International Sherry Week

Una pizza y un jerez para llevar

  • González Byass rompe moldes en la Sherry Week con una cata de jereces y ‘fast food’ de calidad dirigida a jóvenes

Los puristas dirán que es un sacrilegio, pero también lo pensaban del ‘rebujito’ sin el que hoy día es imposible concebir una feria cuando aprieta el calor. Por algo está muy extendido aquello de ‘que lo tomen como quieran; lo importante es que se beba’.

González Byass rompe moldes en la International Sherry Week (ISW) con una propuesta inédita hasta la fecha, la llamada ‘Cata Take Away by Tío Pepe’, organizada en colaboración con Enouca –programa para la divulgación de la cultura del vino de la Universidad de Cádiz– y que ofreció ayer a miembros de la comunidad universitaria la posibilidad de maridar los vinos de Jerez con comida para llevar.

Prueba superada. El jerez salió airoso en el reto de medirse a distintos platos de las cocinas italiana, mexicana, americana y japonesa, tales como pizza, tacos, hamburguesa o sushi, elaborados por cuatro establecimientos de restauración de la ciudad –Pizzería Roma, Chihuahua, Foster’s Hollywood y Kampai–, que se sirvieron acompañados de cuatro tipos de jereces de González Byass, en concreto Fino Tío Pepe, Oloroso Alfonso, Palo Cortado Leonor y Solera 1847.

La firma jerezana puso así a prueba la versatilidad del jerez, capaz de conquistar tanto los paladares más exigentes en los resturantes de alta cocina como los de los jóvenes que acostumbran a pedir comida a domicilio, en este caso “Fast food de calidad”, explica José Argudo, Brand Manager o responsable de la marca Tío Pepe.

La experiencia resultó un éxito, refrendado además por el centenar de participantes en el evento celebrado ayer en las bodegas Tío Pepe y para el que se agotó el papel en las primeras 24 horas desde que se pusieron las entradas a la venta. El precio simbólico de tres euros y que se destinará a una oenegé sin ánimo de lucro invitaba a probar.

El libro de los gustos, ya se sabe, pero González Byass tenía claro el resultado, pues no en vano el jerez, gracias a su amplia tipología, es de los pocos vinos capaz de armonizar con un guiso de alcachofas, un curry especiado o un chili con carne.

Según Argudo, la idea era aprovechar la Sherry Week para “quitarle corsés al mundo del vino, romper esquemas recreando el espacio de la gente joven que está en casa y pide comida a domicilio”, es decir, “darle un toque informal en una cata participativa” y dirigida por Silvia Flores, sumiller y mano derecha de su padre Antonio, enólogo de González Byass.

Los restauradores invitados a colaborar en este iniciativa compartieron con los asistentes sus impresiones sobre los distintos maridajes propuestos que ellos mismos eligieron y que también explicaron a los asistentes.La firma del Tío Pepe, muy activa en las redes en ediciones anteriores de la Sherry Week, explotó también esta vertiente en la ‘Cata Take Away’ con retransmisiones ‘on line’ de momentos puntuales del evento y sorteos de distintos premios para incentivar la participación en distintas redes sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios