Feria del Caballo 2022

Lo mejor y lo peor de la Feria

  • Los problemas con el sonido y las casetas han sido la nota negativa de esta edición

  • Por contra, han destacado por la puesta en marcha de iniciativas como el 'Día sin ruido', el 'Punto violeta' o el aparcamiento gratuito

Una imagen de ayer de la Feria.

Una imagen de ayer de la Feria. / Manuel Aranda

Se acabó la Feria. Después de dos años sin ella y tras una pandemia que ha cambiado la vida de miles de personas, había muchísimas ganas de volver a disfrutar de uno de los acontecimientos estrella del calendario festivo de la ciudad. A nivel económico, los caseteros y hosteleros hablan de "buena Feria", y la mayoría de jerezanos se han marchado del Real con buen sabor de boca tras haber disfrutado de una semana (o lo que le ha permitido el bolsillo) de fiesta.

Lo peor de la Feria de 2022

Pero no es oro todo lo que reluce en esta Feria del Caballo, algo que desde el Ayuntamiento se debería evaluar, solventar o poner freno en años venideros si no se quiere perder el empaque y la categoría que siempre ha tenido. Les enumeramos algunos de los detalles:

Las estructuras 

Una de las novedades de este edición era la ausencia en el montaje de las estructuras de las casetas de la empresa Los Puitos, vinculada a la Feria desde hacía más de 4 décadas. El Ayuntamiento concedió la licitación a la empresa onubense Montajes Moncada Rosado SL. Su presencia en el Real y el cambio de la estructura habitual ha incrementado el coste de montaje de muchos caseteros, al tener que adaptar las mismas a las nuevas medidas; y sobre todo a otros sectores que coinciden en este ámbito, como el del sonido, al quedarse sin cerchas y tener que invertir en otro tipo de agarre para los altavoces. Este cambio de dimensiones de las portadas ha hecho también que el cuidado de muchas fachadas haya dejado que desear, optando por remedios poco acordes a la entidad de la Feria de Jerez, o colocando (en una mayoría importante) lonas de vinilo que también han afeado a muchas casetas. Otro detalle al que el Ayuntamiento deberá prestar atención será el propio montaje de las casetas (hubo quejas a la nueva adjudicataria por querer cobrar más dinero por determinadas planchas de cerramiento) que en muchos aspectos se ha solventado de una forma cutre o con material sin pintar que desde fuera ofrecía una imagen lamentable. 

Uno de las vallas que delimitan las casetas cogidas con presillas a un palo de metal. Uno de las vallas que delimitan las casetas cogidas con presillas a un palo de metal.

Uno de las vallas que delimitan las casetas cogidas con presillas a un palo de metal.

Una imagen del lamentable aspecto de los paneles montados. Una imagen del lamentable aspecto de los paneles montados.

Una imagen del lamentable aspecto de los paneles montados.

El sonido

Ha sido quizás el gran problema de esta edición de la Feria. Si hace unos años esta situación se ha venido denunciando por algunos jerezanos y jerezanas, en este 2022 el asunto se ha desmadrado. Así, y pese a que la ordenanza estipula que no debe haber más de 1.800w de sonido en las casetas y que los altavoces deben estar colocados en una determinada postura, la realidad es que la presencia de subwoofers y de altavoces de mayor decibelios de los permitidos han hecho la vida imposible a muchas casetas, sobre todo las que estaban justo al lado de las que incumplían la norma. Pese a que desde el Ayuntamiento se han puesto varios partes por esta situación, lo cierto es que, de cara al futuro, o se toman medidas drásticas o esto se irá de las manos.

La música

Otro de los temas a remediar en ediciones futuras será el de la música. A pesar de que la ordenanza estipula que hasta la medianoche se debe tener en las casetas música "de estilo flamenco", la realidad es que en este 2022 el aumento de las casetas discotecas o las que no respetan esta normativa ha ido en aumento. Hemos llegado a ver incluso a casetas en pleno Paseo de las Palmeras con raegetón a eso de las tres de la tarde. 

Las casetas

Evidentemente, a nadie escapa ya que la Feria es negocio y pese a que la ordenanza recoja que las casetas no pueden ser arrendadas a un tercero, lo cierto es que son muchas las entidades que optan por esta posibilidad para evitarse el jaleo que conlleva trabajar la feria. Sin embargo, y aunque este año no ha habido 'espantá' de ningún casetero en medio de la misma, sí es cierto que en la tarde del sábado una de las casetas del paseo principal cerraba y recogía sin pudor ante la mirada impasible de las personas que disfrutaban de este último día de Feria, muchas de ellas de fuera, por lo que la imagen ofrecida no es nada positiva. 

Los socios

Si hay algo que diferencia a la Feria del Caballo es la posibilidad de disfrutar de todas las casetas sin ningún tipo de restricción, al contrario de lo que ocurre en otras grandes Ferias como la de Sevilla. Sin embargo, en este 2022 la proliferación de casetas con socio se ha incrementado notablemente. No es que sea un problema que las casetas cuenten con sus socios, pero sí lo es que, en muchas de ellas, las casetas no cumplan con la normativa que habla de que este espacio sólo debe ocupar un 25% del total de la caseta. Ha habido este año demasiadas restricciones en este sentido, y de no controlar en el futuro esta proliferación, la feria puede acabar 'privatizándose'. 

Una de las casetas sin usar, que se convirtió en 'meadero'. Una de las casetas sin usar, que se convirtió en 'meadero'.

Una de las casetas sin usar, que se convirtió en 'meadero'.

Las vacías  

Está claro que si a última hora se caen del listado oficial algunas casetas, no se le puede achacar al Ayuntamiento. Esta situación se repite cada año, aunque el hecho de que las ferias de Jerez y Sevilla hayan estado casi seguidas, ha tenido que ver. Sin embargo, sí se debería tener un plan de actuación para situaciones como éstas, tratando así de exhibir la mejor imagen. Algunos hosteleros a los que se les ofreció a última hora estas casetas sin ocupar, consideran que de haberlo hecho con algo de más tiempo, las podrían haber ocupado. Sea como fuere, lo que no es de recibo es que casetas como la que estaba junto al templete o la que se quedó vacía en la calle Manuel Soto 'Sordera', sobre todo esta última, se convirtiese en un 'meadero', debido al comportamiento incívico de muchos. Buscar una alternativa coherente a situaciones así debería tenerse en cuenta de cara al futuro.    

El paseo de caballos

El paseo de caballos de la Feria de Jerez siempre fue ejemplar, quizás por la insistencia de anteriores mandatarios, que pusieron en práctica una política estricta en este sentido. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, el paseo de caballos de la feria ha decaído, tanto en calidad como en número. Primero por la permisividad de la administración local, ya que este año, y pese a que desde el Ayuntamiento defienden que ha habido control en los accesos, se han visto desfilar auténticos jamelgos, la mayoría correspondientes a esos 'coches de alquiler' que se ganan la vida en esta época y que proceden de distintos puntos de la zona. Tampoco se ha tenido especial cuidado con el vestuario, pues vestir de cualquier manera ha sido siempre tabú en Jerez. La presencia de enganches, pese a que desde el Consistorio venden lo contrario, tampoco ha sido como antaño, como han corroborado muchos expertos del mundo del caballo. Habrá pues que dar una vuelta más a todo este asunto, pues el caballo ha sido y es uno de los emblemas de la ciudad. 

Las fechas

Uno de los asuntos comentados durante esta Feria ha sido la casi coincidencia de fechas con la Feria de Sevilla. Aunque en su día se estableció un consenso entre caseteros, hosteleros, Ayuntamiento y otras entidades para establecer la fecha del 7 de mayo, la realidad, al final, ha sido la contraria. Habrá que replantearse las fechas para futuras ediciones, ya que ha afectado a muchos caseteros, hosteleros, profesionales de la hostelería e incluso a las atracciones, ya que algunas de ellas no llegaron a Jerez hasta el lunes de feria. 

Una imagen de la portada de la Feria. Una imagen de la portada de la Feria.

Una imagen de la portada de la Feria. / Manuel Aranda

Lo mejor de la Feria de 2022

La edición de este año ha tenido también sus cosas positivas, cosas que también habría que enumerar para resaltar el buen trabajo realizado.

El albero y la iluminación

Los trabajos de reposición del albero en el González Hontoria han sido una de las cosas positivas de esta edición. El Real necesitaba urgentemente esta acometida, como se ha demostrado, toda vez que en muchas zonas del mismo apenas existía. A ello hay que añadir la extraordinaria iluminación de la Feria, que ha cautivado a jerezanos y a visitantes.  

La accesibilidad

Otro de los aciertos de esta última edición ha sido el Espacio de Movilidad e Integración programado por el Ayuntamiento en el Real. La iniciativa permitía el uso de aseos accesibles, cambiadores para adultos y la posibilidad de recargar sillas de ruedas. Además, el Consistorio dejó 249 plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. 

Aparcamiento gratuito

Los terrenos próximos al González Hontoria han servido para que más de 2.000 vehículos hayan podido ser estacionados durante la celebración de la Feria del Caballo de forma gratuita, una iniciativa que ha tenido una excelente acogida por parte de los jerezanos. 

Punto violeta

El acompañamiento de personas durante la Feria del Caballo ha contado una vez más con bastante éxito. El horario para su uso ha sido de 21 horas a 2 de la mañana, ampliándose incluso durante la celebración del miércoles Día de la Mujer. 

Día sin ruido

Una edición más, el Ayuntamiento ha defendido esta propuesta, pionera en su día y por la que desde el gobierno actual se ha seguido apostando. Así, el miércoles se posibilitó que las atracciones quedasen sin ruido desde las 15 horas a las 20.30 horas, tratando así facilitar la presencia de personas con autismo y Asperger. Además, un total de 9 casetas se acogieron a la cena sin ruido, eliminando la música desde las 20.30 a las 22.30 horas.  

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios