Desarrollo del Pago de Lima Guadalcacín 'se acerca' a Jerez

  • La Delegación de Urbanismo comienza a tramitar el desarrollo del Pago de Lima

  • Este es uno de los tres sectores urbanísticos previstos en el PGOU para unir ambos núcleos

  • La Junta ya analiza su afección ambiental

Terrenos del Pago de Lima, en las inmediaciones de Guadalcacín. Terrenos del Pago de Lima, en las inmediaciones de Guadalcacín.

Terrenos del Pago de Lima, en las inmediaciones de Guadalcacín. / Pascual

La Delegación de Urbanismo ha iniciado los trámites para el desarrollo de una extensa zona de terreno ubicada entre Jerez y Guadalcacín. Concretamente son los suelos situados en el entorno de la barriada del Pago de Lima, un enclave de 321.000 metros cuadrados situado en una de las márgenes de la avenida San José Obrero y pegado a la pedanía guadalcacileña. En ellos, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) permite hasta un máximo de 1.155 viviendas, de las que 476 deberán ser de protección oficial.

El instrumento de ordenación que se requiere para poder poner en carga estos suelos (en este caso un plan parcial de ordenación al ser suelo urbanizable) ha sido ya remitido a la Junta de Andalucía para analizar su afección ambiental. La respuesta del organismo autonómico no debe demorarse en exceso ya que la propuesta de desarrollo se remitió el pasado verano.

Este es, por tanto, un paso inicial en los de por sí largos trámites urbanísticos para que un suelo pueda empezar a edificarse. Ahora bien, este sector que se pone en marcha es el primero de los tres que contempla el vigente ordenamiento municipal a lo largo de la carretera que une San José de Obrero con Guadalcacín, un enclave de unos 1,2 millones de metros cuadrados apenas edificados que están abocados a ser la unión en un futuro de la pedanía con Jerez.

Bien es cierto que el enclave cuyo desarrollo ahora se inicia es el más pequeño de los tres sectores que tiene el PGOU previsto en la zona nordeste de la ciudad. No en vano, en el sector San José Obrero-Camino de Espera (los terrenos más próximos a Jerez) se permiten más de 1.800 viviendas; mientras, en Las Abiertas de Caulina (en la otra margen de la carretera) se han dibujado unas 1.600.

Ahora bien, la barriada Pago de Lima, conformada por las calles Alforja y Capacho, no están incluidas dentro de esta nueva ordenación que se está tramitando ya que esta se considera suelo urbano, pero la futura urbanización de su entorno va encaminada a su integración en el resto de la pedanía.

Una nueva avenida en la antigua vía del tren

Entre otras intervenciones, este sector debe contemplar la futura creación de una nueva avenida de conexión entre Jerez y Guadalcacín en paralelo a la avenida San José Obrero y que discurriría por la antigua vía del tren con Almargen. Por lo tanto, la administradora de infraestructuras ferroviarias Adif deberá expresar su opinión al respecto.

El ordenamiento también contempla la creación de un gran espacio verde en torno al arroyo que discurre por la zona, que deberá ser encauzado. En cuanto a la tipología edificatoria, aunque se mantiene la posibilidad de construir unifamiliares en consonancia con los inmuebles del Pago de Lima, también se prevé la tipología de viviendas colectivas. La mitad de la edificabilidad residencial prevista en la zona debe estar destinada a pisos.

Este es el segundo parcial que está tramitando la Delegación de Urbanismo en la pedanía de Guadalcacín. Actualmente está en exposición pública un plan parcial para el futuro desarrollo de unos terrenos de unos 146.000 metros cuadrados en la avenida de Nueva Jarilla donde se permitirán un máximo de 476 viviendas.

La tramitación administrativa de estos suelos se ha alargado más de lo inicialmente previsto debido a la afección de una vía pecuaria que no está deslindada. Esta es la cañada de Cuartillos o Albadalejo que en su tramo inicial está denominada avenida de Nueva Jarilla en el callejero de la pedanía guadalcacileña.

El problema de la colonia de Caulina

La colonia de Caulina es desde hace unos años uno de los problemas urbanísticos que arrastra la ciudad con más difícil solución. Su conformación como huertos de colonización en sus inicios acabó derivando en una parcelación intensiva donde la actividad agraria se ha reducido al mínimo dando paso a ser una zona de primeras y segundas residencias.

Con el Plan General de Ordenación Urbana vigente se trató de dar una solución a este enclave de más de 1,5 millones de metros cuadrados. Sin embargo, las fuentes consultadas explican que la parcelación ilegal y la actividad constructiva ilegal no ha cesado en estos años.

A efectos urbanísticos, la colonia de Caulina está dividida en dos y está catalogada como suelo urbano no consolidado (Caulina Norte, que se extiende entre la carretera de acceso a la autopista y la carretera de Guadalcacín, y Caulina Sur, que se sitúa a ambas márgenes de la carretera de Arcos). Ambos deberían regularizarse con sendos planes especiales que, por el momento, no se están tramitando debido a la elevada atomización de la propiedad, que dificulta notablemente un trámite de estas características.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios