Mario Rosado | Concejal de Ciudadanos en Jerez “De un tiempo a esta parte ni me siento motivado ni útil”

  • El edil de Ciudadanos comunica a Ciudadanos que no concurrirá a las próximas elecciones

El edil Mario Rosado, durante una comparecencia en la sede de Ciudadanos. El edil Mario Rosado, durante una comparecencia en la sede de Ciudadanos.

El edil Mario Rosado, durante una comparecencia en la sede de Ciudadanos.

El concejal de Ciudadanos, Mario Rosado, ha comunicado este domingo a través de Facebook que no continuará en política. Según explica, “tras 4 años de andadura ostentando el honorable cargo público de concejal de mi querida ciudad, os participo que acabo de comunicar a mi partido que no concurriré en las elecciones municipales del próximo 26 de mayo”.

Asimismo, explica que ha tomado la decisión basándose en tres motivos. En primer lugar, “la exigencia de mi profesión, abogado, tras casi 10 años de ejercicio. En un mundo en constante cambio, la dedicación debe ser plena para seguir luchando en pro de los derechos de los ciudadanos”.

En segundo lugar, destaca que “de un tiempo a esta parte ni me siento motivado ni me siento útil”. “Independientemente de la persona que el partido elija para ser alcaldable, cuyo nombre desconozco, creo que ahora poco puedo aportar para la consecución de los objetivos y metas que en nuestro municipio se marquen”, afirma. Incluso, recalca que “el tiempo, que además de oro es justicia, dirá si las estrategias han sido las acertadas y las personas las adecuadas”.

Y sumadas a las dos anteriores razones, Rosado asegura que la más relevante es “la paternidad ¿No es ésta la más alta de las responsabilidades?”. Aun así, afirma que ha sido “un privilegio trabajar por Jerez, tanto en la Fundación del Villamarta como patrono, como en el circuito de Jerez en su Consejo, y sobre todo en la corporación municipal”.

El todavía edil explica que “a pesar de no haber recibido –ni buscado– un solo euro de las arcas de mi ciudad en este mandato, me llevo en la mochila un increíble bagaje, y me doy enteramente por pagado con un salario emocional intangible: el haber conocido, por encima del flamenco, el vino, el caballo y las motos, a la verdadera riqueza patrimonial de Jerez: su gente”.

Mi gratitud infinita a todas las personas, entidades, asociaciones, colectivos, empresarios, periodistas y un largo etcétera que durante este camino, que no fue recto ni fácil, me ayudaron a ser mejor persona. Y por supuesto a mi familia y a mi círculo de amistades, que con tanta buena voluntad siempre me aconsejaron”, asegura Rosado.

Por último, adelanta que “ya tocará hacer balance cuando proceda. Me quedo con la íntima satisfacción de que mi entorno es más amable, más humano, menos raro. Dicho está, dicho queda; nos vemos por las calles del centro, por el teatro, o por los juzgados... ¿O mejor en un tabanco, no?”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios