Obituario

Luto en Sanlúcar por el fallecimiento de Narciso Climent

  • Reconocido sacerdote, profesor, escritor, historiador y comunicador de la ciudad, llevaba varios años retirado de la vida pública por motivos de salud. Su último acto fue en octubre de 2016, cuando recibió la Insignia de Oro de Sanlúcar.

Luto en Sanlúcar por el fallecimiento de Narciso Climent. Luto en Sanlúcar por el fallecimiento de Narciso Climent.

Luto en Sanlúcar por el fallecimiento de Narciso Climent.

Esta pasada madrugada ha fallecido a los 75 años de edad Narciso Climent, reconocido sacerdote, profesor, escritor, historiador y comunicador de Sanlúcar que llevaba varios años retirado de la vida pública por motivos de salud.

Desde que se ha conocido su fallecimiento no paran de sucederse los mensajes de pesar de muy distintos ámbitos de la sociedad sanluqueña -desde el religioso y cofrade hasta el educativo y cultural, pasando por el institucional y político-, habida cuenta de que, efectivamente, era una persona polifacética muy apreciada en el municipio. Su última aparición pública fue en octubre de 2016, cuando recibió la Insignia de Oro de Sanlúcar.

La Parroquia de Santo Domingo acogerá este miércoles la capilla ardiente desde las 16.30 hasta las 19.30 horas, cuando está programado el funeral, que estará presidido por el obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, José Mazuelos.

La parroquia ha comunicado que, dado el estado de alarma, solo estará disponible el 50% del aforo, además de recordar la obligatoriedad de respetar las normas establecidas por la crisis del coronavirus, como el uso de mascarillas y el cumplimiento de la distancia de seguridad de dos metros. Los asistentes “deberán permanecer el menor tiempo posible en el interior del templo para que los demás hermanos puedan entrar y salir con la mayor fluidez posible”.

Pésame municipal

El alcalde de Sanlúcar, Víctor Mora, “en nombre de la Corporación municipal y de todos los sanluqueños”, ha mostrado su pesar por el fallecimiento comunicando su más sentido pésame a familiares y amigos.

El regidor ha lamentado “la pérdida de una gran persona, un gran sanluqueño, que contribuyó a la investigación de la historia de nuestra ciudad y a su divulgación en beneficio de todos, como todo lo que hizo”. En este sentido, ha subrayado que recibió la Insignia de Oro del municipio “por su compromiso social con la ciudad y su trabajo de divulgación de la historia de Sanlúcar”.

“Fue autor de más de una veintena de obras literarias, ensayos e investigaciones históricas, entre los que destacan los diez tomos de Historia social y económica de Sanlúcar. Como sacerdote, Narciso Climent ejerció sus tareas pastorales en distintas parroquias y tuvo distintas responsabilidades en el Obispado asidonense y en el Cabildo Catedral de Jerez. Como profesor de Lengua y Literatura Española, trabajó en Rota y en Sanlúcar, donde es recordado con cariño por los cientos de jóvenes a los que inculcó el amor por las letras y les enseñó a cultivar el espíritu crítico”, ha señalado el Ayuntamiento.

Así era Narciso Climent

Hace años, en la presentación de una página web que creó, Narciso Climent hizo público un interesante repaso retrospectivo de su vida. Entonces escribió: “Mi nombre es Narciso Climent Buzón y soy sacerdote. Realicé estudios de Filosofí­a, Teologí­a y Filologí­a Hispánica en la ciudad de Sevilla. Participé en miles de cursillos, encuentros y reuniones de todo tipo. Diría, como el bueno de Antonio Machado… Una palabra, como la de sacerdote, la de profesor, la de abogado, la de periodista, la de albañil, la de marinero o la de escritor no define a nadie. Nunca una palabra descontextualizada expresa la esencia o la idiosincrasia de ninguna persona. Lo importante no es la palabra encasilladora, sino la historia, toda historia, que hay detrás de una persona, de cada persona. Una palabra es un cliché. Una historia es vida”.

Esta experiencia comunicativa le permitió recordar “fragmentos de muchas vidas, reales y respetables, los idos años de la infancia; el jocoso y vitalista tiempo de estudiante en Sanlúcar de Barrameda, en Sevilla, en Salamanca, en Madrid, en Navarra; el imparable compromiso por la llegada de la democracia desde la década de los 60, del que surgió la militancia en la JOC, en los Grupos de Jesús Obrero, y la fundación del Club Juvenil Fados y del Club Betania; el trabajo pastoral en las parroquias sanluqueñas de Santo Domingo, El Palmar y Bonanza, así­ como en diversas delegaciones del Obispado asidonense y en el Cabildo Catedral de Jerez de la Frontera; la labor educativa como profesor de Lengua y Literatura Española en Rota y en Sanlúcar, y el quehacer en cargos de dirección en este último instituto; el afán por difundir la cultura desde los más diversos y variopintos medios; el reconfortante y laborioso caminar por todos los pueblos de la provincia de Cádiz para plasmar la historia, el arte y las costumbres de cada uno de ellos en una serie televisiva, De tu pueblo y el mío; el compromiso con la publicación de una ya extensa colección de libros; el vivir codo a codo con el hombre y la mujer de cada momento compartiendo luces y sombras, sudores e inquietudes, risas y llantos; y siempre, aunque mirando hacia arriba y conversando con el hombre que siempre va conmigo, porque quien habla solo espera hablar a Dios un día, con las raíces muy hundidas en todo lo humano”.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios