre he tenido esa filosofía. Es cierto que a todo el mundo le hace falta el dinero para vivir, pero yo, entre tener un coche mejor o una casa mejor y vivir aquí me quedo con lo segundo. Me gusta estar aquí, con mi gente. Cuando no tenga más remedio que salir lo haré pero mientras pueda estar aquí estaré.

-¿Cree que se ha valorado su trabajo después del ascenso porque tras el primer año recibió muchas críticas?

-Sí se ha valorado. En el primer año pequé de falta de rodaje, de falta de experiencia, como se quiera llamar. Me hice cargo de toda la parcela deportiva del club sin tener un trabajo previo, yo venía del filial y no conocía el mercado. El año pasado, después de todo el trabajo del primer año, se vieron los resultados y este año pasará lo mismo. Todo ese conocimiento de gente, de contactos con los clubes, contactos con agentes...me han venido bien porque a veces no sólo hace falta saber qué jugador es bueno, sino tener las posibilidades de poderlo conseguir.

-¿Se le han abierto muchas puertas a nivel profesional tras el ascenso?

-Eso está ahí. Si te digo la verdad no me ha tenido ni tiempo para pulsar qué se piensa de todo lo que se ha hecho aquí pero sí es verdad que fuera de Jerez la importancia es máxima. En la Segunda División, con clubes históricos, con masas sociales grandes y con presupuestos cuantiosos me preguntan cómo lo hemos hecho para que con uno de los presupuestos más bajos de la categoría termináramos campeones, todo ello pese a las dificultades que tuvimos. Creo que se ha valorado y eso te llena de orgullo.

-Joaquín Morales decía el otro día que quiere fortalecer su parcela y poder financiar más viajes por el extranjero. ¿Es lo que le falta?

-Puede que sí. La Primera División te abre las puertas del mercado extranjero, un mercado donde hasta ahora apenas habíamos tenido posibilidad. Si queremos crecer tenemos que seguir con esa puerta abierta. Hemos visto muchísimos vídeos y hemos seguido jugadores, pero no los hemos visto en directo y eso para mí es fundamental. Esa posibilidad la vamos a tener este año y vamos a intentar dotar al club de un patrimonio de jugadores porque hasta ahora hemos tenido que tirar de cedidos, ya que comprar no podíamos. Es que en Primera cualquier jugador que quieras adquirir vale tres millones de euros como mínimo y nosotros con ese dinero tenemos cubierto el treinta y tres por ciento de nuestro presupuesto. Este año vamos a seguir los campeonatos sub'20 y las ligas secundarias, donde podemos tener acceso, y si a eso le sumamos que el equipo se quede en Primera podríamos dotar al club de patrimonio con algunos jugadores jóvenes y de futuro.

-Ya que habla de cesiones, ¿le ha causado algún problema lo ocurrido con Altidore el año pasado? ¿Han puesto impedimento algunos clubes por ese detalle?

-No, quizás nos haya hecho algún daño respecto al Villarreal porque habían hecho una inversión importante con el jugador y querían que jugara. Nosotros peleamos a muerte por conseguirlo, porque sabíamos que era un jugador importante, aunque después, afortunadamente no nos hizo falta. El Xerez hizo un esfuerzo pero al final no jugó, y eso al Villarreal no le sentó bien, algo normal si nos ponemos en su pellejo. Pero por lo demás no, son cosas que pueden pasar en el fútbol.

-¿Y no se pensaron recuperarlo de nuevo este año?

-Ni siquiera nos lo planteamos porque después de la Copa Confederaciones ellos tenían muchas ofertas por el jugador, incluso de venderlo, y al final se ha ido a Inglaterra.

-La mayor parte del mundo del fútbol en este país ha catalogado al Xerez como el candidato número uno al descenso. ¿Le molesta esto?

-No me molesta, todo lo contrario. Para nosotros eso no es malo. Sabemos que vamos a sufrir pero también sabemos que tenemos un grupo muy bueno y que trabaja al máximo. Si al final el equipo da la cara como la va a dar, lo que tenga que ser será, pero seguro que va a competir y el que nos quiera ganar tendrá que sufrir. Vamos a jugar sin esa presión y eso nos beneficiará.

-¿Cuántos ofrecimientos ha llegado a tener este año por parte de los agentes? ¿Cuál ha sido el más extraño?

-Nos han llegado cientos de faxes y correos electrónicos. Hemos recibido de todo, desde jugadores chinos hasta africanos rarísimos, lo que pasa es que muchas cosas ni las miras, unas por desconocimiento y otras porque no puedes conseguir ni material para poderlos ver. La verdad es que hemos tenido ofrecimientos de todas las partes del mundo.

-¿Llegará algún refuerzo más o lo ve complicado?

-Nos hemos quedado con las ganas de tener un delantero diferente, pero partiendo de la base de que los delanteros que tenemos van a dar mucha guerra. Luego, tenemos pendiente el tema de Oladi, que ha dado buenas sensaciones en la pretemporada, lo que pasa es que tiene que arreglar sus papeles.

-¿Tan difícil está?

-Tenemos experiencias de años anteriores y hasta que no tengamos toda la documentación, es decir, permiso de residencia y de trabajo y demás, no se podrá cerrar. Acuerdo con el jugador hay, pero nos falta eso y sinceramente no tengo buenas vibraciones porque la cosa se está demorando demasiado.

-O sea que lo del delantero en paro se antoja una utopía ahora mismo, ¿no?

-No está descartado, pero tampoco es una obsesión. Si viene algo que nos gusta, lo haríamos. Que vemos que no, nos quedaríamos con lo que tenemos, que es bastante bueno.

-¿Este año tampoco ha habido ofertas por futbolistas del Xerez o el ascenso ha revalorizado a la plantilla?

-Ha habido interés por alguno, pero al final y por el tema del tiempo era inviable. Además, no era gran cosa.

-¿Cómo están las renovaciones que pretende llevar a cabo?

-Vamos bien. El año pasado no quisimos afrontarlo en el último tramo porque nos estábamos jugando mucho pero ahora vamos a intentar cerrarlas cuanto antes porque creemos que deben ser jugadores importantes para el club en el futuro.

-Del tema Pedro Ríos, ¿qué conclusiones ha sacado?

-Las conclusiones son las que son. Como está el fútbol hoy, con representantes moviendo jugadores para arriba y para abajo porque les interesa a ellos, quizás lo idóneo es no poner opciones. Los años tienen que ser los que son y no plantearse opciones porque nos pueden ocurrir temas como este.

-Personalmente, ¿le ha afectado de alguna forma??

-No sé qué decir. Prefiero no entrar en ese tema. Afortunadamente el equipo ascendió y ya está, hemos sacado las conclusiones suficientes con todo ello.

-Ziganda lleva aquí sólo dos meses y ya ha logrado crear una ilusión en la cantera que hasta ahora nadie había generado. ¿Le sorprende?

-La verdad es que no. Él viene avalado porque en Osasuna ha hecho debutar a muchos jugadores jóvenes como Azpilicueta, a quien subió siendo un chaval. Está demostrando que es un entrenador que trabaja a diario, muy metódico y que no le va a temblar el pulso en ningún momento si un chaval se merece estar ahí.

-¿Qué importancia tiene contar con un equipo en División de Honor juvenil este año?

-Mucha, porque donde debemos tener equipos en las máximas categorías es ahí, en la base, en los juveniles y cadetes porque ahí es donde se forman. A partir de juvenil, con 19 años, el que valga, va a valer para el primer equipo o se quedará estancado. El filial debe ser una consecuencia de lo que hayas trabajado en los primeros años. De aquí a unos años, si el filial está en Andaluza es que no se han sacado buenos frutos y si está más arriba es porque la consecuencia de tener juveniles y cadetes en la máxima categoría ha dado resultado. Habrá que esperar.

-¿En qué medida le preocupan los arbitrajes que pueda tener el equipo tras ver lo ocurrido en Mallorca?

-No demasiado. Somos un equipo débil, pero no creo que sea para tanto. Igual que nosotros éramos debutantes el árbitro también lo era y es lógico que, al no tener experiencia, ayudara al de más nombre. No creo que nos vaya a influir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios