Jerez

La vendimia arrojará finalmente una cosecha de 63 millones de kilos

  • La jornada de ayer cerró con el 95% de la uva de la cosecha depositada en los lagares

La vendimia del Marco de Jerez se encuentra en estos momentos al 94,92% de su desarrollo. Finalmente, los 65 millones de kilos de uva que se iban a cosechar se quedarán ligeramente cortos, después de que el director general del Consejo Regulador, César Saldaña, apuntara que el volumen recolectado estribará entre las 62.000 y las 63.000 toneladas de uva.

"La caída de la vendimia respecto al año pasado será del 20%, lo que es menos de lo previsto inicialmente, que como se recordará estaba entre el 40% y el 50% menos de cosecha". La cifra se considera adecuada, avalada sobre todo por una uva de alta calidad que ha madurado en unas condiciones inmejorables. Este año, valga decirlo, el trabajo de maduración lo ha hecho el sol sin las evaporaciones que provocan los fuertes vientos de levante, prácticamente ausentes de la meteorología de la zona durante todo el verano.

Según los datos aportados por el Consejo Regulador, a día de ayer se habían recogido ya 59,8 millones de kilos después de que 35 lagares hayan realizado labores de molturación, es decir, extracción del mosto.

Según apuntó César Saldaña, "la vendimia en el Marco está prácticamente rematada". A modo de ejemplo señaló que "en Trebujena (uno de los municipios con mayor producción tras Jerez) ya ha terminado mientras que en Jerez está prácticamente a punto de terminar".

En las localidades cercanas la situación es la siguiente: en Sanlúcar las tareas de vendimia terminarán el sábado (así lo confirmaban ayer en este medio las principales cooperativas, Virgen de la Caridad y Covisan) mientras que, hecho anecdótico, en Chiclana está previsto que las tareas de recolección comiencen entre ayer y hoy. Ni que decir tiene que el volumen que aporta la localidad chiclanera a las cifras del Marco de Jerez es meramente anecdótica.

En lo que se refiere a la calidad de los racimos, es especialmente destacable que disponen de una graduación alta, o lo que es lo mismo, con un alto potencial de generar alcohol. Así lo dejan claro los 12 grados baumé de media que hay en la zona.

Uno de los grandes temores eran las plagas, pero la meteorología y los tratamientos adecuados han ayudado a que no generen problemas de entidad. "Al principio se temía por las pudriciones -reconocía ayer Saldaña- pero no ha sido para tanto".

Al tratarse de una vendimia que va a reportar el volumen preciso para que la actividad de las bodegas pueda proseguir sin problemas, el Consejo no ha tenido tanto riesgo de que se produjeran casos de trasvase de uva de unas viñas a otras. "Ha sido tranquila en todos los sentidos", destacó Saldaña, quien añadió que "de lo más curioso que ha tenido ha sido que la uva venía muy adelantada y su maduración se ha frenado porque no ha habido viento de levante".

El grueso de la vendimia estará cosechado en apenas unas jornadas. Eso sí, quedarán los retales en los pagos más cercanos al mar, donde la temperatura es más fresca y la maduración tarda más. "Los retales se prolongarán hasta mediados de septiembre, pero se tratará de cantidades muy pequeñas". Y es que otra de las características de esta vendimia 2014 ha sido la gran diferencia en la fecha de maduración entre los pagos de interior y los que están cerca del litoral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios