Jerez

Una deuda del IBI “dejará sin dinero” a la asociación de sordos

  • Apesorje pide al Ayuntamiento que “nos tienda la mano” para evitar el ‘ahogo’ del colectivo

  • El impuesto corresponde a un terreno, cedido por el Ayuntamiento durante unos años, en el que nunca se construyó nada ni se hizo uso de él

El presidente Pedro Jesús Vega (en el centro) con socios de la asociación, este martes. El presidente Pedro Jesús Vega (en el centro) con socios de la asociación, este martes.

El presidente Pedro Jesús Vega (en el centro) con socios de la asociación, este martes. / Pascual

La Asociación de Personas Sordas (Apesorje) tiene una deuda de unos 12.000 euros del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de los años 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017. ¿De dónde viene esta deuda? El colectivo explica que en diciembre de 2016 recibieron“por sorpresa” las liquidaciones de los años anteriores a 2017 correspondientes al IBI de un solar cedido por el Ayuntamiento y que nunca tuvo uso.

“Fuimos corriendo para anular la cesión administrativa al ver los gastos que ocasionaban esos terrenos en los que no hacíamos nada. Cuando lo solicitamos había bonanza económica y entendíamos que podíamos construir algo, pero no se pudo hacer nada. Desde el Ayuntamiento nos aconsejaron que presentáramos la renuncia lo antes posible antes de terminar el ejercicio 2016 para que no siguieran cargando el impuesto, pero aún así se ha ido cargando año tras año. Ya el impuesto de 2018 estamos exentos gracias a una sentencia”, informa Amparo Galán, trabajadora social de Apesorje.

La asociación continúa explicando que “éramos inocentes y fuimos a Jereyssa a solicitar la exención del impuesto porque somos una ONG. Pero nuestra sorpresa fue que nos dijeron que como en esos terrenos no hay nada, era un terreno baldío pues no se está haciendo ninguna obra social, por lo que estábamos obligados a pagar”.

Para poder cerrar el procedimiento de suspensión de la cesión del terreno, Apesorje estaba obligada a formalizar un plan de pagos: “Hemos hecho dos pagos y si continuamos sin ayuda, es que nos quedamos sin dinero”.

“Cuando nos pusimos en contacto con la abogada vimos que sí se podía pelear.En San Fernando se ha quitado, ¿por qué aquí no? El Ayuntamiento en un principio nos tendió la mano, dijo que nos ayudaría, pero nada. Estamos haciendo una obra social, trabajamos para la comunidad sorda y el Ayuntamiento no nos subvenciona nada. Y por lo que vemos el Ayuntamiento no tiene voluntad de ayudarnos”, declara la trabajadora social como portavoz de la entidad.

“Nosotros vivimos gracias a las subvenciones de la Diputación, que nos ayuda mucho, y de la Junta de Andalucía. Como cuota de socio pedimos muy poco, así que nos quedaremos sin dinero si tenemos que seguir pagando el IBI”, subraya Galán, quien recuerda además que Apesorje debía haber cobrado una ‘ayuda’ de un convenio del Ayuntamiento de 8.000 euros, cantidad que la asociación tuvo que adelantar y justificar.

“La necesidad de un local nuevo continúa. Llevamos años y años solicitando un sitio más grande. Nosotros tenemos el programa Andalucía Orienta en el Blas Infante, porque aquí no podemos, y lo ideal sería que estuviéramos juntos. Aquí no cabemos y tenemos muchas actividades”, declara Galán.

“El Ayuntamiento ha sacado ahora el listado de locales municipales y hemos presentado nuestro proyecto. Estamos a la espera. Es verdad que el Ayuntamiento nos ha invitado a ir a otros sitios pero no cumplían con las necesidades de la asociación. Nos gustaría que el Ayuntamiento nos tendiera una mano”, solicita la trabajadora social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios