Jerez

El bar Anselmo y otros negocios históricos que han dicho adiós en Jerez

Restaurante El Bosque sigue cerrado.

Restaurante El Bosque sigue cerrado. / Miguel Ángel González

El mítico bar Anselmo en La Plata ha bajado la persiana tras más de 60 años abierto al público y a la memoria vienen otros negocios históricos que han cerrado en Jerez. Quien no conozca Medias Mario es porque es demasiado joven. Durante más de 80 años su mostrador de madera fue una pasarela de medias, calcetines, ropa interior... En enero de 2020 dijo adiós, perdiendo el comercio de Jerez uno de sus nombres más queridos.

Frente al local de Medias Mario, La Vega también ha dejado de servir sus churros. Tras el cerrojazo del negocio primitivo, se volvió a reabrir con un toque más 'moderno', revitalizando la plaza en horas puntas como los desayunos. Sin embargo, La Vega vuelve a estar cerrado. La Parra Vieja, en San Miguel, también ha dejado de encender los fuegos y poner cafés, y tras muchos intentos por recuperar el bar San Francisco aún no se ha dado con la tecla para mantenerlo en el tiempo. Sólo con cruzar la calle nos encontramos con otro negocio histórico que ha cerrado recientemente, el quiosco de San Francisco

Manolo 'Cuervo', junto al bar que ha regentado durante los últimos 28 años, en una imagen de archivo. Manolo 'Cuervo', junto al bar que ha regentado durante los últimos 28 años, en una imagen de archivo.

Manolo 'Cuervo', junto al bar que ha regentado durante los últimos 28 años, en una imagen de archivo. / Manuel Aranda

El Bar Mónika, uno de los negocios más antiguos del casco histórico, cerró el pasado mes de mayo después de 28 años tras la jubilación de sus propietarios. Manuel Ramírez Sánchez, 'El Cuervo'llevaba desde 1989 regentando uno de los establecimientos hosteleros más llamativos de Jerez.

Durante 70 años estuvo abierto en la Porvera el restaurante La Cepa de Oro, un referente de la restauración en Jerez durante años. 400 metros cuadrados divididos en tres plantas que son ahora un 'fantasma' de su época de esplendor. El Restaurante El Bosque sigue sin encontrar hostelero que quiera dar una nueva vida al edificio, dejando vacío una llamativa construcción dentro del González Hontoria. Bar Alegría, Los Caracoles, el Supremo en Arenal, Pata de Gallo... Algunos han vuelto a abrir con otros nombres y otros siguen con la persiana abajo. 

Boquerón de Plata, reconvertido hoy en un exitoso Jindama, y el Bar El Tigre, hoy transformado en La Tasquita de Aladro, son otros dos enclaves míticos que dijeron adiós. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios