Entre paréntesis

Rafael Navas

rnavas@diariodejerez.com

El Gobierno del 'disfrute'

El presupuesto es el caballo de batalla de todo gobierno. Que se lo pregunten a Rajoy, que en su aprobación basa muchas de sus expectativas de agotar la legislatura. A nivel local, esta herramienta no sólo garantiza que muchos proyectos salgan adelante, que se realicen pagos y se mantenga la actividad municipal, sino que es un síntoma de la fortaleza de quien gobierna. Hace casi tres años, cuando Mamen Sánchez se convirtió en alcaldesa con los votos del PSOE, de Ganemos y de Izquierda Unida, pocos daban un céntimo por la estabilidad de su gobierno y por los apoyos de sus 'socios' de investidura en momentos decisivos como son, precisamente, las aprobaciones de los sucesivos presupuestos del Ayuntamiento. Pues ya lleva cuatro en dos años y nueve meses: 2015 (que estaba sin aprobar cuando llegó), 2016, 2017 y 2018. Casi se podría afirmar que, en este apartado, la regidora socialista y su grupo ya han hecho los deberes y han llegado a la meta prevista, pues en el peor de los casos en 2019, a las puertas de las elecciones municipales, no tendría problema prorrogando los presupuestos. ¿Quiere decir todo esto que el de Sánchez es un gobierno fuerte? Probablemente no todo lo que una ciudad necesita. Depender de dos fuerzas políticas (o tres si tenemos en cuenta que de Ganemos se 'desgaja' ahora Podemos) y seguir dependiendo de la autorización del Gobierno central no es la situación ideal para ningún equipo. Pero no parece que en esta ocasión al PSOE le haya costado mucho atender las peticiones de Ganemos e IU y tampoco que desde Madrid le vayan a poner muchas pegas finalmente a las cuentas municipales, en las que no caben muchos malabarismos.

Así, nos encontramos un escenario en el que el PSOE sigue sobreviviendo interna (atrás parecen haber quedado hasta los problemas internos tras el último congreso local) y externamente, con unos 'socios' que no han caído en la tentación de asfixiar al gobierno local en el penúltimo año de mandato para obtener réditos electorales, algo a lo que muchos manuales de partidos políticos nos tienen acostumbrados.

Curiosamente, la única negativa al presupuesto municipal no ha llegado del Partido Popular, que se abstuvo en el pleno del pasado jueves, sino de Ciudadanos. ¿Quiere decir esto que esta última formación ya ha roto todos sus puentes con los socialistas en Jerez? Tal vez. No hace falta ser muy listo para pensar que en condiciones aritméticas similares en mayo de 2019, el PSOE, IU, Ganemos (y Podemos) repetirían una alianza en la que Ciudadanos seguiría en fuera de juego.

A la vista de todo esto, Antonio Saldaña puede empezar a pensar que el partido de Rivera (y Arrimadas) está más cerca aquí del PP que del PSOE y que ambos se necesitan para tocar poder. Y Mamen Sánchez se estará preguntando hoy cómo Ganemos e IU le han apoyado hasta en cuatro presupuestos y, sin embargo, no han querido entrar en un gobierno municipal de sólo seis concejales. Sin duda, una forma muy poco habitual de gobernar. En palabras de la propia alcaldesa y sus socios, "un disfrute".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios