Fiesta de la Bulería

París y Jerez, recuerdos de otra época

  • Paco de la Rosa rememora, a través del espectáculo que estrena hoy dentro de la Fiesta de la Bulería, el desembarco de artistas jerezanos a Francia durante las décadas de los 70 y 80

El jerezano Paco de la Rosa ha sido el encargado de realizar la producción del espectáculo.

El jerezano Paco de la Rosa ha sido el encargado de realizar la producción del espectáculo. / Manuel Aranda

Evocar todo aquel trabajo que se empezó a gestar en Francia a principios de la década de los setenta y los años ochenta, es el objetivo principal de 'Jerez avec París', el espectáculo que se estrena hoy en la 54 Fiesta de la Bulería avalado por el jerezano Paco de la Rosa.

Fue precisamente el profesor de la Sorbona, instalado en Jerez después de 51 años viviendo en el país galo, el que propició todo un movimiento cultural en torno al flamenco en la capital francesa "pero el flamenco que no se conocía. Allí llegaban grandes compañías pero nadie había llevado nunca a cantaores, muchos de ellos no profesionales, que tenían un interés artístico y emocional", recuerda.

Consecuencia de ello, fue un continuo trasiego de artistas de Jerez, "porque soy de Jerez y había convivido en el colegio con muchos de ellos", apunta De la Rosa. Nombres como Sordera, Terremoto, Agujetas, Los Moneo o El Borrico comenzaron a sonar en Radio Francia gracias a este jerezano comprometido con el arte jondo (junto con su amigo Fréderic Deval) y, que actuaba desinteresadamente por esa causa. Es quizás por eso, como reconoce, por lo que "siempre me he tenido una excelente relación con el flamenco. Todo el mundo me hablaba de infinidad de problemas, pero en mi caso, no. Es cierto que he pasado algún mal trago, pero sólo eso. Nunca he ganado dinero con el flamenco, al contrario, me ha costado, todo lo que hacía era por simple satisfacción, igual que he hecho esta vez cuando me propusieron cobrar. Les dije que ese dinero lo invirtieran en los artistas que con la pandemia lo necesitan más".

Fruto de aquel trabajo, "se crearon numerosas asociaciones similares a la nuestra buscando ese mismo objetivo, y gracias a ello fueron muchos los artistas de toda Andalucía que llegaron a Francia, entre ellos los de Jerez, porque yo siempre tiraba de los míos".

Todo aquel movimiento, unido al desembarco de Manuel Morao con 'Esa forma de vivir', conforman la propuesta artística que se estrena hoy, titulada también 'Esa forma de sentir'. "Hemos querido unir las dos cosas, por eso vienen artistas como Mateo Soleá y Juana la del Pipa, que vivió aquella época, y Paco El Lobo, un cantaor francés de 68 años que también fue testigo de aquello. A ello unimos la etapa de Manuel Morao, con algunas de las niñas que formaban parte del espectáculo, niñas de entre 7 y 8 años que llamaron la atención del público francés".

En concreto, Paco de la Rosa se refiere a Esther Aranda y Manuela Núñez, y sobre todo de la maestra Ana María López, "que ha estado siempre detrás, enseñando a varias generaciones de bailaoras y bailaores".

Su labor en 'Flamenco en Francia', se redireccionó años más tarde con la Fundación Meridiano o la de Royamont, una de las más prestigiosas instituciones culturales del país vecino, situada en la abadía del siglo XIII. De hecho, a lo largo de todos estos años “he tenido la suerte de convivir con tres generaciones de artistas de Jerez. Los Terremoto, Sordera y Agujetas, posteriormente con gente como Moraíto y Gerardo Núñez, y en la última etapa con Diego del Morao o Pepe del Morao”, recalca.

Hoy día y al referirnos a Francia, "todo ha cambiado, aquel flamenco rústico con el que tanto disfrutamos, ha pasado a mejor vida, y la presencia de artistas hoy día se limita a grandes producciones como la Compañía de Sara Baras, por poner un ejemplo. Además, la pandemia ha dado un duro golpe a la cultura y muchas instituciones, entre ellos muchos teatros, han tenido que cerrar".

En su mirada al pasado y en todas y cada una de las propuestas que pudo llevar a cabo durante aquellas décadas, De la Rosa recuerda que "nunca recibimos un duro del Estado español, pero ni con PSOE ni con UCD ni con otro partido. En cambio, sí tuvimos desde el primer momento el apoyo del Estado francés, algo que a mí personalmente siempre me ha llamado la atención".

Asimismo, en aquella labor cuasi templaria, el jerezano no se olvida "de todo el apoyo que tuvimos de entidades como la Peña Los Cernícalos, donde su presidente, Antonio Benítez, un hombre al que habría que poner un monumento por su compromiso con el flamenco, nos hacía los contratos para que los artistas pudieran viajar, porque entonces el principal problema con el que nos encontrábamos era el burocrático. También recuerdo el respaldo de la Cátedra de Flamencología, que formaba gente con mucha iniciativa, compromiso y sobre todo imaginación".

Su respaldo al flamenco no sólo quedará en la cantidad de actos programados en torno a él, sino también, junto con Frederic Deval, de la puesta en marcha del sello 'Audivis', con el que grabaron Moraíto, Juan  Moneo 'El Torta', La Macanita, Capullo de Jerez, Fernando de la Morena, Diego Rubichi o Fernando Terrremoto hijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios