Quejas vecinales por el estado de la Laguna de Torrox

La ‘laguna del terror’, entre la basura y la inseguridad

  • Vecinos de Torrox denuncian el “total abandono” y la suciedad del parque, y alertan de que aparecen aves muertas

Latas, paquetes de patatas vacíos e incluso trozos de tela de alguna camiseta vieja. Los patos duermen entre bolsas de basura y hay quien decide pescar acompañado de nevera y sombrilla. La Laguna de Torrox se ha convertido en un vertedero, en una zona sin vigilancia en la que se hace botellón y los perros pasean sin correa. El manto verde de las hierbas (malas hierbas) disimula, según los vecinos, el estado real del que pretendía ser el mayor pulmón verde de la ciudad. La Laguna de Torrox es “la laguna del terror”.

“Desde hace cuatro años estoy viendo un gran deterioro. He puesto reclamaciones en Medio Ambiente, Infraestructura y llamo a la Policía cada dos por tres. En el camino hacia la tonelería se meten los coches con botellas... ¿La solución? ¡Vigilancia!”, declara Alejandro, vecino de Torrox. “Es vergonzoso. Esto no es una plazoleta con palomas, aquí hay aves protegidas y están conviviendo con basura”, añade Alejandro. Este vecino tiene imágenes de aves muertas y denuncia además que “había un ganso muerto con un mordisco de un perro en el cuello, y un ánade real muerto por el ataque de otro perro. Suma y sigue”.

“Llamo casi a diario a la Policía Local y estos a su vez dan aviso a los agentes medioambientales, pero muy rara vez van. He ido a Medio Ambiente a preguntar por qué no ponen un vigilante y me dicen que es inviable porque no tienen personal. Si no tienen personal pues que lo contraten, y si no son capaces, que eliminen esa delegación y pongan otra nueva porque esto es una vergüenza. Eso sí, para subirse el sueldo el equipo de gobierno del Ayuntamiento hay dinero, el que haga falta. En fin un despropósito”, critica Alejandro.

La asociación vecinal, presidida por José María Ibáñez, respalda por completo la denuncia del vecino, remarcando que “no es que esté sucio, es que está abandonado del todo”. “Aquí no viene nadie para poner un control, el gamberrismo ha tomado esto como una zona de botellón, las papeleras están rotas, el acceso para el paseo está de pena... La Laguna de Torrox no existe para el Ayuntamiento”, describe Ibáñez.

El presidente vecinal añade que “esto se planificó y comenzó siendo un paraíso, pero ahora la inseguridad es total”. “El gobierno no hace nada, pero la oposición tampoco se mueve, cuando desde la oposición también se gobierna. Sólo se ponen de acuerdo para subirse el sueldo, ¿y los problemas de Jerez? ¿No hay consenso para los problemas de la ciudad? ¿Para la Laguna?”, se pregunta Ibáñez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios