Jerez

El censo de las colonias felinas, el primer paso para su control

  • El Colegio de Veterinarios, gobierno local y protectoras se unen en una campaña de salud pública

Rebeca Gascón, de la Asociación para la Protección de la Colonia Felina de Torrox. Rebeca Gascón, de la Asociación para la Protección de la Colonia Felina de Torrox.

Rebeca Gascón, de la Asociación para la Protección de la Colonia Felina de Torrox. / Manuel Aranda

El Colegio de Veterinarios de la provincia, el Ayuntamiento y protectoras de la ciudad se han unido para desarrollar una campaña de salud pública en el control de colonias ferales, los conocidos como gatos callejeros.

En octubre de 2018, la junta de gobierno local aprobó la modificación de la ordenanza sobre Protección y Tenencia de Animales de Compañía y Potencialmente Peligrosos. El objetivo era incorporar un anexo relativo a la puesta en marcha de un programa de control y gestión de colonias felinas en la ciudad. Y parece que dicho programa está más cerca de ejecutarse.

Desde el Colegio de Veterinarios explican que “los gatos sin control pueden ser una molestia para algunos vecinos, y también pueden ser un riesgo para la salud humana y animal. Por ello es necesario una acción preventiva antes de una futura alerta sanitaria”. Asesoramiento epidemiológico y salud pública, formación y sensibilización, y coordinación y realización de la actuación clínica de los colegiados (los veterinarios que participen deben cumplir unos requisitos) son las tres líneas principales de esta campaña a medio y largo plazo.

“Las colonias ferales cumplen una acción social y de control de otras plagas, tienen que estar ahí, no hay por qué exterminarlas”, explica Inmaculada Rosado, del Colegio de Veterinarios. Ante esto se propone una acción conjunta entre la administración local y colectivos-voluntarios para, entre otros aspectos, evitar la transmisión de zoonosis, evitar molestias a las comunidades de vecinos, controlar la aparición de plagas de insectos y roedores, “y siempre contemplado l bienestar animal”. “Hay que tener en cuenta que estos animales merecen el mejor de los tratos porque ya tienen bastante con ser ‘animales sin techo’”, subraya.

La acción a nivel de asesoramiento epidemiológico y de salud pública es fundamental en la campaña: mediante un veterinario coordinador y en coordinación con el departamento de salud y medio ambiente municipal, y éste con las distintas protectoras y asociaciones, se censarán todas las colonias existentes en el municipio, para normalizar su evolución y estado de salud. “Tenemos que hacer que estas colonias se gestionen y se mantengan a lo largo del tiempo en control de número, en estar sanos, saludables...”, remarca Rosado.

La campaña también contempla la formación de los voluntarios y la sensibilización de la población. “Los voluntarios son un pilar fundamental, sin ellos no funcionaría nada. Pero a pesar de que muchos están muy preparados, a veces la buena voluntad no cubre todos los aspectos, como el higiénico, la alimentación correcta, el sanitario... Y sensibilización de la población para dar a conocer qué se está haciendo, qué se va a hacer y por qué es necesario”, señala Rosado.

El primer paso del control de colonias ferales pasa por hacer un censo, y de eso se harán cargos los voluntarios. Una vez que se cense la población y en base al presupuesto de la campaña se actuará respondiendo a prioridades. “No es la típica campaña CES, sino que hablamos de una campaña de gestión a largo plazo de saneamiento de colonias”, subraya Rosado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios