DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez/Coronavirus

“¿Quién se iba a imaginar que no habría Feria? Pues ha ocurrido”

  • Diseñadoras y tiendas de trajes de flamenca hablan de 2020 como el “peor” pero no tiran la toalla

¿Un año sin Feria? Impensable... o más bien, “mejor no lo pensamos”. Por desgracia, así ha sido. Entre los muchos afectados por este hecho inédito están los diseñadores de trajes de flamenca, talleres y fabricantes que miran cómo salir adelante en 2020, con las vistas puestas en 2021.

Fátima Canca, junto a la imagen de Lola Flores.

Fátima Canca, de Fátima Canca Flamenco, asegura que afronta la situación “con expectativas y con ganas de comenzar la normalidad. Pero también con preocupación porque no sabemos cómo se va a reaccionar. Empezar a arrancar la máquina cuesta, ya que la economía se paró. Ahora tomaremos las medidas oportunas”. Por fortuna no le han rechazado muchos pedidos “porque tengo una estrecha amistad y cariño con mi clientela, que viene de muchos años atrás, del Festival de Jerez, de los cursos de verano... Siempre nos vamos encontrando en cada temporada del año. Pero eso sí, doy por perdido este año y eso que salvamos el Festival por los pelos. No hay Feria, ni fin de curso de las academias, no habrá cursos de verano de momento y en septiembre ya empezaremos con 2021”. Su economía se basa mucho en público de fuera, “que puede seguir comprando en nuestra web y su economía no tiene nada que ver con la nuestra. Pero será difícil, seguro. Pero la Lola (por Lola Flores, imagen con la que aparece en un vídeo) ya estamos preparadas para empezar este lunes, 11 de mayo”

Macarena Beato de ‘De la Feria al Rocío’, califica la situación de “caótica. Sí es verdad que los clientes sí están apoyando mucho la moda flamenca. Las llamadas que he tenido son de apoyo, que el traje sí lo quieren y que les da igual cuándo sea la Feria. Incluso hay clientas que aseguran que esto es una oportunidad que les ha dado la vida y que en cuanto yo abra están allí”. No le han anulado pedidos, pero sí que ha dejado sin vender gran parte de la colección, que ahora tendrá que poner en rebajas. “Nadie me ha dicho no quiero el traje, por ahora”. La apertura la hará con citas previas y a puerta cerrada. Una tienda que cuenta con 31 año de vida y este 2020 es el peor año de todos, “muchísimo peor que la crisis, con diferencia. Horrible. Yo seguiré adelante, no tiro la toalla, ahora mismo”.

Desde Belulah, Susana Quirós cuenta que lo llevan mejor porque están “más centradas en invitadas y bodas, y el mundo de flamenca lo teníamos un poco aparcado, sólo hemos hecho este año un desfile benéfico. Tenemos pocos vestidos de flamenca, pero sí que es cierto que el sector que se dedica exclusivamente a esto está hundido, muy afectado. Lo que sí haremos serán unos descuentos de lo que tenemos de flamenca, ya pensando en el próximo años porque para este va a ser imposible”. Una tienda que reabrirá bajo cita previa, dependiendo de los eventos que se vayan programando para los próximos meses, como las comuniones, ya que por ahora las bodas se están aplazando todas.

Y cuando se estaba animando un poquito la cosa en ventas de trajes de flamenca, allá por marzo, se decreta el estado de alarma. Conchi Fernández, de la tienda ‘Son y compás’, apunta que encargos había pocos, “esperemos que el cliente se los quede. Mi tienda abrió en 2011, casi que en plena crisis, y la gente me iba pagando poquito a poco, no fue mal. Pero lo de este año no tiene comparación, como esto nada. Cero. Ahora pondremos descuentos hasta el 50% de vestidos y complementos. Habrá que salir adelante. Y seguiremos”.

La Tate posa con un diseño propio. La Tate posa con un diseño propio.

La Tate posa con un diseño propio.

La Tate es diseñadora y propietaria de un estudio de diseño en Jerez. No niega que esta situación le ha generado cierta angustia, “porque claro, hay que seguir haciendo pagos, los alquileres...”. Pero la diseñadora también es psicóloga clínica, una profesión que ama y que en este tiempo también le ha generado numerosos clientes, “y que es una necesidad social en estos momentos que vivimos. Por ahora le estoy dando la vuelta a mi negocio. Parar ha sido un palo pero me ha venido bien para tomar una distancia relativa de la gestión del negocio. Yo estoy ya en 2021 y además con producción internacional. Yo hago piezas a medida, de lujo y artesanales, produzco mis propios estampados. Es una ropa que no pasa de moda, es mi marca, mis propias tendencias”. La Tate trabaja con el influjo y el motor que le da el arte flamenco, de estar rodeadas de artistas de la talla de Ara Malikian y Pastora Galván, y también por su experiencia como bailaora. “Este año la Feria se ha ido, me enfoco en el próximo año, y centrada en la digitalización de la marca. Pero estamos en tiempos difíciles, es un golpe muy duro para el sector y debemos estar unidos. Pero hay que pensar en solucionar y en dar forma a la nueva visión del negocio. Soy bastante optimista”.

En la tienda Tamara Flamenco Shop, mientras preparan pedidos online, dicen que los encargos que más preocupan son los de infantil, “porque no se sabe si se van a cancelar o se harán tallas más grandes para que se puedan utilizar el próximo año. Los de adultos se mantienen por ahora, si no se lo ponen este año pues ya el que viene. Nosotros, por suerte, también vivimos de las academias de baile, que poco a poco se irán retomando. Pero las tiendas que se dedican exclusivamente a trajes para la Feria, no sé cómo lo van a hacer”. Destacan que también están realmente afectados fabricantes y talleres “porque se han gastado un dineral en pasarelas, catálogos, marketing y ven que la campaña se les ha echado abajo”.

Un año, 2020, el peor de toda la historia de este negocio, como el del resto, “porque esto no se lo esperaba nadie. Impensable. ¿Cómo no va existir la Feria un año, algo con tanta tradición? Pues ha ocurrido”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios