Xerez DFC-Conil CF | Crónica El amarillo ensombrece al azul (0-1)

  • Juan Ureba amarga el estreno de Josu Uribe en Chapín a nueve minutos del final

  • Los xerecistas dominan el encuentro de principio a fin pero son incapaces de marcar

Goma tuvo que entrar al cuarto de hora en lugar del lesionado Zafra. Goma tuvo que entrar al cuarto de hora en lugar del lesionado Zafra.

Goma tuvo que entrar al cuarto de hora en lugar del lesionado Zafra. / Vanesa Lobo

El Conil asalta Chapín con un gol de Juan Ureba a nueve minutos del final. Sorpresón en el estreno en casa de Josu Uribe al frente del Xerez DFC. El cuadro amarillo se lleva los tres puntos del Municipal en un encuentro que los azulinos dominan de principio a fin pero en el que han sido incapaces de anotar. 

El Xerez DFC perdió su primer partido de la temporada como local y lo hace un año y un mes después. La última derrota se produjo el 21 de octubre del pasado curso en la décima jornada ante el entonces líder Córdoba B (0-3).  Pese a este tropiezo, el cuadro azulino se queda tercero con 30 puntos.

Josu Uribe se había guardado sus cartas durante la semana y para su estreno en Chapín, sin los sancionados Adri Rodríguez y Amin, se decantó por un once con sólo un cambio respecto al que ganó en el Alfonso Murube al Ceuta.

Formó un tridente ofensivo con Zafra, Kevin y Jacobo pero su apuesta sólo le duró un cuarto de hora porque el extremo roteño, al igual que el pasado domingo, se lesionó. Con ese cambio obligado, Goma entró en el campo y Bello, que formaba de inicio en la segunda línea por dentro junto a Álex Colorado y Sergio Narváez, adelantó su posición.

El cuadro azulino tomó el mando del encuentro desde el inicio pero en el primer acto pudo más la solidez defensiva del Conil que el potencial xerecista en ataque. Por más que lo intentó, no logró batir a Fran.

La primera acción clara de gol la tuvo en sus botas Zafra, que vio adelantado a Fran y buscó sorprenderle con un disparo lejano tras un balón que recuperó Sergio Narváez (6'). A la media hora, la grada se desesperó con Kevin. El ariete, completamente solo en el segundo palo, se enredó y no acertó a empujar a gol un balón de oro que le puso Fran Ávila. Aún tuvo otra oportunidad el cuadro de Uribe antes del final del primer acto. Goma no logra contactar con una pelota que se paseó por el área.

Los amarillos, con un Heredia muy activo, también tuvieron una ocasión para abrir el marcador. Mejías estuvo a punto de anotar un gol olímpico en un lanzamiento magistral desde la esquina que se estrelló en la cruceta derecha de la meta defendida por Camacho.

El Xerez DFC regresó al terreno de juego con una velocidad más y con el firme propósito de abrir la lata. Forzó en apenas dos minutos tres lanzamientos de esquina seguidos de y Álex Colorado (51') se encontró con el poste en el segundo, después de recoger un remate de Edet despejado por la defensa.

El asedio era total. El cuadro azulino era un martillo pilón pero el Conil resistía sin fisuras y se hacia fuerte en ese papel mientras que la precipitación comenzaba a aparecer en la escuadra de Uribe, que en el minuto 58 estuvo cerca del gol en un saque de esquina botado por Bello que Fran despejó valiente de puños.

El reloj avanzaba, el gol se resistía, en el electrónico aparecían el empate del Arcos ante el Ciudad de Lucena y el gol del Utrera en Puente Genil y al árbitro se le acumulaba el trabajo por las acciones de unos queriendo ganar tiempo al tiempo y otros perdiéndolo. En esas, Jacobo las tuvo con Molina y se libró de milagro de una cartulina que le pudo costar cara.

Con un descarado y atrevido Pepe dentro en lugar de Kevin, en el minuto 75, una buena acción de Heredia la mandó a las nubes Molina desde la frontal del área. Le pegó duro y se le marchó arriba.

El Xerez DFC seguía a lo suyo pero cada vez le resultaba más complicado hacer daño al cuadro amarillo, una máquina de forzar saques de esquina. Lo peor estaba por llegar. Cuando se perdona, se paga.

El Conil sacó petróleo de un balón largo y un fallo defensivo evitable para adelantarse en el marcador. Cuenca aprovechó el desajuste y la puso atrás casi de rebote para que Juan Ureba marcarse (81') a placer.

Si hasta ese momento el acoso era importante mucho más se intensificó, con Edet arriba como nueve, pero estaba claro que no era la tarde de los azulinos. Con siete minutos de prolongación, Bello tuvo la última opción de partido con un tiro que se le marchó rozando el poste (93'). Decepción en una afición y un equipo que confiaban en el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios