Agricultura Olivar y almendro, las alternativas más rentables a los cultivos tradicionales

  • Cerca de 200 de agricultores asisten a una jornada organizada por CBH y Emytec en Jerez sobre cultivos superintensivos sustitutos del cereal

Jornada sobre el olivar y el almendro superintensivo celebrada este jueves en el Hotel Jerez.

Jornada sobre el olivar y el almendro superintensivo celebrada este jueves en el Hotel Jerez. / Pascual

El olivar superintensivo ocupa en la actualidad una superficie en la provincia de unas 2.500 hectáreas, bastante poco si se tiene en cuenta que este cultivo tiene potencial para extenderse hasta las 25.000 hectáreas. El olivo –en superintensivo– y el almendro, constituyen dos de las principales alternativas a los denostados cultivos extensivos tradicionales como el trigo y el girasol, cuya rentabilidad deja mucho que desear, sin que haya además expectativas de cambio.

Así lo afirma Diego Torrejón, responsable de Emytec, empresa al servicio del especialista en plantaciones de olivar y almendro intensivo y superintensivo CBH, promotor de la jornada celebrada este jueves en jerez sobre estos cultivos con asistencia de más de un centenar de agricultores.

Emytec comenzó a transformar fincas en la provincia hace diez años tras detectar un incremento de la demanda por la caída de la rentabilidad de otros cultivos como el cereal, explica Torrejón, quien asegura el olivar superintensivo, aunque con una producción similar, tiene un tercio de los costos del olivar tradicional de Jaén, lo que permite en cuestión de siete u ocho años amortizar la inversión, periodo que se reduce a la mitad en el almendro.

Pese a los bajos precios actuales del aceite de oliva, Torrejón explica que el olivar superintensivo sigue siendo “muy rentable”, y según el gerente de CBH para España y Portugal, Pablo Vega, de lo que se trata al fin y al cabo es de que “las explotaciones sean eficientes, sin tener que depender de las variaciones de precios, pues no hay cultivo que resista si no hay eficiencia”.

Entre las ventajas del olivar superintensivo, Torrejón apunta al menor consumo de agua que los cultivos de regadío tradicionales, a la buena disposición de los bancos a facilitar créditos con hasta tres y cuatro años de carencia y, en el caso de la provincia, a la cosecha temprana, que precisamente se realiza en estas fechas frente a la habitual recolección del olivar tradicional en diciembre.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios