Fútbol El protocolo de la Federación Andaluza, muy complicado

  • La RFAF pide controles médicos previos, toma de temperatura antes de cada entrenamiento y limpieza completa de instalaciones antes y después de cada entreno, lo que dispara el coste en casos de campos con varios usuarios

Campo de Picadueñas, con dos partidos disputándose al mismo tiempo, lo que con el protocolo de la RFAFserá imposible incluso en entrenamientos. Campo de Picadueñas, con dos partidos disputándose al mismo tiempo, lo que con el protocolo de la RFAFserá imposible incluso en entrenamientos.

Campo de Picadueñas, con dos partidos disputándose al mismo tiempo, lo que con el protocolo de la RFAFserá imposible incluso en entrenamientos. / Pascual

La Federación Andaluza de Fútbol (RFAF) autorizó el pasado viernes la vuelta a los entrenamientos de todos los equipos aficionados y de base en Andalucía, puntualizando que solo podrán hacerlo en un grupo de 25 deportistas como máximo, que han de estar federados y con licencia en vigor, después de que la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, con el visto bueno de Salud y Familias, aprobase el protocolo sanitario presentado por la federación territorial.

Los listados de 25 deportistas que van a realizar los entrenamientos han de ser enviados para su conocimiento con antelación a la Federación Andaluza, en caso de ser equipo de categoría territorial, o a la Delegación Provincial, si es equipo de categoría provincial. Los 25 deportistas que participen en los entrenamientos no podrán rotar, por lo que ha de ser siempre el mismo grupo el que se reúna hasta que se produzca un nuevo comunicado de la RFAF en otro sentido.

En virtud de esta exigencia y limitación restringida en número, la RFAF no autoriza por el momento los partidos amistosos de pretemporada de equipos en todas las categorías del deporte aficionado.

Sin embargo, el protocolo federativo plantea varias dudas en el caso de Jerez, donde todos los equipos utilizan las instalaciones del Ayuntamiento. ¿Quién se encarga de la vigilancia del cumplimiento de las normas y medidas sanitarias? Y, lo que es más importante, ¿quién se hace cargo del coste que va a suponer entrenar con esta 'nueva normalidad'?

Por lo pronto, después de cursar las fichas de la temporada 2020-21 -requisito imprescindible antes de empezar a entrenar-, los clubes deben hacer pruebas de detección de coronavirus a los futbolistas y luego, en los entrenamientos, ha de haber limpieza de las instalaciones antes y después de cada sesión, lo que en el caso de campos que utilizan más de un equipo -La Granja, Picadueñas...- multiplica el coste diario de su utilización.

Ficha cursada y mutualidad

El protocolo relativo a la protección y prevención de la salud frente al COVID-19 en entrenamientos de fútbol elaborado por la Federación Andaluza comprende las categorías Sénior, Juvenil, Cadete, Infantil, Alevín, Benjamín, Prebenjamín y Bebé; es decir, de Tercera División hasta los más pequeños, especificando que "en todo caso, los deportistas deberán tener en vigor la licencia deportiva y el seguro de accidentes deportivo".

Esta es la primera exigencia: para comenzar a entrenar, los futbolistas deberán tener cursada la ficha federativa de la temporada 2020-21 y la correspondiente mutualidad.

El objetivo no es otro que la "prevención y mitigación de los contagios de la COVID-19 durante el desarrollo de entrenamientos para competiciones oficiales de las distintas especialidades deportivas del fútbol federado en Andalucía, sin perjuicio de lo que pudiera determinar la Real Federación Española de Fútbol para los de ámbito nacional" como es la Tercera: puede ser que la RFEF añada medidas a las ya establecidas por la RFAF.

Además, "previa a la actividad deberán realizarse controles médicos a deportistas orientándolos particularmente hacia la identificación de signos, síntomas, efectos o secuelas de la enfermedad COVID-19”. Es decir, test de detección de coronavirus.

Responsable de Prevención

En las Recomendaciones Generales comienzan los problemas porque se señala que "la entidad organizadora de cada actividad" -es decir, los clubes que entrenan-, "y los titulares de las instalaciones" -en el caso de Jerez el Ayuntamiento como propietario de las instalaciones municipales- "elaborarán un protocolo específico para la prevención de la COVID-19 que podrá ser solicitado por la autoridad competente o la propia RFAF, nombrando una persona coordinadora (Responsable de Prevención COVID19), que en el caso de las instalaciones, de no nombrarse, será el titular de la misma".

En la asamblea de la Federación, Pernía explicó que la distinción entre club e instalaciones se hace porque hay recintos en los que se practica más de un deporte, pero no precisó quién asume la responsabilidad en el caso de una instalación municipal que sea utilizada por más de un equipo de fútbol.

¿Cuáles son las funciones del Responsable de Prevención COVID-19? El protocolo señala que "será el canal de comunicación para con los responsables de la instalación, club, y en su caso las autoridades. Deberá recibir una formación e información oportuna y velar porque el resto de personas implicadas tengan información oportuna y completen la documentación en cada caso”.

Además, esta figura de nueva creación, en el caso de las instalaciones, "garantizará el control de acceso, registro de personas, sometiendo a todas ellas que accedan a la toma de temperatura y desinfección de manos con gel hidroalcohólico. La instalación contará con un registro diario del control de entrada (hora de entrada y salida de usuarios y obligación de conservar el registro durante 14 días), registro de incidencias, turnos de desinfección, protocolo acceso a la instalación (limpieza de manos, uso obligatorio de mascarilla) y pondrá a disposición material de desinfección".

Es decir, que a tenor de lo que indica el protocolo, en el caso de las instalaciones municipales parece que debe ser el Ayuntamiento quien nombre un responsable en todas y cada una de ellas.

Acceso a los entrenamientos

El protocolo también detalla quién puede acceder a los entrenamientos y la forma de hacerlo, y se enfatiza, por ser de gran relevancia, que todos los participantes en los entrenamientos dentro del ámbito de la RFAF, así como el resto de personal involucrado, utilicen mascarillas desde su acceso, aunque pueda garantizarse la distancia de seguridad establecida", si bien lógicamente "durante el tiempo de práctica de actividad físico-deportiva de las especialidades del fútbol se considerará incompatible el uso de mascarillas para futbolistas y árbitros".

Además de las habituales recomendaciones de higiene de manos y distancia social, el protocolo recomienda "que se realice el control de temperatura previo al acceso a la instalación, en el que no puede superar los 37,5ºC para poder acceder", además de que toda persona que acceda deberá constar en el registro de entrada a la instalación.

En efecto, todas las personas que accedan deberán rellenar el Formulario de Localización Personal, cuestionario sobre su estado de salud, contacto con algún paciente de coronavirus y cumplimiento de las medidas obligatorias cada 14 días; es decir, cada dos semanas deberán completar este formulario personalizado.

Los deportistas y clubes además deberán firmar la Declaración Responsable de Reinicio de la Actividad Deportiva, que además los clubes deberán remitir a la RFAF antes del comienzo de la actividad. El acceso a los entrenamientos está permitido a:

  • Deportistas: en este grupo se incluyen los actores principales necesarios en cada grupo fijo para el normal desarrollo de la actividad físicodeportiva, futbolistas, cuerpo técnico, etc. regulados en reglamentos federativos y demás normativa aplicable, con licencia y seguro de accidentes deportivo. Según Orden de 13 de agosto de 2020, se limita cada grupo que realice la actividad a 25 deportistas, siendo el resto de personal el mínimo indispensable, con la máxima de que se establecerán grupos fijos de deportistas que no podrán entrenar con deportistas de otros grupos.
  • Organización: personal de organización y mantenimiento de la instalación. Personal mínimo indispensable.
  • Personal de seguridad y sanitario: Vigilantes de seguridad, personal sanitario, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, etc. Personal mínimo indispensable.
  • Otro personal del club: Personal del club que no sea cuerpo técnico o futbolistas con licencia y seguro deportivo. En estos casos, estas personas deberán ser acomodadas en la zona de grada debidamente señalizada y guardando la distancia de seguridad. Personal mínimo indispensable.
  • Familiares autorizados: No estará permitida la asistencia de público a los entrenamientos, cumpliendo lo fijado por las autoridades sanitarias. Especial cuidado en la llegada y recogida de menores a la entrada o salida de los entrenamientos, se recomienda sea eficiente.

La Andaluza subraya que los familiares acompañantes también deberá haber completado el Formulario de Localización Personal: "Toda persona que participe o acceda a la actividad/instalación deberá estar debidamente registrada".

Limpieza de instalaciones

El protocolo de la RFAF exige que todas las instalaciones que utilizan los equipos o usuarios, salas comunes, gimnasios, salas de tratamiento, etc., deben ser desinfectadas antes de la llegada de los deportistas y del personal (teniendo en cuenta que deberá realizarse entre el uso de cada grupo fijo de entrenamiento), siguiendo las recomendaciones sanitarias. Posteriormente a la finalización del entrenamiento se debe proceder a la limpieza de utensilios y/o, material usado y vestuarios y el personal de limpieza deberá tener material de protección con guantes, mascarillas y batas desechables.

Es decir, que en el caso de La Granja, La Canaleja o Picadueñas, por ejemplo, entre el entrenamiento de un equipo y el siguiente todo lo que haya utilizado el primer equipo -campo, material, vestuario- debe ser limpiado y desinfectado antes de que entre el segundo equipo. Y eso, en todas las instalaciones cada vez que un equipo entrene, lo que sin duda elevará el coste de la utilización.

¿Quién se hace cargo de ese coste? ¿El Ayuntamiento, como propietario de la instalación o el equipo que usa el campo? Sin duda, una cuestión que no contempla el protocolo de la RFAF, quizá más acorde para equipos que tengan instalaciones propias que para municipios que acojan en sus instalaciones a diferentes equipos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios