Feria del Caballo 2019

Iñaki se equivocó

  • Calor, color y alegría protagonizan el Día de la Mujer

  • Este jueves, por fin, las temperaturas parece que bajan algo

“¿Aquí es?”. “Aquí es, señora. Aquí se baja usted y aquí nos bajamos todos. ¡Los de la Feria, que se bajen, verás qué descansado se queda el autobús!”. Ja ja ja ja, reímos todos los usuarios del transporte público antes de poner un pie en la calle y enfilar la entrada del González Hontoria. Pero antes, una fotito de rigor en las andanas de González Byass que adornan la portada del Real. Algo así como para que quede claro que “yo estuve en la Feria de Jerez”.

Mujeres, muchas reuniones de mujeres. Esa la tónica del miércoles de Feria, el tradicional Día de la Mujer, la jornada más alegre, colorida y festiva de toda la semana. Ecuador de la fiesta, primero de los días grandes. “¿No dijo Iñaki que hoy bajaban las temperaturas? Pues se equivocó el muchacho”, comentaba una señora por teléfono. Ciertamente, Iñaki se referiría al jueves, cuando los grados bajan hasta los 28. Un alivio. Aunque ya se sabe que en el Real todo se distorsiona a cierta hora. Y si a las tres creías morir de calor, a las cinco, cuatro jarras de lo que sea y unas cuantas cervezas más allá nos creemos invencibles. Y llegan las lipotimias, como las que tuvieron que atender los servicios de emergencias.

Sea como fuere, la fiesta está servida. Se vivió también, como es norma, en el templete municipal, donde el área de Igualdad y Salud convocó el encuentro de asociaciones de mujeres. Colectivos de la zona urbana y rural participaron en un encuentro, en el que compartieron una copa de vino y una degustación. Las mujeres recibieron también los abanicos de la Feria de la Igualdad, al igual que el año pasado. En el transcurso de la jornada, disfrutaron del espectáculo de la ‘Flamencura todo lo cura’, grupo que apuesta por el mensaje de la sensibilización, a través del humor y el arte. Mujeres de La Barca, Torrecera, San Isidro, Cuartillo, Mojo Gallardo, Las Pachecas, Gibalbín, o Torremelgarejo, Las Tablas, Polila y Añina, entre otros puntos, no se lo quisieron perder, al igual que las Federaciones de Asociaciones de Mujeres, Sol Rural y La Voz de las Mujeres.

Un último día de calor extremo (si ahora no soy yo la que se equivoca) en el que se vio también mucho visitante en pantalones cortos, chanclas, tops y camisetas, con las cabezas envueltas en pañuelos para combatir el sofoco y el polverío del albero.

Una jornada en la que se aplicó un mayor control de coches de caballos, la vestimenta del cochero, el estado de los animales, las medidas de seguridad... Un control que habría que trasladar, como ocurre todos los años, a la música de las casetas. A las 4 de la tarde algunas ya pasaron al modo discoteca. ¿Más cositas? Que no se nos pase el salto del charco o resbalón ridículo. Está bien regar el albero, pero se forma un barrizal que pone en jaque a más de uno.

Más gente, más calor, menos viento y más fiesta. Un primer día grande de terrazas a buen ritmo, abanicos casi agotados y algunos planos virtuales como el del Ayuntamiento, en el que apenas se leen los nombres de las casetas.

Un dato: en la madrugada del miércoles, fue un total de 32 las mujeres que solicitaron el servicio de acompañamiento que ofrece este año el área de Igualdad y Salud (entre 18 y 30 años, 9; entre 30 y 40 años, 12; entre 40 y 50 años, 2; entre 50 y 60 años, 9). Así que, desde la noche del alumbrado han sido 97 las mujeres atendidas por este servicio, que puede solicitarse en la entrada principal del recinto ferial, a partir de la medianoche.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios