Deuda del Ayuntamiento con sus proveedores Otro balón de oxígeno en forma de préstamo

  • Un nuevo crédito de 28 millones recibido a principios de verano del Ministerio de Hacienda permite al Ayuntamiento reducir casi un tercio el volumen de facturas impagadas

  • A finales de septiembre, el adeudo total con los proveedores superaba los 60 millones de euros

La alcaldesa y la delegada de Economía, durante un pleno celebrado semanas atrás. La alcaldesa y la delegada de Economía, durante un pleno celebrado semanas atrás.

La alcaldesa y la delegada de Economía, durante un pleno celebrado semanas atrás.

A finales del pasado mes de septiembre, el Ayuntamiento jerezano tenía unos 60,8 millones de euros en facturas pendientes de pago a sus proveedores. El importe sigue siendo notablemente elevado pues el Consistorio continúa entre las entidades locales más morosas de todo el país, un problema endémico que se ha incrementado con la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus.  

Ahora bien, el Consistorio recibió el pasado mes de junio un balón de oxígeno que le permitió rebajar en casi un tercio el importe adeudado a las empresas y particulares que le prestan servicios. En ese mes, ingresó del denominado fondo de ordenación, la línea de crédito que tiene habilitada el Ministerio de Hacienda para los ayuntamientos endeudados, unos 28,2 millones de euros que se han podido destinar a pagar a proveedores y entidades financieras, según lo apuntado por el gobierno local.  

A finales del mes de mayo, el Ayuntamiento jerezano tenía contabilizadas más de 80,3 millones de euros en facturas pendientes de pago, un importe al que había que sumarle otros 3,2 millones de euros que estaba en el debe de las empresas municipales. Sin embargo, al mes siguiente pudo rebajar hasta los 57,4 millones gracias a este nuevo rescate del Gobierno central en forma de préstamo a devolver durante los próximos años. 

Tras esta bajada, en los meses de julio y agosto se mantuvo relativamente estable el importe de los adeudos (osciló en la horquilla de los 60 millones) ya que estos meses suelen ser relativamente favorables para la tesorería, especialmente en este año al haberse retrasado el cobro de buena parte de los impuestos municipales, una medida que aplicó el ejecutivo al poco de iniciarse la crisis del coronavirus. 

Pero, y tal y como se recoge habitualmente en los informes de planificación de tesorería (al menos hasta el de 2019 pues el de 2020 no se ha hecho público), el Ayuntamiento no logra obtener los recursos suficientes que le permitan atender sus gastos corrientes; de este modo, solo está pudiendo afrontar las obligaciones pendientes de años precedentes gracias a las líneas de crédito del Ministerio de Hacienda, tal y como ocurrió en el mes de junio.   

El ejecutivo municipal confió meses atrás en poder tener más liquidez en su tesorería para rebajar la deuda con proveedores con una medida que planteó el Gobierno central para los ayuntamientos con problemas financieros. Para ello, le iba a permitir que pudieran liquidar la deuda que tiene con el Estado, en el caso de Jerez con la Agencia Tributaria y la Tesorería de la Seguridad Social y que ronda los 95 millones de euros, con la suscripción de un préstamo a devolver en 20 años en las mismas condiciones de devolución de los créditos para pagar a proveedores o sentencias judiciales.

Sin embargo, el Decreto-Ley que contemplaba esta posibilidad no salió adelante en el Congreso de los Diputados. Actualmente, el Gobierno central y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) están actualmente están negociando las vías para tratar de salvar algunas de las medidas acordadas meses atrás. Mientras tanto, en el presupuesto municipal de este año se contempla que el Ayuntamiento se acoja nuevamente al fondo de ordenación del Ministerio de Hacienda por un importe que ronda los 43 millones de euros.

Rebaja del periodo medio de pago

Ahora bien, el nuevo crédito recibido por el Ayuntamiento del el Ministerio de Hacienda también permitió que el pasado verano se rebajara ostensiblemente el periodo medio de pago (PMP) de facturas. Así, de los 14 meses que el Ayuntamiento tardaba de media en pagar, según los informes de morosidad de la tesorería municipal, se ha pasado a algo más de 10 meses de retraso respecto al periodo legal de pago. Eso sí, a día de hoy el Ayuntamiento sigue sin poder cumplir con los 30 días de plazo máximo que fija la Ley. 

En cuanto a las empresas municipales, Cirjesa, la sociedad que gestiona el trazado de velocidad, es la que tiene un débito mayor con sus proveedores. Su importe pendiente de pago a finales de septiembre superaba los 1,9 millones de euros. Mientras tanto, Comujesa, la mercantil municipal que gestiona servicios como el transporte público o el servicio de ayuda a domicilio, entre otros, ha visto como sus impagos se han incrementado notablemente desde el inicio la pandemia. Así, si el año comenzó con poco más de 950.000 euros en su debe, en septiembre esta cuantía ya superaba los 1,3 millones de euros.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios