consecuencias del ciclón idai en mozambique

El ‘Lar Siloé’ sobrevive en medio del caos

  • 'Siloé' se coordina con otras entidades que trabajan en la zona para encauzar la ayuda

  • Sin luz ni agua, los alimentos también escasean y se han encarecido

La ciudad mozambiqueña de Beira, donde asociaciones como 'Siloé' desarrollan sus proyectos de cooperación, sigue sufriendo las catastróficas consecuencias del ciclón Idai y las posteriores inundaciones que han arrasado la zona.

Tras el primer llamamiento que 'Siloé' realizó la pasada semana, cuando además, por razones de seguridad, decidió suspender el viaje previsto de dos cooperantes de Jerez a la zona, la asociación ha empezado a coordinarse con otras ONGs que también trabajan en este país para intentar recabar la mayor ayuda posible.

La presidenta de 'Siloé', Rosalía Bejarano, señala que ya han mantenido un primer contacto con las asociaciones Entreculturas, Madre Coraje, Proyde, y Sagrados Corazones para actuar de forma conjunta y buscar además el apoyo del Obispado.

Para ello irán de la mano del párroco de San Juan Grande y Nuestra Señora de la Candelaria, Antonio Aguilar, anteriormente párroco de Santa Ana y que estuvo durante ocho años en la zona más afectada por el ciclón como misionero. "Él hizo allí una gran labor, y abrió el camino a muchos de los que desarrollamos ahora proyectos de cooperación en la zona", explica Bejarano.

Aunque las comunicaciones siguen siendo difíciles, 'Siloé' ha contactado en varias ocasiones con su delegado en Beira, José Barreras y dispone también de imágenes de las instalaciones que acogen en el barrio de Munhava el 'Lar Siloé', destinado a la atención integral de niños huérfanos, el proyecto de cooperación con el que la entidad empezó a trabajar en esta zona. Ahora desarrolla también un centro de producción agropecuaria y un proyecto de apoyo a una empresa de mujeres.

El 'Lar Siloé' ha sufrido daños y debido a la falta de electricidad se han perdido los alimentos que tenían almacenados en las cámaras frigoríficas y el grano también se ha echado a perder. Bejarano comenta que aunque la circulación en algunas carreteras se ha empezado a restablecer y comienzan a llegar alimentos y chapas para los tejados, "el problema ahora es que, debido al caos existente, los precios de los alimentos se han disparado y lo mismo ha ocurrido con el agua embotellada. Nosotros hemos enviado ya algo de dinero".

Dentro del 'Lar Siloé' no ha habido que lamentar víctimas mortales, aunque hay varios niños enfermos que, según sus informaciones, están mejorando. Hay que tener en cuenta que una de las preocupaciones ahora en la zona devastada es la aparición de casos de cólera y desde 'Siloé' temen también que la situación empeore cuando el agua se retire de las zonas inundadas. "El agua todavía no ha bajado y no se sabe lo que puede haber allí".

Para paliar la situación en el lar, desde 'Siloé' explican que, gracias a la colaboración que ya está llegando como ayuda humanitaria, se ha podido adquirir un generador eléctrico que permitirá poner en marcha de nuevo las neveras, y la luz, "y esto hará que el recurso no sea tan vulnerable ante los incesantes robos que se están dando". Los techos del hogar están totalmente afectados, pero las paredes no han sufrido tantos daños, por lo que se empezarán las tareas de rehabilitación cuando la situación comience a normalizarse .

Por otro lado, las instalaciones del proyecto de producción agropecuaria están totalmente derruidas. Los techos han volado y los muros se han caído. Las vacas se han quedado a la intemperie y parte del equipamiento ha sido robado.

La presidenta de 'Siloé' afirma que la asociación, que ya ha abierto un cuenta para recaudar fondos, va a seguir "intentando que lo que allí está ocurriendo se visualice. Nos da la impresión de que en otros casos similares ha habido mayor cobertura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios