Coronavirus

El jerez resiste mejor de lo esperado

  • Las ventas de los vinos jerezanos bajan un 28% en abril y un 17,7% en lo que va de año

  • La caída, menor de la prevista, se ceba con el mercado español, que cede un 50% en el último mes

Un consumidor se las ingenia para tomar una copa de vino sin quitarse la mascarilla en un bar del centro. Un consumidor se las ingenia para tomar una copa de vino sin quitarse la mascarilla en un bar del centro.

Un consumidor se las ingenia para tomar una copa de vino sin quitarse la mascarilla en un bar del centro. / Pascual

Son malos datos, pero mejores de los previstos. El vino de Jerez mantiene, en cierta manera, el pulso al coronavirus; palabras mayores si se tiene en cuenta el brutal impacto económico de la pandemia y sus restricciones. En román paladino, el jerez aguanta los primeros asaltos con cerca de 7,3 millones de litros vendidos en lo que va de año y una caída del 17,7%, muy por debajo del descenso de un tercio de las salidas esperado para el presente ejercicio. El acumulado de los doce últimos meses se mantiene por encima de los 29 millones de litros y una bajada de en torno al 3%.

Las bodegas temían un mayor descalabro en abril, primer mes íntegro de confinamiento y de paralización de la actividad no esencial –la producción de vino en su consideración de alimento está exenta–, pero los resultados avalan la resistencia del jerez, que en el peor de los escenarios ve reducidas sus ventas en abril un 28% tras dar salida a dos millones de litros.

Como ya ocurrió en marzo, las exportaciones amortiguan el impacto del Covid-19 en las ventas de los vinos jerezanos del último mes, que sobre todo acusan el cierre de la hostelería y la restauración en territorio nacional, donde se deja el 50% del volumen comercializado de abril a abril.

La buena marcha de las salidas del sherry al exterior, donde la situación cambia por completo por el mayor peso de las ventas en los lineales de los supermercados (canal de alimentación), compensa en parte el batacazo español. Las exportaciones cierran abril con un ligero aumento del 0,4% respecto al mismo mes del año pasado, casi un milagro con el panorama actual.

Para el Consejo Regulador, aunque con la debida cautela por lo desconocido de la situación, no deja de ser una buena noticia que las exportaciones de sherry en abril superen a las del año pasado, evolución favorable que, a juicio del director general de la institución jerezana del vino, César Saldaña, responde a la menor dependencia de la distribución en el exterior de los bares y restaurantes, aunque no descarta que algunos mercados puedan estar acumulando stocks.

Un hostelero del centro se dispone a servir una copa de fino a un cliente. Un hostelero del centro se dispone a servir una copa de fino a un cliente.

Un hostelero del centro se dispone a servir una copa de fino a un cliente. / Pascual

Las exportaciones, en las que tiene más peso el canal alimentación, crecen cerca de medio punto en el último mes

Las estadísticas del primer cuatrimestre también reflejan este desequilibrio entre las ventas dentro y fuera de las fronteras españolas, ya que los 2,4 millones de litros del mercado nacional suponen un descenso del 28,5%, el triple que el registrado en las exportaciones (-8,2%), en este caso con un volumen de 4,4 millones de litros.

Y en el acumulado del último año, las salidas al exterior ceden algo menos de un punto, con un volumen comercializado de 18,6 millones de litros, frente a la bajada del 7% en España, cuyas salidas rozan los 10,4 millones de litros.

Al sector le consuela que buena parte del volumen que se ha perdido en España, se asocia a precios bajos, en particular las partidas de vino que se consumen en las ferias de primavera, que para muchas bodegas supone una cuestión más de imagen que económica. Claro que las ventas en los lineales de los supermercados en España también se asocian a las gamas bajas de los jereces, ya que las superiores y de mayor valor se centran más bien en la restauración y en los duty free.

En el exterior, aunque la distribución en los mercados tradicionales europeos se vincula mayoritariamente a las grandes superficies y, por tanto, a precios inferiores, los mercados marquistas y que aportan mayor valor, aunque con volúmenes inferiores que los anteriores, arrojan mejores resultados.

El sector prevé una bajada de las salidas de vino de Jerez de en torno al 30% en el conjunto del año

En este último grupo se encuadran Estados Unidos, que salda los cuatro primeros meses del año con un incremento del 10,6% y más de 400.000 litros comercializados, y Japón, que con un volumen anecdótico de poco más de 56.000 litros, despide abril con una subida del 17,4%.

El jerez se deja en Europa, por contra, el 10,7% de sus ventas entre enero y abril frente al mismo periodo del año anterior. Reino Unido pierde un 7,5%, pero se mantiene como principal destino exterior con 1,6 de los cerca de 3,8 millones litros comercializados el primer cuatrimestre en el continente europeo. Holanda sufre un descenso del 14,5% y baja del millón de litros comercializados. Alemania cierra la terna de mercados tradicionales con una caída del 16% y menos de medio millón de litros vendidos.

Quedan muchos meses por delante y muchas incógnitas por resolver, pues no todos los mercados han reaccionado de la misma forma ante la propagación de la pandemia del coronavirus. “Unos han cerrado más y otros menos; unos han tomado medidas antes y otros después...”, explica el director del Consejo, César Saldaña, quien con la “debida cautela” confía en la recuperación de las ventas en la segunda mitad del año.

El desplome del mercado nacional destrona a la Manzanilla

La Manzanilla es la reina indiscutible del mercado español, en el que basó su ascenso en los últimos años para convertirse en el vino del Marco más vendido. Por esta misma razón, la Manzanilla sufre ahora con especial virulencia el batacazo de las ventas en España, que la relegan en el primer cuatrimestre al tercer puesto en el ranking de jereces con mayor volumen de ventas, por detrás del Cream y el Fino, menos expuestos al mazazo del coronavirus por la diversificación de sus mercados, y con el Medium pisándole los talones.

El Cream encabeza las ventas de enero a abril con 6,4 millones y un descenso del 2,5%, seguido del Fino, que cede el 3,5% con un volumen de 6,1 millones de litros. La Manzanilla también supera, aunque por los pelos, los 6,1 millones del litros tras una bajada del 8,3% que la mantienen en tercera posición, mientras el Medium crece un 1,20% y rebasa los 5,9 millones de litros para consolidarse en el cuarto puesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios