Jerez

Varias zonas sufrieron cortes de luz el pasado lunes con una duración de más de cuatro horas

  • Endesa alega que fueron cortes programados en algunos lugares para subsanar fallos concretos

Punto de encuentro de la calle Arcos con la calle Honda Punto de encuentro de la calle Arcos con la calle Honda

Punto de encuentro de la calle Arcos con la calle Honda / Pascual

Diferentes zonas de la ciudad, entre las que se encuentran la calle Honda, Larga, Arcos (y colindantes) y la barriada de Milagrosa, sufrieron la pasada jornada de lunes diferentes cortes de luz durante la tarde y noche del día, divididos en dos tramos horarios. El primero, con una duración de 10 minutos, estuvo comprendido entre las 15:50 y las 16:00 horas aproximadamente en las que no hubo luz por un corte inmediato. El segundo apagón fue más alargado, de 4 horas concretamente, comenzando el corte luminoso a las 17:50 horas y finalizando a las 21:50 horas ya entrada la noche.

El motivo que alega la compañía de Endesa es que en ciertas partes de la ciudad hubo “un corte programado”. Refiriéndose a tareas de mantenimiento y mejoras que se realizan en instalaciones eléctricas. “El corte se realizó a una serie de clientes que son los que están afectados por la instalación en concreto. Y para tomar las medidas de seguridad oportunas con el fin de evitar el riesgo eléctrico se procede a cortar el suministro. Es por ello por lo que los clientes notaron un corte de luz, que luego volvió y que posteriormente se volvió a realizar un corte. Seguramente serían clientes a los que suministra luz el centro de transformación en el que se estaba trabajando”, explican desde la compañía eléctrica.

El propietario de Mesón de Paco, situado en la calle Arcos, aseguraba a este medio que los locales y viviendas de su calle -a partir de la altura marcada por Gaspar Fernández- estuvo sin luz durante 10 minutos, en primer lugar, y durante 4 horas posteriormente. Aunque en la parte donde se sitúa su negocio el alumbrado público permitía una visibilidad en el exterior, “unos metros más adelante, a la altura de la calle Honsario, el alumbrado público también se cortó”. Paco cuenta que tuvo que estar con velas en el interior de su negocio, con las neveras sin enfriar y “aguantando el frío del congelador como podía sin abrirlo”.

En Zara, situado en la Rotonda de Los Casinos, también sufrieron el corte de luz. De hecho, explica uno de los miembros de seguridad del establecimiento, “a mí me pilló dentro del ascensor y me quedé encerrado cuando lo cortaron. No pude salir hasta que me sacaron mis compañeras”. El trabajador de este comercio informó que desconocía la causa, pero que el apagón dañó algo de la instalación, “porque los compañeros de la empresa que se encargan de los temas de alarmas y asuntos relacionados tuvieron que venir para subsanar algunos problemas”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios