Flamenco

La Bastiana y el elixir del compás

La Bastiana forma el taco / Miguel Ángel González

El barrio de Santiago sigue siendo, a pesar del abandono al que está sometido, uno de los grandes estandartes del arte de Jerez. De sus calles han nacido nombres como Terremoto, El Serna, Romerito de Jerez, El Guapo, El Sordera y un sinfín de artistas que han hecho del flamenco patrimonio de la humanidad.

Su soniquete es universal y su compás, simplemente diferente. Es tal la magia y el halo que lo envuelve que en ocasiones suelen suceder cosas inimaginables. Y si no que se lo pregunten a La Bastiana, cuya casa, en el número 10 de la calle Cantarería sigue siendo un oasis en medio del desierto. 

A punto de cumplir 80 años, Bastiana Romero Fernández escucha unas palmas por bulerías (en el ensayo del espectáculo que prepara Pepe del Morao) mientras tiende la ropa y es como si le dieran vida, como un elixir, rebosando gracia por los cuatro costados. No se puede tener más arte en sólo 14 segundos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios