Cultura

El arte de salirse del tiesto

  • Tuty Márquez y Fernando G. Durán exponen en la sala Julián Cuadra ‘Cerámica Contemporánea’

  • Un paseo inusual por la identidad femenina, el mundo marino y otras creaciones en barro

Tuty Márquez y Fernando G. Durán posan junto a algunas de sus obras en la sala Julián Cuadra del Museo Arqueológico.

Tuty Márquez y Fernando G. Durán posan junto a algunas de sus obras en la sala Julián Cuadra del Museo Arqueológico. / Miguel Ángel González (jerez)

Parecen flores, pero son vulvas, aunque como si lo fueran. Florecen felices fuera del tiesto. No tienen color, pero encandilan. Es la identidad femenina y toda su iconología llevada a la máxima expresión del barro. Tuty Márquez es su creadora, su ideóloga e impulsora, animadora de conciencias artísticas. Se sale de lo establecido en la sala Julián Cuadra, en una exposición junto al también ceramista Fernando G. Durán. Ambos muestran sus obras hasta el 4 de septiembre, en dicho espacio del Museo Arqueológico, en ‘Cerámica contemporánea’, de martes a sábado, de 9 a 15 horas.

“He dejado el color temporalmente porque he puesto más el alma en la iconología. Me ha costado mucho trabajo porque soy muy colorista, pero no quería que el espectador se distrajera, quería que se fijara sólo en el sentido de la pieza. Aquí he reflejado esa identidad femenina a través de vulvas, desde las más antiguas hasta hoy, con más o menos volumen. Las he llamado ‘Se salieron del tiesto’”, cuenta la autora. Ella insiste así en la toma de conciencia, “que se tiene desde hace tiempo contra la represión de la mujer, hacia la igualdad. Creo que desde el arte también se puede hacer activismo y yo hago una llamada de atención sobre la identidad femenina, fuera de la sociedad patriarcal”.

No como inspiradora, pero sí como creadora, Márquez repiensa y destaca que la vulva, “siempre ha estado presente en el arte, relacionada con la fertilidad, la sexualidad, la identidad femenina, el origen de la vida... ha sido muy venerada desde la prehistoria”. En este caso, la artista ha trabajado el barro para dotarlo de unas maravillosas texturas, hacerlo parecer piedra, para inundarlo de más plasticidad, “ya que la iconografía de por sí es bastante potente”.

Tuty Márquez está inmersa ahora en el trabajo con otro tipo de materiales como los textiles, pero mezclados con otros como cerámica y metales, trabajo enfocado también en la feminidad, en la que lleva investigando ya desde hace varios años, resultado que se ha podido ver en Pescadería Vieja.

Por su parte, Fernando G. Durán, en esta tradicional exposición estival de ambos artistas, ha traído este año piezas “muy marinas”, muchas de ellas, pero también hay torno y mezcla de materiales. “Cada año es diferente, nos vamos reinventando. Mi especialidad es el torno de alfarero, y es que muchas de las piezas están hechas en él pero no lo parecen, como los peces y los pájaros”. De nuevo, se salen del tiesto, rompen las reglas de una manera encantadora, obras que conducen al espectador a mundos imaginarios fascinantes, rozando lo Miyazaki.

Platos que no lo son, fondos marinos, teteras, vasijas, un cangrejo gallego... Un paseo imprescindible por otro arte. La sutileza hecha cerámica, a cuatro manos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios