Jerez

REtospara 12 meses

  • 2009 será en Jerez un año de pocas inauguraciones y muchas primeras piedras públicas y privadas · Casi cinco años después, al fin habrá PGOU y el PTA empezará a caminar

En plena caída del negocio del 'ladrillo' y tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, Jerez tirará de la construcción como balón de oxígeno que ponga paños calientes a la crisis y ayude a emprender el camino más corto hacia la recuperación económica. Más allá de ser el año bisagra de la mayoría absoluta socialista en el Ayuntamiento, 2009 va a ser en Jerez el año de las obras, ya sean públicas o privadas. Y, sobre todo, debe ser el año en el que por fin vean la luz los dos grandes instrumentos sobre los que se pretende articular y asentar el desarrollo socio-económico de la ciudad: tendrá 'luz verde' definitiva el nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) y comenzará a caminar oficialmente el Parque Tecnológico Agroindustrial (PTA). Dos proyectos que, tras casi cinco años de gestación y fuertes vaivenes fruto de la convulsión política vivida en la ciudad entre 2003 y 2007, están llamados a convertirse en las grandes esperanzas para la regeneración de gran parte del empleo destruido en el término municipal, como así lo han venido reconociendo las distintas fuerzas locales en todo este tiempo.

En el caso del nuevo PGOU se espera que sea aprobado con carácter definitivo este mismo mes y aunque, según apuntan fuentes del equipo redactor del planeamiento, será necesario un texto refundido que dilatará su tramitación unos meses más, bien podrán empezar a desarrollarse los primeros suelos, residenciales y económicos, que se han 'pintado' en el documento. El Ayuntamiento, a través de su empresa de suelo, quiere urbanizar durante este año casi un millón de metros cuadrados de terreno para actividad económica: Pastranilla, Carrerista y Rancho del Raho (entre las zonas Oeste y Norte). Pero también quiere cerrar la compra de los 407.000 metros cuadrados de Dehesa de Siles II, que servirán para la ampliación del Parque Tecnológico, con casi el 90% de su superficie actual ya ocupada por prácticamente unas cuarenta entidades agroalimentarias.

Precisamente vuelve a ser el PTA la punta de lanza para liderar la regeneración del endeble tejido industrial de la ciudad. Está previsto, ya ha anunciado el Consistorio jerezano, que en este primer semestre arranque oficialmente el parque con la apertura de la incubadora empresarial del Edificio Singular y algunas sociedades que ya tienen espacios físicos comiencen a operar. Igualmente, seguirá la actividad urbanística con la implantación de la nueva factoría de la heladera sanluqueña La Ibense Bornay y la construcción del Citea, el edificio singular del 'agro' que promueve la organización Asaja.

En todo caso, lo más singular que ocurrirá este año será asistir a un aluvión de obras públicas repartidas a lo largo y ancho del término municipal. El Ayuntamiento, uno de los primeros de España en acudir con sus proyectos bajo el brazo a solicitar las ayudas de los planes 'anticrisis' de Gobierno y Junta, prevé crear, o mantener, 2.000 puestos de trabajo directos con la ejecución de inversiones comprometidas, en algunos casos, desde hace años. Una ciudad sitiada por las obras implicará molestias para los vecinos, pero será interesante y satisfactorio comprobar el resultado, por ejemplo, de la rehabilitación de los Claustros de Santo Domingo (a los que se dedican casi 2 millones); la reurbanización de la Ronda Muleros (con otros 2 millones); un nuevo centro social para la zona Norte (3,5 millones); un polideportivo para La Granja (2,6 millones); la construcción del nuevo centro para el asilo de San José (con una inversión de 5 millones); e infinidad de pequeñas y grandes ejecuciones, que estarán adjudicadas entre este mes y el que viene, destinadas a mejorar la calidad de vida de los más de 205.000 vecinos que ya hay censados en la ciudad.

Pero las obras no acaban aquí. 2009 será el año en el que comiencen los trabajos para culminar la elevación del tren en la zona Norte de la ciudad (derribo del puente de San José Obrero incluido) y en el que se inicien, presumiblemente, los trabajos de la primera línea del Tranvía de Jerez. De hecho, la alcaldesa ya ha anunciado la visita del consejero de Obras Públicas, Luis García Garrido, para presentar a primeros del mes próximo el proyecto definitivo de la red tranviaria. Al mismo tiempo, deben producirse avances en la conclusión del desdoble de la vieja circunvalación (entre el hospital e Hipercor) y en la construcción de la nueva comisaría en la cárcel vieja de La Asunción, que casi con total seguridad será demolida este año.

Habrá que estar atentos también a las obras de construcción de los ocho nuevos centros de salud; a las de modernización del hospital; a las de ampliación del aeropuerto de Jerez, que concluirán entre este año y el que viene; y a las de la Ciudad del Flamenco, que en teoría se reanudarán tras dos años de paralización. Por último, en lo tocante a inversión pública, otro de los grandes proyectos de calado para la ciudad que debe ver la luz este 2009 será el de la recuperación del río Guadalete. El gobierno municipal, tras firmar el protocolo con la Agencia del Agua, quiere ver en obras el proyecto para revalorizar el cauce a partir de otoño. Otro desafío más para doce meses cargados de optimismo e ideas como recetas para ahuyentar la crisis.

En la parcela privada, por cierto, Inter Ikea tiene algo más de estos doce meses para levantar la mayor inversión de la historia en Jerez: 300 millones de euros que deben ser desembolsados antes del primer semestre de 2010, fecha en la que ha quedado fijada la apertura del complejo comercial, con la tienda Ikea incluida, más grande e importante de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios