Medio ambiente

Los planes para recuperar el río Guadalete

  • La Junta presenta el plan especial para la recuperación y puesta en valor del río

  • Contempla más de 42 millones de euros en inversiones durante los próximos 15 años

El río Guadalete, a la altura del Puente de La Cartuja. El río Guadalete, a la altura del Puente de La Cartuja.

El río Guadalete, a la altura del Puente de La Cartuja. / Miguel Ángel González

La creación o mejora de cinco grandes itinerarios cicloturistas, de otros 10 de carácter secundario y otra decena de conexión; la instalación de tres embarcaderos para facilitar la navegabilidad en el río a lo largo de 16 kilómetros de su cuenca; el equipamiento de ocho áreas recreativas; la instalación de cuatro miradores; la puesta en valor de 11 parajes paisajísticos y de nueve enclaves patrimoniales e históricos; la mejora de cuatro bordes ribereños urbanos; la eliminación o retranqueo de motas; la construcción de nuevas depuradoras y mejoras de las ya existentes; la eliminación de especies alóctonas; el incremento de la sección del cauce y la recuperación de los antiguos brazos del río.

Estas son, grosso modo, las actuaciones que la Junta de Andalucía considera fundamentales para que la ribera del río Guadalete se convierta en los próximos años en una verdadera red de espacios libres y mejore su situación medioambiental.

Todas estas medidas están incluidas dentro del Plan Especial Supramunicipal del Entorno del Río Guadalete, un documento urbanístico elaborado por la Consejería de Fomento y Ordenación del Territorio de la Junta que está actualmente en exposición pública. Este planeamiento, que trata de ordenar toda la ribera del río desde su paso por La Barca hasta las inmediaciones de la estación de trenes de El Puerto de Santa María, está ahora mismo abierto para la presentación de alegaciones.

El plan es ambicioso pues, no en vano, contempla actuaciones por valor de 42 millones de euros a ejecutar a lo largo de 15 años, que es el periodo de vigencia que se le ha asignado. Las actuaciones se ejecutarían en cuatro fases, aunque, claro está, aún no hay fecha para el inicio de unas intervenciones que pretenden recuperar la naturalidad y poner en valor un frente ribereño fuertemente antropizado. El organismo autonómico sería el encargado de llevar la iniciativa en el desarrollo de este ordenamiento; ahora bien, contempla alcanzar acuerdos con los ayuntamientos y otros organismos públicos para facilitar determinadas actuaciones.

El antiguo molino descubierto en La Corta se quiere poner en valor. El antiguo molino descubierto en La Corta se quiere poner en valor.

El antiguo molino descubierto en La Corta se quiere poner en valor. / Miguel Ángel González

La actuación que se llevaría un mayor presupuesto —en torno a la mitad del presupuesto— serían los trabajos para que el río Guadalete recupere su estado natural. Desde hace más de una década, el organismo autonómico ha actuado en distintos puntos del río, especialmente entre La Ina y La Corta, para reducir los efectos de las inundaciones cíclicas retirando miles de eucaliptos (una especie no autóctona) y centenares de miles de metros cúbicos de sedimentos depositados en el fondo del río que dificultaban o impedían su curso natural.

El plan quiere acometer una actuación integral en los 61 kilómetros de río incluidos dentro del plan con la retirada de especies alóctonas así como de aquellas que han crecido en el interior del cauce. En su lugar, se apuesta por plantar álamos, sauces, tarajes y fresnos, especies autóctonas de este enclave que están creciendo en algunos puntos ya recuperados, y se quieren rehabilitar tanto los antiguos brazos del cauce como aumentar el cauce del río para paliar las consecuencias en los momentos de fuertes precipitaciones en la zona inundable del Guadalete.

La construcción y mejora de infraestructuras hidráulicas como depuradoras o estaciones de bombeo son otra de las intervenciones contempladas en el plan supramunicipal. Así, se ahonda en la necesidad de dotar de nuevas instalaciones para la depuración y bombeo de aguas a todos los núcleos rurales próximos al río.

En paralelo, la Junta aboga por la eliminación, retranqueo o permeabilización de buena parte de las motas que se construyeron décadas atrás para evitar que el río se desbordara en determinados puntos. Con el tiempo se ha demostrado que estas propuestas, lejos de aminorar, han contribuido a hacer más dañinas las crecidas, de ahí que se apueste ahora por liberar espacio fluvial para que el río tenga un comportamiento más natural. En este sentido, el plan pone el énfasis en actuar en las motas de El Portal, La Cartuja, Rajamancera, El Torno y La Barca.

En cuanto a la creación de itinerarios, el ordenamiento contempla el ya diseñado por la Junta entre Jerez y El Puerto con cargos a los fondos europeos ITI (Iniciativa Territorial Integrada) y que partiría de las inmediaciones de La Cartuja de la Defensión para acabar junto al Caño del Molino, en El Puerto. Asimismo, propone otras conexiones entre Lomopardo y La Barca, la Laguna de Medina o El Torno.

Relacionado con esto, el plan incluye la creación y adaptación de áreas recreativas a lo largo del entorno del Guadalete como el Rancho del Álamo, el Vado de Torrecera, el entorno de la Ermita de La Ina, la antigua residencia de ingenieros del IARA o la puesta en valor de yacimientos como el Molino de La Corta, que fue descubierto hace más de un año. También propone miradores en distintos puntos de la Sierra de San Cristóbal, en Lomopardo y Torrecera.

Una embarcación de una empresa que realiza paseos por el río en La Corta. Una embarcación de una empresa que realiza paseos por el río en La Corta.

Una embarcación de una empresa que realiza paseos por el río en La Corta. / Miguel Ángel González

Por otro lado, propone potenciar la navegabilidad del río Guadalete entre el azud de El Portal y las inmediaciones de la ermita de La Ina con la creación de tres embarcaderos (uno en La Ina, otro en La Corta y un tercero en las inmediaciones del puente de La Cartuja). Este tramo de 10 kilómetros de río fue declarado navegable a finales de 2018 por la Junta de Andalucía, una circunstancia ha permitido que hace poco menos de un año se implantara una empresa en La Corta especializada en el alquiler y paseos en embarcaciones.

El plan especial del río Guadalete echa a andar y ahora está a la espera de aportaciones de colectivos y ciudadanos, un ambicioso programa que requiere del compromiso de la Junta y del resto de administraciones públicas para que dentro de tres lustros sea una realidad y no se quede en una mera declaración de bonitas intenciones. El Guadalete lo necesita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios