Conflicto vecinal por la presencia de okupas La Barriada España da un ultimátum

  • Los vecinos firman una denuncia conjunta, que se presenta hoy miércoles en la Policía Nacional, en la Local y en el Ayuntamiento, para reclamar una solución definitiva al conflicto de los okupas

La Barriada España ya ha dicho basta. Se ha rebelado ante la inseguridad, el miedo y la innación. Desde hace unos meses varias casas abandonadas han sido okupadas y la tranquilidad del barrio se ha visto alterada por estos jóvenes que “amenazan y roban”. “¿Cuántos robos vamos a tener que aguantar para que alguien actúe?”, preguntaba en la tarde de ayer martes un vecino en voz alta en una asamblea a las puertas de la asociación vecinal.

Alrededor de 70 vecinos votaron a favor de presentar una exhaustiva denuncia este miércoles en la Policía Nacional, Local y en Alcaldía. El objetivo es poner fin lo antes posible a la presencia de un grupo de okupas que se ha enfrentado –algunos incluso delante de esta periodista– a los vecinos. Tapiar las viviendas vacías, aumentar la presencia policial... Son varias las propuestas que se pusieron sobre la mesa en la tarde de ayer.

El presidente vecinal, Pedro Melgar, declaró a Diario de Jerez –antes de iniciar la reunión– que “en caso de que no se tomen medidas pronto, pues entonces hacemos una nueva asamblea y se ven qué medidas se toman. Ha habido un poco de locura hoy. Vamos paso a paso”.

Pero la paciencia a la que quiso llamar Melgar no caló en los afectados, quienes llegaron a decir que “¿qué tiempo vamos a dar? ¡Si en dos días han robado en dos casas!”. “Si hay que ir a la puerta del Ayuntamiento con pancartas se va, o nos vamos a un pleno”, señaló otro.

Tras un fin de semana de robos, este lunes los vecinos dieron la cara para denunciar el vandalismo sin control en el barrio. Un día después, la Policía Nacional acudió a la vivienda actualmente okupada –en la calle María del Carmen Requejo Iglesias– y una patrulla de la Policía Local estuvo por el barrio, al menos, a la hora en la que se citaron los vecinos.

Precisamente, la presencia policial y la actuación del gobierno local en estos últimos meses también copó parte de la reunión vecinal e incluso un señor pidió la palabra para recriminar que “la señora alcaldesa debería estar hoy aquí. Ella sabe que nos vamos a reunir y debería estar aquí. A mí me da igual el color del partido porque ninguno ha hecho nada por el barrio. Pero la alcaldesa debería estar defendiendo a los vecinos”. Esta intervención arrancó el aplauso de la inmensa mayoría de los presentes.

En la denuncia se hace un repaso de lo que viene padeciendo la barriada desde mayo. Esperaron dos meses y el pasado mes de julio ya se alertó de que los okupas de una casa de la calle Alcalde Francisco Jiménez Guinea eran “conflictivos” y que estaban llevando un ambiente ‘poco saludable’ a la zona. En el escrito que se presenta este miércoles a la Policía y Ayuntamiento se detallan muchas situaciones desagradables y peligrosas que han tenido que padecer los vecinos, hasta que el pasado 1 de agosto la vivienda saliera ardiendo.

Sobre este inmueble añaden que “la estructura del edificio y sus elementos han quedado visiblemente dañados, pero aún así siguen entrando y saliendo, pudiéndose producir un accidente en su interior con estos ocupas dentro”.

Tras el incendio, el problema se ha concentrado en la casa de la calle María del Carmen Requejo Iglesias, llegándose a interponer una denuncia por una vecina el pasado fin de semana. Asimismo, los vecinos han recogido en la denuncia que “se vienen sufriendo robos en interior de vehículos, incendios en vehículos y daños en los mismos, los cuales han sido denunciados, así como robos en patios y en comercios situados en dicha zona”.

La cercanía de un colegio y una guardería aumenta la preocupación de las familias, que dan hasta primero de septiembre de plazo para que se actúe. En caso contrario, “acudiremos al próximo pleno a manifestarnos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios