Análisis de la exclusión social en Jerez El mantra de la pobreza

  • Un estudio de colectivos vecinales eleva a casi un 33% la población en exclusión y evidencia la ineficacia de las políticas públicas

  • Declara a Jerez 'ciudad socialmente catastrófica'

Antonio Rivera, de la Coordinadora Jerez Existe, durante la presentación este lunes del documento. Antonio Rivera, de la Coordinadora Jerez Existe,  durante la presentación este lunes del documento.

Antonio Rivera, de la Coordinadora Jerez Existe, durante la presentación este lunes del documento. / MANUEL ARANDA

La Coordinadora Sur Existe, el Observatorio Ciudadano Municipal y la asociación de vecinos del centro histórico han presentado este lunes un documento elaborado de forma conjunta, que bajo el título de 'Jerez, ciudad socialmente catastrófica', eleva a cerca de un 33% la población en situación de exclusión social, al tiempo que evidencia lo que consideran políticas "erróneas", que se han desarrollado en materia de inclusión y vulnerabilidad social en las últimas décadas.

El trabajo, que fue expuesto en un acto público en la Nave del Aceite por Antonio Rivera, secretario de la Coordinadora Sur Existe, viene a ser un análisis de datos reales, proporcionados por los propios organismos públicos oficiales, tomando el periodo que va de 1991 a 2018. "Vemos que en todo este tiempo se repiten los mismos barrios en exclusión social. Si éste es el mantra de las necesidades más básicas en Jerez, lo que hemos hecho ha sido volcar todo este análisis de datos en un mapa actual, donde se ve la exclusión permanente que se produce en Jerez desde 1991 hasta 2018".

La imagen de la exclusión sobre el mapa es una especie de media luna que, según los autores del estudio, recorre desde la zona de Las Torres y barrios como la Coronación, Los Naranjos o Icovesa y se va desplazando hacia abajo paralelamente a lo que es la carretera de circunvalación hasta llegar a la zona Sur. "Después lo que encontramos pese a que está menos habitada es la zona centro y en ella, la parte más vulnerable que es el casco histórico, no sólo por el desempleo, sino por el nivel de infravivienda y degradación de determinados espacios públicos".

En el estudio, según explicó Rivera, se han cruzado datos heterogéneos, pero hay dos permanentes: la situación de infravivienda y el desempleo. "Si hubiésemos cogido solo el dato de desempleo, el resultado de este trabajo hubiese sido mucho más dramático, porque por ejemplo, en Guadalcacín no existe actualmente infravivienda, pero sí tiene una tasa de paro del 40% de la población, lo que ocurre también en la zona Oeste".

También se incluyen en este mapa de la pobreza, las zonas de La Asunción y de la Granja y en el Jerez rural, barriadas como La Ina, El Portal, Gibalbín, Rajamancera, Albarizones o La Corta , "zonas que desde 1991 se mencionan en todos los estudios y diagnósticos que se han hecho".

Porque si en algo llaman la atención estos colectivos no es sólo en el elevado nivel de exclusión social sino que además los mismos barrios de Jerez que ya en 1991 fueron diagnosticados como zonas vulnerables siguen ostentando esta calificación. "Nosotros como Coordinadora Sur Existe llevamos 20 años trabajando con un espíritu constructivo pero bastante crítico e inconformista en cuanto a las políticas sociales desarrolladas en nuestros barrios y la conclusión es que la situación es cada vez peor".

Ante la constatación de lo que consideran una realidad no edulcorada, el estudio deja tres reflexiones en el aire: la cronificación de la pobreza, el fracaso de las políticas públicas en los barrios y el conformismo "consciente e inconsciente en la mayor parte de la ciudadanía afectada".

Rivera señaló que las Administraciones "lejos de vertebrar medidas reales que incidan en el territorio para colaborar en el cambio social y económico de estos barrios, se han convertido en parte del problema. Políticas asistenciales, políticas subsidiarias, políticas limosneras, políticas superficiales y del entretenimiento".

Como ejemplo de lo que no se debe hacer, se refirió también a los 7,9 millones de fondos europeos que recibirá la ciudad dentro de la Estrategia Regional en Barrios Desfavorecidos y lamentó que de ellos, se vaya a gastar más de un millón de euros en 44 profesionales para itinerarios formativos de empleo. "Pero si el problema es que no hay empleo, ¿qué quieren? ¿Tener los parados mejor formados de Jerez? Si no hay yacimientos de empleo, no hay nuevos sectores productivos. Ese el fracaso de las políticas públicas".

El documento, según los autores, pretende ser una llamada de atención a las Administraciones, pero también a la ciudadanía, y una invitación a la reflexión comunitaria. "Qué deberíamos exigir y dónde centrar los esfuerzos porque vistos los datos las políticas públicas y todo este tipo de inversiones sólo han generado más pobreza y miseria".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios