La voz de Jerez

Más que un simple viaje al Sahara

  • Un grupo de jerezanos crea un proyecto solidario para formar a jóvenes de Auserd

La wilaya de Auserd es un pueblo de la región de Oued Eddahab-La Güera, al sur del Sahara Occidental. Allí, en un territorio ocupado por Marruecos, aterrizaron en 2009 seis jerezanos que no se quedaron indiferentes ante la realidad con la que se encontraron. “Dimos con un pueblo súper pobre y con las connotaciones políticas que conlleva, así que como españoles entendimos que estábamos en deuda con ellos”, comenta Toni Guillén, uno de los integrantes del grupo. En un desierto árido se levanta una wilaya “que está abandonada, no hay agricultura, no hay industria... sólo viven de la ayuda humanitaria y de los proyectos de cooperación internacional”, añade Guillén. Y aunque en principio fueron con motivaciones personales diferentes, volvieron con un proyecto común: Hamman.

En noviembre de 2010 hicieron el primer viaje como grupo de cooperación, pero el trabajo no comenzó ahí. Antes se pusieron en contacto con la asociación Amal Esperanza, de El Puerto y creada en 1993, para el tema de la logística y con el Ministerio de Juventud de esta región saharui. “Queríamos conocer qué hacía falta allí, en qué podíamos ayudar y nos dijeron que sobre todo trabajar con los jóvenes”, señala el voluntario. Según las necesidades de la población, proyecto Hamman prepara las acciones formativas para enseñar a la población las dos veces al año que por ahora viajan a Auserd. En estos momentos trabajan con un numeroso grupo de mujeres que cuidan a los niños al salir del colegio dándoles formación en habilidades sociales, dinámica de grupos, juegos... “lo que nos van pidiendo para el tiempo libre”, declara Guillén. Los otros dos pilares de su proyecto se sustentan en trabajar con un grupo que hace voluntariado social y en un actividad enfocada en los niños, su folclore y el deporte.

Sus motivaciones personales dejaron paso a un trabajo de campo intenso y con grandes satisfacciones. Por ello, el peligro que puede acarrear viajar a estos campamentos de refugiados no ha cambiado los planes en este grupo de voluntarios. Para demostrar el firme compromiso con el pueblo de Auserd, parte del equipo decidió montarse en un avión con destino el Sahara un día después de que en un municipio cercano a donde trabajan secuestraran a tres cooperantes. “No nos sentimos valientes para nada, teníamos el billete sacado y ninguno de los cuatro que íbamos nos echamos para atrás. Eso sí, cancelamos un viaje especial a los  territorios liberados porque era meterse en la boca del lobo”, comenta Guillén, quien puntualiza que “no sé cuánto tiempo puede durar el miedo en el voluntario. En otras ocasiones nos hemos llegado a juntar en Argel hasta 30 españoles, pero en este último viaje sólo fuimos 7 y cuatro éramos nosotros (contando con personal de Amal Esperanza)”. Para dar a conocer su proyecto y ‘remover’ conciencias, han creado la cuenta facebook ‘Proyect Hamman’. Es cierto que no son héroes, pero sí gente comprometida. Que no es poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios