Patrimonio gaditano en peligro

Roban la campana de la ermita de los Santos Mártires en Medina

  • El alcalde de Medina denuncia que el templo visigodo, considerado el más antiguo de Andalucía, se encuentra en estado de abandono

Una imagen de la torre de la ermita, sin la campana Una imagen de la torre de la ermita, sin la campana

Una imagen de la torre de la ermita, sin la campana / D.C.

La campana de la ermita visigoda de los Santos Mártires de Medina, considerada el templo más antiguo de Andalucía, ha desaparecido, lo que en un principio parece un robo. La campana pesa unos 80 kilos y desapareció del campanario el pasado 1 de mayo sin que el obispado haya informado acerca de estos hechos.
El alcalde de Medina, Fernando Macías, desconocía ayer los hechos, pero no se mostró extrañado porque "este monumento se encuentra absolutamente abandonado desde que echaron de allí al ermitaño hace un año y medio".
Macías lamentó que buena parte del rico patrimonio de la localidad no tenga un seguimiento ni un mantenimiento. "El Ayuntamiento ya se ha hecho cargo de dos antiguas iglesias y lo hemos convertido en equipamientos para el pueblo, pero ya no nos podemos hacer cargo de más".
La Ermita de los Santos Mártires de época visigoda, es la más antigua de Andalucía, fechada en el 403. Se encuentra situada a las afueras de Medina Sidonia, rodeada de vegetación, y al borde de la carretera que lleva hasta Benalup Casas Viejas.

La larga historia de la ermita comienza cuando fue una antigua casa romana perteneciente a un patricio romano, llamado Lepero. La casa constaba de varias habitaciones una de las cuales comunicaba a una torre. Dicha torre ha sido construida en diferentes épocas: la base es romana y la parte superior es de época árabe.

La ermita fue reedificada y bendecida por el obispo de Assido Pimenio, el 16 de diciembre del 630, como constata una lápida que sirve de umbral a la actual puerta de la sacristía. 

Con la llegada de los árabes, la iglesia Asidonense se retiró con sus vasos sagrados a esta ermita para celebrar los oficios divinos. Con la llegada de los reyes de Castilla se amplió, formándose tres naves y pasando a ser el antiguo altar a la actual sacristía.

Hay que destacar la inscripción de Lepero "Lepero renovit sed sacrv" ("Lepero la renovó y ofreció a Dios"), esculpida en un pedestal romano que fue aprovechado para formar la segunda columna de la iglesia. En las columnas de la puerta y el antealtar se encuentran capiteles romanos y corintios.

En el altar o ara paleocristiano de mármol blanco se venera la imagen de la Virgen del Loreto, patrona de la hermandad de los labradores y ganaderos de la comarca; talla policromada del siglo XVII, que fue traída desde Italia en 1666 por Juan de Viera, hermano mayor de los ermitaños. Ha sido objeto de diversas restauraciones en 1670, 1871 y 1996 siempre por intervención popular

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios