Xerez DFC-Conil CF | Crónica Adri Gallardo desata la locura en Chapín (3-0)

  • Dos goles del ariete y otro de Khalok en el segunda parte dan una victoria a los azulinos que les coloca en puestos de 'play-off'

Los xerecistas acosaron la meta del Conil durante todo el partido. Los xerecistas acosaron la meta del Conil durante todo el partido.

Los xerecistas acosaron la meta del Conil durante todo el partido. / Miguel Ángel González

Sangre, sudor y lágrimas le ha costado al Xerez DFC alcanzar los puestos de 'play-off' pero lo ha logrado. El equipo de García Tebar, que acumula 26 jornadas sin perder, ha derrotado al Conil por 3-0 en un partido que ha dominado de principio a fin, se ha visto favorecido por los resultados de sus rivales directos -el Betis Deportivo perdió en Guadalcacín, el Córdoba B cayó en casa con el Coria y Los Barrios empató en Lepe- y ya depende de sí mismo para luchar por el ascenso a Segunda B. Es cuarto con 66 puntos. El sueño ahora está mucho más cerca

Tras el triunfo en la Luis del Sol ante el Betis Deportivo, se esperaban pocos cambios en el once de García Tébar. Sin embargo, el técnico movió fichas y sorprendió. Rodri se quedó fuera y entró Álex Colorado, Heredia, después de su gol, fue titular por Alberto Heredia, que no podía jugar por contrato, y Antonio Jesús dejó en el banquillo a Adrián Gallardo, con lo que Javi Casares se convertía en el referente en ataque.

La alineación del Conil dejaba también claras sus intenciones. Cortijo finalmente apostó por una línea de cuatro y jugó con dos puntas, Cornejo y el exxerecista Álex Expósito, con Carlos Cuenca pegado a la banda.

El partido arrancó con un tiro alto de Mario Sánchez desde la frontal y una clara oportunidad para los azulinos a los cinco minutos, cuando Bello aprovechó un despiste de la defensa para poner un buen centro al corazón del área que remató Marcelo y sacaron entre el portero y un defensa bajo los palos.

El tiempo transcurría lento y el Xerez DFC, aunque controlaba la situación, no se encontraba demasiado cómodo en el campo ante un rival que no daba facilidades. A los 21 minutos, un saque de esquina muy cerrado lanzado por Bello casi entra ayudado por el viento y en el 29', Marcelo mandó alto un balón claro, lo mismo que hizo Javi Casares en el 32' tras un córner ensayado sacado por Bello en corto para Manu Heredia.

Con pocas oportunidades claras y con la grada pendiente de los resultados de Los Barrios y Córdoba B, enfilaron el túnel de vestuarios xerecistas y conileños. Los azulinos sabían que tenían que ganar para aprovechar los resultados y si en el primer tiempo empujaron, en el segundo acto regresaron al terreno de juego con una marcha más y dispuestos a abrir la lata por lo civil o lo criminal, que solía decir Luis Aragonés.

Un zapatazo de Adri Rodríguez desde la frontal lo detuvo Carmuega en dos tiempos (48') y poco después, susto mayúsculo. Chapín contuvo la respiración. El Conil tuvo la oportunidad más clara y casi la única de todo el encuentro. Un lanzamiento de falta de Mejías (53') se fue al larguero por dentro después de que lo rozara Flere. El rechace lo recogió Cuenca y lo sacó Joaqui bajo palos cuando se colaba.

El que perdona, lo paga. La máxima se cumplió y la lata la abrió Adri Gallardo, que había entrado por Antonio Jesús poco antes lo logró. El ariete mandó al fondo de la red de cabeza de forma impecable un córner botado en corto por Manu Heredia para Bello (58').

Lo más complicado estaba hecho. El gol dio alas al Xerez DFC que acrecentó su dominio ante un rival que ya no podía frenar sus acometidas. En el 67', un centro de Casares lo cazó otra vez Adri Gallardo con la zurda en un buen movimiento de '9', adelantándose a la defensa. 2-0. 

La grada, que no paró de empujar desde el primer minuto, ya era una fiesta. Quería más y el equipo le respondió con una tercera diana. En el 79', un error monumental de Álex Cortijo al intentar proteger el balón para que saliera lo aprovechó Khalok. Atento, le robó la cartera, se marchó con velocidad y calidad y batió por a Carmuega con clase. El extremo, que fue jugador amarillo, no celebró el tanto por respeto a sus compañeros. 

Con el pitido final, explosión de júbilo. Los azulinos merecían ya la recompensa de estar en puestos de 'play-off' por la regularidad que están demostrando y el número de jornadas que encadenan sin perder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios