Jerez

La promoción del vino de Jerez, en vilo por la sanción de Competencia

  • La multa de la CNC puede hacer estragos en el presupuesto del Consejo, que mantiene a duras penas las campañas genéricas tras contener el gasto un 30% el último trienio

El pleno del Consejo Regulador tocó ayer de refilón el presupuesto del próximo ejercicio, cuyo importe va a depender directamente de la resolución que finalmente adopte la Audiencia Nacional sobre el recurso interpuesto por la institución jerezana del vino contra la sanción de 400.000 euros impuesta por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) por el cupo de ventas discriminatorio.

La sanción de Competencia, en caso de ratificarse, puede hacer estragos en las cuentas del Consejo, que tendría que aplicar importantes recortes en todos sus capítulos, incluido el de la promoción genérica de los vinos de Jerez, la partida más relevante que en el presente ejercicio ha contado con un montante aproximado de un millón de euros.

El sector confía, no obstante, en que la Audiencia Nacional revoque la sanción de la CNC para, a partir de ahí, amoldar el presupuesto a la coyuntura actual, pero sin necesidad de hacer malabarismos para afrontar gastos extraordinarios que impliquen una merma de los ya raquíticos fondos que se destinan a la promoción del jerez.

Bajo esta premisa, aunque sin entrar en cifras, el presidente del Consejo, Antonio Fernández, abrió ayer el periodo de consultas con la presentación al pleno de las directrices sobre las que considera que debe moverse el presupuesto de 2011. Dentro de la austeridad que exigen los tiempos que corren, el ex consejero de Empleo entiende que hay que aflojar el cinturón para que, después de un trienio con una contención del gasto superior al 30%, la institución del vino respire y siga siendo operativa.

En su propuesta inicial, Fernández aboga por la congelación de los salarios de altos directivos, el suyo entre ellos, la incorporación de al menos dos refuerzos a la plantilla del Consejo, integrada por una docena de trabajadores, y el mantenimiento del presupuesto para promoción.

La integración de las estructuras de los consejos del vino y el brandy, en línea con el ahorro de costes exigido por las bodegas, ha supuesto importantes recortes en los altos sueldos de ambas instituciones, así como una merma considerable de las plantillas, en el caso del vino, deficitaria para atender la carga de trabajo por la salida de más trabajadores de los previstos dadas las condiciones favorables del expediente de regulación.

En cuanto a la partida para la promoción genérica del jerez, que en los últimos años se ha volcado hacia países emergentes en el consumo de los caldos jerezanos como Estados Unidos y Japón en detrimento de los mercados tradicionales -Reino Unido, Holanda y Alemania-, la idea del presidente del Consejo es partidario de, como mínimo, dejarla como está e incluso hacer un pequeño esfuerzo en destino algo abandonados en los últimos tiempos.

Por otra parte, en la sesión plenaria de ayer, la primera de carácter ordinario que preside Fernández tras su toma de posesión, se abordó la adaptación del Consejo a las normativas sobre control y certificación, funciones que se separarán de los órganos de gestión para garantizar su independencia. El paquete de medidas para la adaptación se verá en la segunda mitad de diciembre en pleno extraordinario.

400.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios