Afectados por los planes de empleo "Me siento engañado por el Ayuntamiento y frustrado"

  • Cuatro seleccionados para trabajar en el Ayuntamiento en una iniciativa para desempleados relatan cómo el Ayuntamiento no les informó que había decidido renunciar a contratarlos

El delegado de Empleo y la delegada de Recursos Humanos en una comparecencia en julio de 2019. El delegado de Empleo y la delegada de Recursos Humanos en una comparecencia en julio de 2019.

El delegado de Empleo y la delegada de Recursos Humanos en una comparecencia en julio de 2019. / Pascual

Roberto Enríquez, Nuria Moncayo, José Ignacio Mateos o Carmen Fernández son cuatro de los 106 afectados por la decisión del gobierno municipal de no contratarlos con cargo a los planes de empleo de la Junta de Andalucía. Todos ellos, desempleados, fueron seleccionados a finales de noviembre para ser contratados por el Ayuntamiento durante seis meses para que realizaran distintas funciones como enfermeros, psicólogos, maestros o técnicos de actividades turísticas, entre otras.

Sin embargo, a día de hoy, no han recibido no ya una notificación oficial sino una simple explicación de lo qué ha ocurrido con los trabajos para los que fueron elegidos. De hecho, no fue hasta el pasado jueves cuando el ejecutivo se vio obligado a reconocer públicamente que no se harán las contrataciones.

Los afectados tienen un denominador común. Todos fueron citados entre finales de noviembre y principios diciembre del año pasado en la llamada ‘La moncloíta’, la sede de la Delegación de Empleo en la avenida Alcalde Álvaro Domecq, donde le comunicaron que habían sido seleccionados como beneficiarios de los planes de empleo. Entonces, les aseguraron que en los siguientes días, una vez se publicaran las listas definitivas, serían llamados para que presentaran la documentación necesaria para tramitar sus contratos.

Con posterioridad, algunos recibieron la comunicación de que empezarían a trabajar desde una fecha concreta; otros fueron citados para entregar la documentación; pero también hubo un grupo con los que no hubo más comunicación. “Desde el principio ya me olí que el tema era muy raro. No te daban mucha información cuando iba a ‘La moncloíta’; no sabían qué decirme”, rememora Roberto Enríquez. Él fue seleccionado para un puesto de enfermero, pero, a pesar de su insistencia, comenta que no fue hasta meses más tarde cuando empezó a saber qué estaba ocurriendo.

El pasado jueves, el ejecutivo reconoció públicamente que los 106 afectados no se incorporarán a los puestos de trabajo para los que fueron elegidos, unas explicaciones que fueron dadas por el delegado de Empleo y Reactivación Económica, Juan Antonio Cabello, en el pleno. El PP había solicitado que la alcaldesa, Mamen Sánchez, aclarara lo ocurrido, pero la regidora optó por “delegar” en el edil de su gobierno ya se había tenido que ausentar de la sesión para firmar un acuerdo con los sindicatos para el personal del Ayuntamiento, según la justificación dada en ese momento por la delegada de Recursos Humanos, Laura Álvarez.

La explicación dada por el edil fue que el dinero que aporta la Junta para estos planes no es suficiente para cubrir los costes salariales. Así, argumentó que no cubre ni la subida prevista en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para este año ni la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a que los beneficiarios de estos planes cobren lo mismo que el personal público que desempeña la misma función. Y el Ayuntamiento, por su situación económica, no puede aportar la diferencia. Eso sí, también alegó que en la decisión pesó que se decretara el estado de alarma en el país, una circunstancia que provocó que se limitara notablemente el trabajo presencial y, por ende, el desarrollo de los trabajos previstos en esta iniciativa para contratar desempleados.

Nuria Moncayo es una de las psicólogas que fueron elegidas para trabajar con los planes de empleo. Tal y como se le requirió, entregó la documentación en la sede de la Delegación de Recursos Humanos, en la calle Caballeros, para el contrato y se le informó que empezaría a trabajar a mediados de enero. “Pero el 13 de enero me llamaron y me dijeron que se habían producido unos inconvenientes que iban a retrasar el contrato, aunque me aseguraron que en 15 o 30 días me volverían a llamar”, explica.

Imagen de la sede de la Delegacón de Empleo y Reactivación Económica, conocida como 'La moncloíta'. Imagen de la sede de la Delegacón de Empleo y Reactivación Económica, conocida como 'La moncloíta'.

Imagen de la sede de la Delegacón de Empleo y Reactivación Económica, conocida como 'La moncloíta'. / Pascual

Sin embargo, no volvió a haber llamadas. Después de “mucho insistir”, y una vez supo por los medios de comunicación que se reactivaban los planes de empleo, logró reunirse en ‘La moncloíta’ con el delegado de Empleo. “Tuve la fortuna de encontrármelo y de que me recibiera y fue entonces cuando me reconoció que las 106 personas no tendrían cabida en los planes de empleo”, rememora.

Las explicaciones que le dio, según la afectada, coinciden con las apuntadas por el munícipe en el pleno del pasado jueves. Sin embargo, a ella no le convencen. “¿Qué previsión tenían para los planes de empleo? ¿Cómo pueden decir que no tienen dinero ahora cuando me dijeron que yo iba a empezar a trabajar el 15 de enero?”, señala indignada.

Nuria Moncayo recibió una explicación. Otros, en cambio, aún la siguen esperando pues, a pesar de insistir, se toparon con los continuos “no lo sé” o “ya le llamaremos” que le daban los técnicos tanto de la Delegación de Empleo como de Recursos Humanos. Carmen Fernández fue elegida para desarrollar una actividad educativa como maestra en el Zoobotánico. “Después de ser elegida llamé a Recursos Humanos, pero me dijeron que La moncloíta no le habían mandado el listado de admitidos. Volví a llamar en enero y solo me dijeron que los planes se habían retrasado”, comenta.

Cuenta que, meses después, tras muchos intentos, logró que alguien del Ayuntamiento le reconociera de manera confidencial que perdiera “cualquier esperanza de que fuera a trabajar con este plan de empleo”. Oficialmente, solo recibió una respuesta a varios correos que envió donde se le apuntaba que esta iniciativa continuaba “suspendida”.

La indignación entre los afectados es tal que, incluso, recurrieron a partidos como el PP, Adelante o Ganemos para saber qué estaba ocurriendo ante la callada del Ayuntamiento. Carmen Fernández muestra su indignación: “Cuesta mucho estudiar y sacarte una carrera para que, cuando tienes una oportunidad para trabajar de lo tuyo, recibas una bofetada como esta”.

“No puedo entender que esto pase en una administración pública, que yo no pueda trabajar a pesar de estar aprobado en una lista pública, que quitaron de la web del Ayuntamiento, por cierto. La quitaron sin decirnos nada, sin notificarla. Me siento engañado y frustrado”, comenta indignado Roberto Enríquez. Nuria Moncayo apostilla: “Me siento desanimada. No entiendo que un partido como el PSOE que se considera obrero haya actuado de esta manera y no haya mostrado empatía con nosotros”.

Buena parte de los afectados han empezado a tener contacto desde que hace una semana el PP organizó un encuentro para hablar de su situación. Hay quienes han optado por resignarse pero hay otros que han querido denunciar públicamente lo que les ha pasado. Incluso, hay quien está dispuesto a dar un paso más.

Es el caso de José Ignacio Mateos quien asegura que no descarta “ir al Juzgado”. “No hay derecho con esto, por eso los 106 tenemos que estar unidos para exigir lo que es nuestro”, añade. Él también se quedó esperando una llamada para trabajar como técnico de empresas y actividades turísticas en unos planes de empleo que, como él recuerda, “no pretendía elegir a los de mejores currículos, sino a los que son parados de larga duración”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios