Bodegas Los trabajadores de Williams ponen fin a la huelga

  • Comité y dirección de empresa firman un acuerdo en el Sercla por el que se zanja el conflicto laboral

  • La plantilla vuelve a trabajar mañana tras cerca de cinco semanas de paros totales de la actividad en el departamento de Producción

Trabajadores de Williams & Humbert, hoy en la Alameda Cristina momentos antes de la firma del acuerdo. Trabajadores de Williams & Humbert, hoy en la Alameda Cristina momentos antes de la firma del acuerdo.

Trabajadores de Williams & Humbert, hoy en la Alameda Cristina momentos antes de la firma del acuerdo. / Manuel Aranda

La plantilla de Bodegas Williams & Humbert volverá mañana a trabajar tras el acuerdo alcanzado hoy por el comité y la dirección de empresa en el Sercla con el que se pone fin a casi cinco semanas de huelga. "Ha sido muy duro" pero, "después de treinta y tantos días de huelga, hemos alcanzado un acuerdo satisfactorio para las partes que pone fin al conflicto de Williams & Humbertresuelve los dos puntos fundamentales, el censo de eventuales y la rotación de los turnos", manifestó el presidente del comité de empresa, Francisco López, momentos antes de la firma del acuerdo.

El representante sindical explicó que la solución alcanzada contempla la conversión de la mitad de los trabajadores del censo de eventuales en fijos antes del 31 de diciembre de este año, mientras que la otra mitad hará lo propio antes del 31 de diciembre de 2021. Por otra parte, en el capítulo de turnos, el acuerdo establece la implantación de un nuevo sistema de trabajo rotativo por turnos que impida que un trabajador esté sujeto de por vida a los turnos de tarde y noche para facilitar la conciliación familiar, fijándose además una compensación económica para los turnos distintos a la jornada de mañana. 

El presidente del comité detalló que los trabajadores volverán a sus puestos mañana mismo, si bien puntualizó que el nuevo sistema de rotación no se hará efectivo hasta el 1 de abril, una vez se elaboren los cuadrantes en función de las necesidades de producción.

López destacó igualmente que "ha sido una huelga a la antigua usanza, de acción sindical en la calle, donde tenemos que hablar los trabajadores y no en los bufetes de abogado, donde las empresas quieren negociar conflictos que se eternizan con tal de no crear crispación y de que los inversores no se vayan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios