Ayuntamiento de Jerez La regla de gasto, un deber aún pendiente

  • Aunque el Ayuntamiento cumplió en 2018 y 2019 con esta obligación, el grupo municipal (que incluye a las empresas y fundaciones) gastó por encima de los límites legales

La delegada de Economía, Laura Álvarez, durante el pleno celebrado el pasado mes de febrero. La delegada de Economía, Laura Álvarez, durante el pleno celebrado el pasado mes de febrero.

La delegada de Economía, Laura Álvarez, durante el pleno celebrado el pasado mes de febrero. / Manuel Aranda

El Ayuntamiento de Jerez continúa sin poder cumplir con la regla de gasto debido a sus organismos dependientes (empresas y fundaciones municipales). El Ministerio de Hacienda acaba de publicar un informe sobre el cumplimiento de las principales reglas fiscales por parte de los ayuntamientos de toda España correspondientes al año 2019 (en estos meses deberá comunicar la liquidación de 2020) donde ratifica que el jerezano se ajustó al objetivo de estabilidad, pero no a la regla de gasto.

En el mes de mayo, cuando el gobierno municipal estaba en negociación con el Ministerio de Hacienda para sacar adelante el presupuesto municipal del pasado año, anunció que el Ayuntamiento había cumplido en el ejercicio anterior con la obligatoriedad legal de cerrar con más ingresos que gastos no financieros (objetivo de estabilidad).

También apuntó entonces en ese año había cumplido con la regla de gasto, calificándolo como hito ya que aseguró que la primera vez que lo hizo fue en 2016. Sin embargo, esta afirmación corresponde únicamente al cierre contable del Consistorio.

En cambio, el Ministerio de Hacienda publica en sus informes sobre el cumplimiento de las reglas fiscales información vinculada al denominado “consolidado”, es decir, la suma de las cuentas del Ayuntamiento y de la de las empresas dependientes (empresas y fundaciones). Por este motivo, sigue incluyendo al Consistorio jerezano dentro de las entidades locales que siguen incumpliendo este precepto legal.

La regla de gasto es un límite que deben cumplir las administraciones públicas en el incremento anual de sus costes, tal y como marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (la conocida políticamente como ‘Ley Montoro’) que data de 2012. Para el trienio entre 2018 y 2020, el Gobierno central determinó que las administraciones no podían superar sus gastos en un 2,7% respecto al año anterior, que corresponde al crecimiento previsto del Producto Interior Bruto (PIB) para ese periodo.

En el caso de Jerez, en 2019 el Ayuntamiento incrementó el gasto computable para calcular esta magnitud en un 2,4% respecto a 2018, no superando así el tope legal (el gasto total rondó los 166 millones de euros). Sin embargo, al sumarle la liquidación de las empresas y sociedades municipales, el gasto pasó a ser de 181,4 millones de euros, 2,9 millones por encima del límite permitido (el aumento porcentual respecto a 2018 fue del 4,3%, tal y como se recoge en el informe de la Intervención Municipal del pasado mes de mayo sobre la liquidación de ese ejercicio).

Aunque la liquidación se aprobó en mayo, y en julio se rectificó para incluir nuevas partidas, la información no se le remitió al Ministerio de Hacienda hasta el pasado 30 de diciembre, tal y como refleja este organismo en su informe.

En 2018 ocurrió algo parecido a 2019. El informe de la Intervención Municipal concluyó que el Ayuntamiento había cumplido con la regla de gasto, aunque en gasto computable no era el de todo el grupo municipal. Sin embargo, meses más tarde, Hacienda publicó su informe anual donde determinó que seguía sin cumplir con esta regla fiscal. De hecho, desde que se realizan estos informes desde 2013, el consolidado del Ayuntamiento jerezano solo ha cumplido con la regla de gasto en 2016. Eso sí, desde ese año sí está acatando de manera regular con otra de las obligaciones fiscales, el objetivo de estabilidad.

Los primeros informes sobre el cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria de las entidades locales comenzaron a publicarse en 2013. En aquel año, el Ayuntamiento no cumplió con este precepto legal; mientras, en 2014 y 2015 no remitió información al Ministerio de Hacienda. Volvió a hacerlo en 2016 de manera ininterrumpida hasta ahora.

En próximos meses deberá remitir la liquidación del pasado ejercicio, aunque en esta ocasión no estará obligado a cumplir con la regla de gasto. Debido a la crisis del coronavirus, Hacienda ha exonerado al acatamiento de este precepto dura

El índice de endeudamiento aumentó entre 2017 y 2019

La Intervención Municipal realiza dos informes cuando el Ayuntamiento procede a aprobar la liquidación contable de un año. Por un lado, analiza el cierre contable en sí y, por otro, estudia si la entidad cumplió con el objetivo de estabilidad, la regla de gasto y el índice de endeudamiento. El Ayuntamiento jerezano, debido a la abultada deuda financiera que arrastra (al cierre de 2020 superaba los 730 millones), sigue incumpliendo los límites máximos que establece la normativa que regula las haciendas locales.

Según el cierre de 2019, el Ayuntamiento tenía un pasivo financiero que superaba los 699 millones de euros. Así, comparándolo con los ingresos corrientes, ese año volvió a cerrar un ejercicio incumpliendo el índice de endeudamiento que alcanza el 352,4%. Es más, esta ratio ha indo aumentando en los últimos años, según se recogen en los informes de Intervención. En 2017 se situó en el 335,56% y en 2018 en el 343,8%. Durante estos años la deuda financiera ha ido aumentado año a año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios