Bodegas

El jerez saca pecho en Reino Unido frente al desplome del mercado español

  • Los vinos jerezanos saldan el primer semestre con una caída de ventas del 15%, la mitad de la prevista por el Covid

  • La bajada del 31% en España contrasta con el repunte británico del 17%

El propietario de un establecimiento del centro se dispone a servir una copa de jerez a un cliente.

El propietario de un establecimiento del centro se dispone a servir una copa de jerez a un cliente. / Pascual

Hay cosas que tienen difícil explicación, y la evolución de las ventas de los vinos de Jerez en plena pandemia es una de ellas. Contra todo pronóstico, el jerez salva la primera mitad del año con un descenso muy inferior al previsto por el sector, ya que la caída de poco más del 15% experimentada entre enero y junio, que se corresponde con un volumen de 11,3 millones de litros, es la mitad de lo esperado para el presente ejercicio. Está por ver cómo influyen los brotes del Covid-19, en plena escalada en estos días, en el consumo del segundo semestre.

La evolución de las ventas en España entra dentro de las previsiones, y su condición de país europeo con mayor incidencia del coronavirus pasa factura a los vinos jerezanos, que sufren un desplome hasta junio del 31%. El mercado español se mantiene como principal destino del jerez con unas salidas de bodegas de algo más de 4,2 millones de litros frente a los cerca de 6,2 millones del mismo periodo del año anterior.

La situación de España, donde dejan huella las restricciones derivadas del Covid, con especial mención al cierre de la actividad hostelera y al veto al turismo desde los principales países emisores de visitantes, contrasta con la de Reino Unido, otrora primer destino de los vinos de Jerez y, aunque muy alejado ya de las cifras españolas, cierra el primer semestre con un incremento del 17,3% y 2,9 millones de litros.

Las salidas de bodegas ascienden hasta junio a 11,3 millones de litros, dos millones menos que un año antes

El sherry saca pecho en Reino Unido en tiempos de crisis, posiblemente por el consumo en los hogares de los incondicionales británicos de los generosos jerezanos que no han podido desplazarse a España de vacaciones, al menos así lo entiende el Consejo Regulador, cuyas estadísticas reflejan un descenso de apenas un 2% en las exportaciones hasta junio, en buena medida motivado por el empuje de las ventas en el país del ‘Brexit’, otra de las amenazas en ciernes para las cuentas de resultados de las bodegas del Marco.

Pese al repunte del mercado británico, Europa en su conjunto también cede un 2% en el primer semestre, que cierra con 6,2 millones de litros vendidos. La merma obedece básicamente al derrumbe de Holanda, que salda los seis primeros meses con una caída del 24% y 1,5 millones de litros, del orden de medio millón menos que la primera mitad de 2019.

El Consejo Regulador cuenta, no obstante, con una herramienta básica para tratar de paliar la bajada en España y Holanda, los países en los que se concentra la bajada de ventas de enero a junio y en los que, casualmente, se ha puesto el foco de las acciones de promoción del programa cofinanciado por la Unión Europea para el trienio 2020-2022 –se ha solicitado un reajuste de fechas a causa del coronavirus– por importe total de 7,5 millones de euros.

Alemania, que cierra la terna de los mercados tradicionales del sherry dentro de Europa, mantiene su tendencia a la baja, en este caso con una pérdida del 7,24% de las ventas y poco más de 0,7 millones de litros salidos de bodegas durante el primer semestre.

Las exportaciones salvan el primer semestre con una caída de apenas el 2% y 7 millones de litros comercializados

Desde el otro lado del charco, donde las ventas totales son muy similares a las del mercado alemán, llegan buenas noticias para el jerez, que crece un 4,7% en el continente americano. Estados Unidos, de cuya subida de aranceles a los productos agroalimentarios europeos auspiciada por la Administración Trump lograron escapar los vinos jerezanos, mantiene el tipo con un repunte de cuatro décimas y medio millón de litros. Lo más prometedor para los intereses de las firmas bodegueras jerezanas es el crecimiento de cerca del 17% en el resto de América, aunque con un volumen de poco más de 200.000 litros.

El mercado asiático sigue siendo la gran asignatura pendiente del jerez, que pese a tener mucho predicamento en Japón, baja de la barrera de los 100.000 litros tras precipitarse sus ventas por encima del 32% en la primera mitad del año.

Las exportaciones cobran protagonismo

En el acumulado del último año o total acumulado móvil (TAM), a pesar del coronavirus y la suspensión de las ferias de la primavera andaluza, la caída del jerez no llega al 5%, en línea con su progresión de las últimas décadas, con un volumen de 28,5 millones de litros.

Las exportaciones salvan los doce últimos meses con un aumento del 3% y cerca de 19 millones de litros, de los que 8,6 millones corresponden al mercado británico (+5%). 4,2 millones al holandés (-0,8%) y 1,6 millones al alemán (+1%).

El acumulado móvil del mercado español se sitúa en 9,6 millones de litros, sólo que con un pronunciado descenso del 17,11%, que en cualquier caso se mantiene lejos del declive del 30% temido por el sector debido a la crisis sanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios