Mundo

EEUU saca a Corea del Norte de su lista de países terroristas

  • El país asiático ha accedido a abrir sus instalaciones nucleares a la inspección internacional.

Comentarios 2

EEUU ha anunciado la salida de Corea del Norte de su lista de países patrocinadores del terrorismo, en una medida recíproca después de que este país asiático accediera a abrir sus instalaciones nucleares a la inspección internacional.

En un anuncio que culminó lo que ha representado una delicada coreografía diplomática en las últimas semanas, la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, firmó el documento que retira a Pyongyang de esa lista, lo que abre el camino para retirar otra serie de sanciones económicas contra el país asiático, informó el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.

A cambio, Corea del Norte ha aceptado dar un "papel importante" al Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) en el proceso para verificar su desnuclearización y permitirá la supervisión de los inspectores extranjeros de todas sus instalaciones atómicas declaradas.

Pyongyang retomará de inmediato, según McCormack, las labores para desmantelar su programa nuclear, que había interrumpido en las últimas semanas.

"Cada aspecto de la verificación que nos interesaba está incluido en este acuerdo", insistió el portavoz, que agregó que "EEUU seguirá trabajando para lograr el fin verificado de todos los programas y actividades nucleares norcoreanos, y no descansaremos hasta lograrlo".

McCormack recordó, ante las críticas a que la iniciativa puede representar una recompensa excesiva para Corea del Norte, que ese país "sigue siendo sujeto de numerosas sanciones resultantes de su ensayo nuclear en 2006, sus actividades en favor de la proliferación atómica, sus violaciones a los derechos humanos y su condición de país comunista".

El portavoz también insistió en todo momento en que no se trata de una medida unilateral, sino que se produce con el beneplácito de todos los participantes en las conversaciones a seis bandas para lograr la desnuclearización de la península coreana. En esas negociaciones participan EEUU, Rusia, Japón, China y las dos Coreas.

EEUU ha consultado intensamente en los últimos días con sus socios en estas conversaciones para lograr su visto bueno a un acuerdo que se forjó durante la visita a Corea del Norte de su enviado para la región, Christopher Hill, la semana pasada.

Rice habló el viernes con los ministros de Exteriores de China, Rusia, Japón y Corea del Sur. Hoy el propio presidente de EEUU, George W. Bush, y el primer ministro japonés, Taro Aso, también hablaron por teléfono, en un paso extra de Washington para calmar la preocupación de Tokio sobre la medida y para demostrar que la iniciativa cuenta con el respaldo inequívoco de la Casa Blanca.

Japón se mostraba renuente a recompensar a Corea del Norte -y especialmente a retirar a ese país de la lista de países terroristas- hasta que no se resolviera su contencioso en torno al secuestro de ciudadanos japoneses durante los años setenta por parte de agentes norcoreanos.

Según el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Gordon Johndroe, Bush y Aso reiteraron su compromiso a conseguir la desnuclearización de la península norcoreana de modo pacífico. "Todas las partes deben continuar su trabajo para lograr que Corea del Norte cumpla su compromiso de abandonar todos sus programas y armas nucleares", agregó Johndroe.

Bush, precisó el portavoz, también expresó a Aso su apoyo a Japón en el contencioso sobre los secuestros y prometió presionar a Pyongyang para que cumpla sus compromisos sobre el asunto.

El acuerdo alcanzado representa un importante paso para reavivar el proceso de desnuclearización, pactado en 2005 en las conversaciones a seis bandas pero que se encontraba en peligro desde que el pasado agosto Pyongyang anunciara que lo suspendía.

Detrás de esa decisión se encontraba el desacuerdo con EEUU sobre cómo proceder exactamente a la verificación y cuándo retirar a Corea del Norte de la lista terrorista, algo que ha quedado solventado hoy.

La retirada de Corea del Norte de esa lista podría encontrar resistencia dentro del Congreso estadounidense, en especial entre el ala republicana más conservadora, que puede opinar que se cede mucho mientras que Pyongyang ha demostrado muy poco. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios