Estudio del INE sobre movilidad durante el coronavirus ¿Cómo se mueven los jerezanos durante el estado de alarma?

  • El Instituto Nacional de Estadística analiza la movilidad de los ciudadanos basándose en la ubicación de sus teléfonos móviles

  • Detecta una caída de los desplazamientos del 60% en Jerez desde que se decretaron las medidas de confinamiento

Varios peatones por la calle Larga Varios peatones por la calle Larga

Varios peatones por la calle Larga / Manuel Aranda

Desde que el pasado 15 de marzo se decretara el estado de alarma y, por ende, se restringiera la libertad de movimientos, el tráfico de vehículos y la presencia de personas por las calles se ha reducido drásticamente. Pero, ¿puede cuantificarse esta disminución más allá de una apreciación subjetiva?  

El Instituto Nacional de Estadística (INE) lo ha intentado aprovechando un elemento ya cotidiano en nuestras vidas: el teléfono móvil.  Desde noviembre, este órgano estatal está elaborando un amplio estudio sobre movilidad en todo el país con los datos aportados por las compañías telefónicas del posicionamiento de los celulares. Así, aprovechando este intercambio de información, ha publicado un avance con los resultados contabilizados durante este confinamiento que ya se extiende durante más de un mes.   

El estudio tiene sus limitaciones por lo que el mismo instituto estadístico reconoce que hay que tener “cautela” con las conclusiones que se saquen de sus datos. Ahora bien, eso no es óbice para que sea una útil herramienta al hacer una certera aproximación a los movimientos que se producen dentro de las ciudades.     

Analizando los datos recogidos en la ciudad de Jerez desde el pasado 15 de marzo, se arroja que se habría podido reducir la movilidad en torno a un 60% respecto a los días anteriores al decreto de estado de alarma.  Esto no quiere decir que haya un elevado cumplimiento de la obligación de confinamiento en Jerez puesto que esta disminución de movimientos se limita a señalar las personas que han salido de su vivienda para desplazarse en horario laboral (de diez de la mañana a cuatro de la tarde) a otro punto fuera de su zona residencial donde han permanecido, al menos, dos horas. Claro está, el informe no entra a valorar si el desplazamiento está justificado o no.   

Así, si en noviembre se registró el movimiento de 54.704 personas, el pasado 16 de marzo se contabilizaron solo unas 26.600, una cifra que disminuyó hasta algo más de 22.800 dos semanas más tarde cuando el Gobierno central solo permitió que acudieran a su puesto de trabajo aquellos que estaban adscritos a los servicios esenciales (un 60%).   Es en este punto donde el estudio del INE hace la advertencia de que los movimientos rastreados corresponden a los realizados entre distritos censales. Así, por ejemplo, no está registrada la salida de alguien a algún punto de su barrio.  

A efectos censales, Jerez está dividida en 10 distritos de los que ocho se encuentran en la zona urbana —dos en el centro, zona oeste, zona noroeste, zona norte, zona sur y este— y dos en el extrarradio rural.  Los últimos datos de movimientos corresponden al pasado 13 de abril, día en el que se permitió la vuelta al trabajo en varios sectores, entre ellos la industria y la construcción. En esa jornada se detectó el movimiento de 26.348 personas en las horas analizadas, una cifra similar a la registrada en los primeros días de estado de alarma.   

Un estudio por distritos  

El estudio del INE hace una pormenorización de los movimientos de personas por distritos. De este modo, y atendiendo a los datos, el enclave donde se aprecia menos movimientos es en el distrito este (el número seis) donde se ha detectado el desplazamiento de un 6,5% de los empadronados durante los 13 primeros días del mes de abril —el porcentaje es similar en la segunda quincena de marzo —.   

Tiene su lógica que sea este el enclave con menos desplazamientos detectados debido a sus características. Para empezar, es el de mayor extensión del Jerez urbano; con más de 7,3 kilómetros cuadrados de superficie, abarca un enorme espacio que tiene como frontera oeste la línea de ferrocarril y se extiende por La Granja, La Marquesa, Parque Atlántico, avenida de Nazaret y todo el entorno de la avenida Rey Juan Carlos I. Además, cuenta con grandes espacios comerciales en el entorno de la avenida de Europa por lo que es fácil deducir que habrá más movimientos de los contabilizados pero no se registran al no haberse realizado fuera de este ‘megadistrito’ censal.   

A ello se une que este enclave no es el que se ha producido una mayor pérdida de movimientos respecto a los datos recopilados en noviembre. Todo lo contrario, es el que menos ha perdido de toda la zona urbana de Jerez desde que se limitó la libertad de movimientos (ha descendido un 14,8%), un hecho que corrobora que, en condiciones normales, no es una zona de la ciudad que destaque precisamente por sus movimientos interdistritos.    

Según el INE, es en la zona sur donde se ha registrado una mayor caída del número personas con movimientos registrados fuera de su barrio —un 44,8% menos—, seguido del enclave de intramuros, en el centro de la ciudad —un 32,5% menos—.   

En los distritos rurales, en cambio, la caída de los desplazamientos ha sido de las más bajas de las registradas por el instituto estadístico. En la extensión territorial conformada por la pedanía de Torrecera y las barriadas de La Ina, El Mojo y Las Pachecas, entre otros, la caída apenas ha sido del 17,8%; mientras, en el otro distrito rural —que engloba al resto de entidades locales autónomas, entre ellas las de mayor población como Guadalcacín o La Barca— la disminución ha sido del 14,2%.  Los principales movimientos de estos ciudadanos han sido a las zonas sur y este de Jerez, según la monitorización realizada.   

Los mayores descensos de movimientos  

Si hay una zona donde el estudio del INE ha apreciado una mayor caída del número de personas que transitan por ella es la zona centro, con la bajada más grande en valores absolutos. En extramuros, por ejemplo, se han registrado unos 5.700 jerezanos que residen en otros distritos censales menos respecto a meses precedentes —el dato corresponde al 30 de marzo—.    

También el descenso de la movilidad se ha notado especialmente en intramuros, con una disminución del 32% desde que se decretó el estado de alarma. Hay que tener en cuenta que no se permite la actividad presencial en el Ayuntamiento y permanecen cerradas tanto el pequeño comercio como la hostelería, con la salvedad de los espacios dedicados a la alimentación como la plaza de abastos.  

En otro distrito donde han descendido los desplazamientos es el que engloba al entorno de la avenida Alcalde Álvaro Domecq y de Andalucía y que se extiende por Hipercor, Montealto o El Altillo. La escasa actividad en los polígonos como el Parque Empresarial o el de la antigua travesía de la antigua N-IV, en la zona norte, ha contribuido a este importante descenso. Precisamente, este distrito es otro de los que más movilidad ha perdido respecto a noviembre —unas 5.300 personas menos—.   

Mientras, en la zona noroeste (enclave que engloba al polígono San Benito, El Almendral y Los Villares) la movilidad ha caído en torno a un 24%.  Finalmente, en la zona oeste (Icovesa, La Plata, Juan XXIII, Los Naranjos y San Juan de Dios, entre otros barrios) se ha detectado unos 4.400 movimientos menos respecto a los datos recopilados en noviembre.   

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios