Jerez

Condena de quince años de prisión para el violador de una octogenaria

  • La sección jerezana de la Audiencia lo castiga por agresión, robo y amenazas

José R.M. ha sido condenado a una pena de más de quince años de prisión por unos hechos que se remontan al mes de julio del año 2005. Los hechos son muy graves y conmocionaron a la localidad serrana de Ubrique, perteneciente a la jurisdicción de Jerez. La sentencia aún no tiene carácter firme, ya que la defensa ha recurrido el fallo al Tribunal Supremo, que decidirá si se produce algún cambio en él o no.

A este hombre, de unos cuarenta años de edad, se le ha castigado por violar a una octogenaria y no en una ocasión, sino hasta cuatro veces. Aprovechó que ya conocía la casa de la anciana de haber realizado unas 'chapuzas' en ella para entrar por la noche, aunque eso sí, por una de las ventanas de la planta alta. Para acceder tuvo que repechar por la fachada y tras apoyarse en la reja, se coló. Se aprovechó además de conocer que esa noche la mujer iba a estar sola en casa, ya que conocía de buena tinta que sus familiares iban a estar esa noche fuera.

Son varios los delitos a los que se les ha condenado. El más grave de ellos el de agresión sexual. Se considera probado que el acusado realizó distintos tocamientos a la anciana, que dormía plácidamente en su cama aquella noche de julio. No conforme con eso y en contra de su voluntad la forzó hasta en cuatro ocasiones, agarrándola además fuertemente para que no se resistiera y así conseguir su propósito.

Antes de cometer este delito, el encausado sustrajo distintas joyas de distintas dependencias de la casa. La mayoría no han sido recuperadas, aunque sí una de ellas, que fue encontrada en la casa del encausado y bajo su almohada por su propia hermana. Algo que lo involucraba directamente con lo ocurrido.

Incluso antes de marcharse de la casa de la octogenaria, el acusado se atrevió a amenazarla diciéndole "como denuncies, vengo otra noche y te mato". La mujer tuvo varias lesiones como consecuencia de esta traumática experiencia, ya que el condenado le propinó varios puñetazos y la agarró fuertemente para que no se le resistiera. Estas lesiones tardaron en curar dos meses, estando la mujer impedida para sus ocupaciones habituales por un tiempo de quince días. Asimismo, la víctima ha precisado de tratamiento psicológico para poder superar el trauma vivido.

Las penas por las que el inculpado ha sido condenado se resumen en trece años por agresión sexual; dos años más por el delito de robo con fuerza en casa habitada; nueve meses por el delito de amenazas graves, así como una falta de lesiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios