golf

En manos del maestro de Tiger Woods

  • Álvaro Quirós inicia los contactos con Butch Harmon, el reconocido gurú con el que espera evolucionar su juego El guadiareño afronta un proceso de cambio para volver a la élite

Álvaro Quirós se ha puesto en manos de Butch Harmon, el tipo que moldeó a uno de los golfistas más grandes de todos los tiempos: Tiger Woods. El guadiareño ya ha iniciado el proceso, ya se ha encomendado al conocidísimo y venerado gurú estadounidense. Un privilegio del que muy pocos pueden presumir. Álvaro, que aún de reencontrar su mejor versión tras la operación de muñeca del pasado invierno, va más allá. Mira a medio-largo plazo. Busca una evolución en su juego que le permita acceder al top de la élite mundial de una manera firme y constante.

El golfista de Guadiaro sabe que emprende un camino largo. El primer paso, tras revelar hace unos meses sus intenciones de contactar con el maestro Butch Harmon, tuvo lugar en el pasado Open Británico. Allí Álvaro y Harmon se vieron por primera vez, cara a cara. El campo de prácticas de Muirfield se convirtió en el improvisado escenario de una charla primero de media hora y después de sesenta minutos. Los problemas de calendario de uno y otro y, por supuesto, la lesión en la muñeca de Álvaro habían pospuesto el momento.

"Butch [Harmon] me ha dicho que no tengo que perder pegada ni velocidad de palo para ganar en precisión", expresó Quirós a los medios, tras ser preguntado por su encuentro con el gurú. "Que sólo hay que ordenar algunas cosas. Eso me gusta, que su método es muy natural. Fue sólo una hora y media y ahora veremos qué hacemos", expresó el golfista del Campo de Gibraltar, que emplea bien sus palabras ya que su decisión también pende de su técnico.

Pepín Rivero, uno de los grandes de la historia del golf español, es desde hace un lustro el entrenador de Álvaro Quirós. Fue él uno de los que achuchó al guadiareño para que diese el paso de consultar. "Vamos a trabajar siempre con la supervisión de Pepín, que siempre va a estar a bordo", remarcó.

La pérdida de pegada era una de las inquietudes de Álvaro, algo que Butch le quitó de la mente. "Me ha dicho que no tengo que tocar mi ritmo y que no hay ningún problema con la distancia, que no tengo por qué jugar más corto", matizó.

El swing y sus defectos por pulir es el caballo de batalla de un Álvaro Quirós que se someterá a un proceso similar al que en su día libró un grande como José María Olazábal, ante el mismo Harmon.

El siguiente paso se producirá con más tiempo, en Estados Unidos. "Quizás, si tiene hueco en la agenda, vayamos a verle a Las Vegas. O al final de año", deslizó el guadiareño, consciente de que Harmon es un tipo ocupado.

A Tiger Woods lo cogió con 14 años. Cuentan que le dijo que no le iba a cobrar nada, pero que el día que fuera profesional sí le pasaría una buena minuta... Desde entonces el maestro no ha parado de trabajar con resultados brillantes en otros profesionales como Phil Mickelson y con algún coco con el que tiró la toalla como John Daly.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios