Asociación de Ayuda a personas que conviven con el VIH/Sida Dos décadas después, un hogar aún muy necesario

  • La casa de acogida 'Siloé' mantiene una elevada demanda

  • Sólo el año pasado se recibieron 29 peticiones para una plaza

Un momento del ‘flashmob’ que se llevó a cabo en diciembre del pasado año junto al Gallo Azul con motivo del Día Mundial contra el Sida. Un momento del ‘flashmob’ que se llevó a cabo en diciembre del pasado año junto al Gallo Azul con motivo del Día Mundial contra el Sida.

Un momento del ‘flashmob’ que se llevó a cabo en diciembre del pasado año junto al Gallo Azul con motivo del Día Mundial contra el Sida. / MANUEL ARANDA

El hogar 'Siloé', el recurso residencial que la Asociación Jerezana de Ayuda a Personas que conviven con el VIH/Sida puso en marcha hace 20 años, cuando había una carencia total de instalaciones para un colectivo muy determinado de afectados por la enfermedad, sigue teniendo hoy en día una elevada demanda.

Sólo el pasado año se recibieron 29 peticiones para ocupar una plaza, 18 de ellas realizadas por el Ministerio del Interior, al tratarse de personas procedentes de diversas prisiones, y las 11 restantes fueron para plazas de emergencia social. El hogar mantuvo cubiertas todo el año las plazas destinadas tanto a dependencia como a drogodependencia.

Ante estas cifras, la asociación reflexiona en la memoria de 2018 que persiste la necesidad de abordar determinadas situaciones desde una intervención profesional, "pasando por el ingreso en una residencia que ofrezca garantías en cuanto a la mejora de la calidad de un determinado colectivo que no encuentra apoyo social estable".

Teniendo en cuenta la limitación de plazas en la casa de acogida, una de las características de 2018 ha sido el descenso de los ingresos pero no por la falta de demanda sino porque las personas han permanecido durante más tiempo en el hogar. De hecho el pasado año se dieron 11 altas, un número inferior a 2017.

Aún así por este recurso de 'Siloé' pasaron el año pasado 34 personas, con una edad media que se ha incrementando en los últimos años, de forma que el grupo más numeroso de usuarios está entre los 51 y 65 años. También han aumentado las personas atendidas que carecen de redes de apoyo social, por lo que la asociación resalta la necesidad de "seguir trabajando con las familias para potenciar los contactos y no perder los vínculos afectivos, cuando sea posible".

Entre los logros, 'Siloé' destaca que se ha conseguido que "las personas se sientan acogidas, valorando de forma positiva la atención social recibida". Además subraya que el trabajo con las familias ha posibilitado que tres personas vuelvan al domicilio familiar y que otra residente pueda disfrutar de salidas periódicas a su entorno familiar. Insiste en que se continua potenciando el trabajo con las familias, a través de llamadas y entrevistas puntuales, con el objetivo de implicarlas en la evolución de cada una de las personas.

'Siloé' valora que se ha ido dando respuesta a todas las necesidades que se han dado de personas residentes y también califica de eficaz la coordinación con la Subdirección General de Penas y Medidas Alternativas del Ministerio del Interior y con el Centro de Inserción Social de Jerez. En este sentido, asegura que se han priorizado los ingresos procedentes de instituciones penitenciarias, "ya que es un colectivo que dispone de pocos recursos tras la libertad condicional". No obstante, menciona además la coordinación con otros profesionales y administraciones como la Junta y el Ayuntamiento.

La memoria de 'Siloé' del pasado año recoge las actuaciones que la asociación ha llevado a cabo en el ámbito de la promoción de la salud, entre los que destaca su programa de atención psicológica a personas con VIH de diagnóstico reciente, del que se han beneficiado 51 afectados en esta situación y de ellos, a 19 se les realiza un seguimiento de su situación de forma continuada.

Cooperación internacional

Hace 14 años que 'Siloé' decidió ampliar su campo de actuación y trabajar en cooperación internacional, eligiendo para ello la ciudad de Beira, en Mozambique,  que precisamente este año ha sido la más afectada por el ciclón 'Idai'. A día de hoy ya están consolidados los proyectos del Lar Siloé, el centro de formación agropecuaria, un proyecto de salud, el programa ‘Costurear’, en colaboración con Cáritas, así como las becas ayuda de estudios. El Lar atendió durante el pasado año a 75 niños, más del 50% entre 5 y 12 años.

La presidenta de 'Siloé', Rosalía Bejarano, recalca en la memoria, la participación en red con otras entidades y "la consolidación de programas que nos ponen en alerta de forma continua". Agrega que 'Siloé' "siempre va por delante, tratando de dar respuestas a nuevas realidades relacionadas con el VIH/Sida, a personas en situación de exclusión, así como la realidad de vulnerabilidad de otros países como es el caso de Mozambique".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios