Carlos Fernández | Candidato de Adelante Andalucía a la Alcaldía de Jerez

"El PSOE sólo nos encontrará si aplica políticas para la mayoría social"

El candidato de Adelante Andalucía, Carlos Fernández, en la barriada de La Constancia.

El candidato de Adelante Andalucía, Carlos Fernández, en la barriada de La Constancia. / Miguel Ángel González

Carlos Fernández Gómez (62 años) es el candidato de Adelante Andalucía a la Alcaldía de Jerez, una formación que se presenta por primera vez a las elecciones municipales en Jerez, aunque ya concurrió a las andaluzas del pasado año donde consiguió ser la cuarta fuerza política en votos.  

Fernández Gómez es empleado de una mutua de trabajo en Jerez. Participante en movimientos estudiantiles durante la Transición, cuenta que su primer acercamiento a la política fue con el 4 de diciembre de 1977 cuando los andaluces salieron a la calle para reclamar la autonomía. Activista en muchas causas sociales, volvió a acercase a los movimientos políticos con el 15-M.

Durante varios años formó parte de Podemos, formación que dejó junto a otros militantes y simpatizantes que decidieron embarcarse en el proyecto político liderado por Teresa Rodríguez de corte andalucista y de izquierdas tras las diferencias surgidas con la ejecutiva nacional. A principios de año fue proclamado alcaldable por esta formación tras presentarse a un proceso de primarias. 

Adelante Andalucía logró en las pasadas autonómicas más de 7.300 votos en Jerez. Si se extrapolaran estos resultados a las municipales del próximo día 28, se asegurarían la presencia de este partido en la próxima corporación municipal. ¿Firmaría ahora mismo ese resultado?

Adelante Andalucía no se puede conformar con eso. Solo nos conformaríamos con gobernar tras las elecciones. Somos conscientes de que somos un partido joven y estamos contentos del resultado que obtuvimos en las primeras elecciones que nos presentamos porque logramos ser la primera fuerza de izquierdas en Jerez. Ese resultado nos aúpa y nos da mucha fortaleza para mejorar los resultados porque estamos convencidos de que somos necesarios. Ya hemos entrado en el Parlamento andaluz y ahora debemos hacerlo en el resto de las instituciones porque vemos que todos los ayuntamientos se pliegan a los intereses y designios de las fuerzas centralistas de Madrid. Es necesario tener esa fuerza andalucista en los ayuntamientos para traer las inversiones que necesita esta tierra.

En estas elecciones en Jerez hay tres candidaturas a la izquierda del PSOE. ¿No le preocupa que el electorado no sepa diferenciar los distintos proyectos políticos?

Lo que realmente nos preocuparía es que el electorado no encontrase la papeleta que quiere. Y ya se demostró en las elecciones andaluzas que cerca de 8.000 personas encontró esa papeleta de izquierdas, andalucista y coherente que, de no haber estado, seguramente no hubiera ido ni a votar. Esta papeleta de izquierdas, andalucista y coherente no se pliega a las políticas del PSOE. No es un tema de disputas; es necesario que estemos ahí.

¿No fue posible una candidatura unitaria en Jerez?

A nosotros en Jerez no nos llamaron para hablar...

Perdone que le interrumpa. ¿No le llamaron?

No hemos tenido ningún contacto y no recibimos ni una llamada. Y lo respetamos. Ellos tienen un sentido estratégico de formar parte de las concejalías del PSOE como hemos visto en estos cuatro años. Pero ellos tienen claro que nosotros no íbamos a estar con fuerzas centralistas siempre y cuando se apliquen políticas social-liberales.

¿Las diferencias que hubo a nivel andaluz en la izquierda contribuyó a esta situación en Jerez?

Eso es ya una etapa cerrada por nuestra parte, aunque está claro que este tipo de cosas nunca ayuda. Nosotros teníamos claro que teníamos que coger un camino porque tenemos una cosa clara: hay 62 diputados andaluces de diferentes formaciones políticas en el Congreso y seguimos teniendo las mismas carencias de siempre. Hace falta, por tanto, alguien que defienda los intereses de Andalucía. Cuando se pierde Airbus, por ejemplo, la única que dice y que defiende que eso no puede ser es la fuerza andalucista. Llevamos años sufriendo en Jerez una reconversión de la industria bodeguera y aquí no ha habido ninguna alerta sobre la desigualdad en la que vivimos. Desde los ayuntamientos es importante que se presione para atraer inversiones.

Carlos Fernández, durante la entrevista. Carlos Fernández, durante la entrevista.

Carlos Fernández, durante la entrevista. / Miguel Ángel González

Para Adelante Andalucía, ¿es una línea roja un pacto con el PSOE?

Nosotros no ponemos líneas roja a la aplicación de políticas sociales. Nosotros apostamos por políticas de vivienda pública y Jerez lleva 12 años sin hacerse una vivienda pública a pesar de que el alquiler ha subido cerca de un 40% y un 15% los precios de compraventa. No nos encontraremos con el PSOE si no hace una moratoria de pisos turísticos. No nos encontraremos con el PSOE si no hace ninguna inversión en la mejora de los transportes urbanos. Y no olvidamos que el PSOE ha desnaturalizado Jerez con las talas masivas y ahí tampoco nos va a encontrar. Sí nos encontrará si aplica las políticas necesarias para la mayoría social.

¿Por qué decidió presentarse como candidato?

Los militantes de los partidos sabemos que llega un momento en el que hay que tener un compromiso con nuestra asamblea. Yo vengo del andalucismo del 4 de diciembre de 1977 y formo parte de un partido con aires nuevos que da sentido al andalucismo de izquierdas. Creí que era el momento de dar el paso en un proyecto apasionante. Llevo muchos años trabajando en la empresa privada y soy activista de muchas causas sociales. Así, pensé que ahora es un buen momento para estar en la casa mayor que es el Ayuntamiento y poder aportar mi granito de arena.

¿Y qué se puede hacer en esa “casa mayor” que tiene una deuda de 1.000 millones de euros?

Lo primero que hay que hacer es estudiar muy bien a qué destinar los pocos recursos que tiene. Está claro que necesitamos ayuda tanto de la Junta de Andalucía como del Estado. Pero lo que no podemos tener es a [Juanma Moreno] Bonilla y a [María José García-] Pelayo diciendo que, si gobierna ella, traerán cosas a Jerez. ¿No se le cae la cara de vergüenza decir ese mensaje chantajista? Sobre todo, cuando hay que recordar como Pelayo dejó Jerez; que viene de un caso de la Gürtel prescrito, que viene de la venta del agua y que viene de un ERE persecutorio en el Ayuntamiento con el que se deterioraron los servicios. Y resulta que tenemos a un Gobierno central socialista, pero Mamen Sánchez no se planta para exigir medidas para paliar situaciones como la dura reconversión de la vid que sufrió esta ciudad hace años y para hacer un plan de empleo a cinco o seis años. Tanto unos como otros tienen otras prioridades en otros sitios, pero Jerez necesita un empuje de la Junta y del Gobierno central más allá de quien la gobierne.

Ha hecho mención de la necesidad de ampliar la vivienda pública y su partido, incluso, se ha marcado el reto de alcanzar en 2040 el objetivo de que el 20% del parque residencial sea público. ¿Cómo piensa llegar a esas cifras?

Somos conscientes de la situación del Ayuntamiento, pero para eso es necesaria tanto la ayuda de la Junta como del Estado. Sí tenemos claro que no vamos a renunciar al derecho de la vivienda. Hay más de 5.000 familias en una lista de espera y, a día de hoy, las promociones que se están realizando en Jerez van desde los 150.000 a los 180.000 euros, con los problemas económicos que hay en la ciudad. No vamos a renunciar a hacer un parque público de viviendas con fondos europeos o aportaciones de otras administraciones. Pero la ruina de este ayuntamiento no puede condicionar estos proyectos.

El candidato de Adelante. El candidato de Adelante.

El candidato de Adelante. / Miguel Ángel González

Y hablando de vivienda, ¿qué medidas plantea Adelante Andalucía para repoblar el centro de Jerez y frenar la expansión de viviendas y apartamentos turísticos?

Ya lo hemos aplicado en Cádiz. Se ha conseguido implantar una moratoria de pisos turísticos que ha sido respaldada por el TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Andalucía) diciendo que se ha velado por el interés de los vecinos protegiendo un derecho básico como es el de tener una vivienda digna. Lo que nos extraña es que el PP, por ejemplo, en Jerez promete un plan de vivienda pagado por la Junta y una moratoria de pisos turísticos y , por otro, denuncia en Cádiz la que ha realizado el Ayuntamiento. No podemos llegar a los modelos de Sevilla y Granada que han acabado 'turistificando' sus centros. El turismo no puede echar a los vecinos del centro de las ciudades.

¿Y cómo se puede atraer a los jóvenes para que vivan en el centro?

El modelo de ciudad expansiva de Pedro Pacheco nos alejó del centro y de otras barriadas. Nosotros planteamos un modelo de ciudad de 15 minutos. Es tener una ciudad donde se pueda acceder a los principales servicios andando, en bicicleta o en autobús urbano. Hay que hacer un plan para construir vivienda pública en alquiler que permita atraer a los jóvenes. Pero, primero hay que hacer una moratoria de pisos turísticos.

Hace unas semanas su partido presentó una propuesta para realizar una remodelación integral del transporte público en la ciudad...

Todo el mundo dice que es necesario remodelar la red de transporte público, pero aún hay marquesinas que señalan paradas de autobuses que no existen, lo que se demuestra que al PSOE no le han interesado las políticas de movilidad. Nosotros hemos presentado un plan y estamos abiertos a modificaciones, y hemos incluido, incluso, una memoria económica para ejecutarlo durante varios años, porque no es algo que pueda hacerse en uno o dos años. Pero hay que dar los pasos necesarios. Lo que no puede ser es gastarse 600.000 euros en asfaltar el perímetro de Chapín cuando hay ya unas pistas deportivas. Ese es, precisamente, el dinero de la primera etapa de nuestro plan para mejorar los autobuses, un proyecto que se llama ‘Un autobús por derecho’.

¿Qué hacemos para mejorar las cifras del desempleo?

No podemos engañar a la gente porque los ayuntamientos tienen una serie de posibilidades para la creación de empleo. Pero ahora tenemos una oportunidad con la transición ecosocial donde se puede hacer muchas cosas. Por ejemplo, planteamos la creación de una empresa municipal eléctrica. En Cádiz ya existe y esta podría permitir en una serie de años abaratar los precios de la luz. Y eso daría puestos de trabajo. También, el Ayuntamiento tiene que presionar al Estado, por ejemplo, para reestructurar la fábrica de botellas y dedicarla a otro tipo de producción. Lo que no puede ser es que, año tras año, Jerez se quede sin inversiones para sacarnos de la precariedad estructural que sufrimos.

La campiña se está llenando de plantas fotovoltaicas. ¿Cómo puede frenarse esto?

El Ayuntamiento es cómplice de que todo esto se esté haciendo desde Madrid sin ningún tipo de planificación territorial ni justicia social. Ni siquiera se ha contado con la participación ciudadana. El plan estatal señala que para 2030 Jerez tiene que producir el 12% de la energía en Andalucía. Estamos de acuerdo con la solidaridad fotovoltaica, pero que lo que no puede ser es que ya se nos haya asignado este porcentaje sin tener apenas industria. ¿A dónde va a ir esa energía? Era necesario entonces y lo es ahora una fuerza andalucista que ponga coto y pelee por una planificación justa de estas instalaciones. Eso hemos echado de menos tanto del gobierno de Mamen Sánchez como del gobierno de Juanma Moreno y la complicidad del PP de Jerez de Pelayo. Los dos son culpables. Por eso hemos ido a Bruselas porque estamos por las renovables, pero esto no puede ser el cortijo de los grandes oligopolios sin recibir nada a cambio.

El lema de su campaña es ‘Jerez por derecho’. ¿Qué derechos cree que ha perdido la ciudadanía?

Hay derechos que, en muchos casos, ya hasta ni se echan de menos. Hay 5.000 familias que llevan años esperando una vivienda pública. La vivienda es un derecho humano y es un derecho que en Jerez ni se le espera. Hay un derecho a la movilidad en una ciudad con una gran expansión territorial por lo que necesitamos un autobús eficiente. Y tenemos el derecho al agua, que fue vendida por Pelayo y por la que pagamos más. Es más, no tenemos ni fuentes ni lugares donde refugiarnos del calor. Es un derecho tener un plan ante la emergencia climática para las familias más vulnerables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios