Miedo tras el 'Caso Julen'

Los pozos de Las Flores

  • Preocupación en la barriada por la existencia de dos pozos abiertos y accesibles

  • Los vecinos han alertado ya a la Policía Local

La trágica muerte de Julen en Totalán y de un hombre esta semana en Villanueva del Trabuco ha provocado que los pozos de toda España, legales e ilegales, sean mirados con lupa. El peligro de estas infraestructuras es que están en muchos casos abandonadas pero no han sido clausuradas. Es lo que está ocurriendo, por ejemplo, en Las Flores.

Vecinos de esta barriada han alertado de la existencia de pozos abiertos y accesibles en la zona. En concreto, uno está ubicado entre la avenida de Espera y la calle José Luis López Aranguren, casi enfrente del bar terraza Las Flores. A pesar de que esta área está vallada, parte de la alambrada está rota y los niños de la zona no dudan en acceder a este espacio para jugar. "A mi hijo y a sus amigos le tuve que decir que no se metiera más cuando era más pequeño porque es un peligro", reconoce Gabriel Herrera, vecino de Las Flores.

Él mismo fue el encargado de llamar a la Policía Local para alertar de la existencia de este antiguo pozo. "Vinieron, hicieron fotos y un informe pero aquí no han hecho nada nadie después", explica. De hecho, el pozo está medio tapado con dos neumáticos de gran tamaño "porque suele venir un pastor y lo tapó para que no se cayesen las ovejas y yo he puesto este palé para taparlo un poco más, pero sigue siento un peligro al no estar cerrado". De hecho, recuerda que hace años ya denunció esta situación "porque se cayó un perro a otro pozo que había ahí al lado".

Se da la circunstancia de que no es la única infraestructura peligrosa en la zona. También al final avenida de Espera, a la altura de la Cañada Ancha y en la zona de Pozoalbero, existe otro pozo de características similares pero, en este caso, totalmente accesible porque ninguna valla impide el paso libre a esta construcción. Basta con tirar una piedra a su interior para comprobar que se trata de un pozo profundo en cuyo interior hay agua. La peligrosidad es mayor en este pozo debido a que es accesible hasta por tres huecos distintos, el más pequeño con un palmo de ancho, "el mismo tamaño que tenía el del niño de Málaga".

En ambos casos se trata de pozos antiguos y en desuso, ya que fueron utilizados años atrás para el riego de las fincas. A pesar de que los vecinos no saben con seguridad quiénes son los propietarios de estos terrenos –ni si son privados o propiedad municipal– lo cierto es que alertan de que son "peligrosísimos" y piden que se actúe.

Cabe recordar también, que un antiguo canal, que en su día perteneció a la Confederación Hidrográfica, atraviesa la barriada de Las Flores y ha sido objeto de constantes denuncias por parte de la asociación vecinal 'Punta del Norte'.

A pesar de la existencia de informes de Salud Pública advirtiendo de su insalubridad y de las quejas de los vecinos, de momento no se prevé su soterramiento tal como reclaman desde el colectivo vecinal. El canal es utilizado, además, frecuentemente por niños y jóvenes como zona de juegos a pesar de la peligrosidad debido a que la maleza lo esconde en ocasiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios