Pretérito perfecto

Sobre la construcción del palacio de Ponce de León (I)

PESE a ser uno de los edificios más destacados del Renacimiento en Jerez, hasta ahora nadie ha realizado un estudio que ahonde en la historia del palacio Ponce de León, actual colegio del Salvador. Tan sólo Hipólito Sancho(1) allá por 1934 se atrevió con el asunto, no sin aportar un alto grado de confusión, pues al analizar la heráldica del patio, data este espacio entre 1502 y 1528, sin percatarse de que los mismos escudos aparecen en la ventana esquinada, fechada en 1537. Dos años antes ya había desconcertado a sus lectores con un artículo de prensa en el que, sin más fundamento que una peregrina afinidad estilística con la sillería coral de padres de la Cartuja de la Defensión, atribuía los relieves de esta ventana a Cristóbal Voisín(2), cuando no hay un sólo documento(3) que pruebe la presencia de Voisín en Jerez con anterioridad a 1547.

Los únicos documentos que se han podido localizar referentes a este edificio se remontan a 1536 y son contratos de compra y transporte de piedra. En enero de ese año, los canteros Juan Sánchez y Francisco Sánchez venden cantería de la sierra de San Cristóbal, usada frecuentemente en Jerez, a Francisco Ponce de León. Se trata de 150 carretadas de cantillos(4), especificándose que la cuarta parte habían de ser perpiaños, corte utilizado para hacer las dovelas de los arcos. Además, tenemos constancia de la adquisición en agosto de otras 115 carretadas de cantería, pues en ese mes se contrata su transporte, especificándose que "es condición que todos los syllaretes que truxere los descargue a vuestra puerta (del palacio de Ponce de León) y los cantillos y prendientes los meta adentro de vuestra casa"(5).

El último contrato de compra de piedra que he podido localizar, fechado en septiembre de 1536, es aún más revelador. El cantero Alonso de Ariza vende a Francisco Ponce de León 50 carretadas de piedras de Martelilla de diversos formatos, indicándose tan sólo medidas máximas y mínimas y sólo un tipo concreto de corte, la tableta, de dos palmos y medio de ancho, otro tanto de largo y un palmo y medio de altura. Sin embargo, tampoco se estipula una cantidad exacta de estas tabletas, sino que se dice que en el total de la piedra a suministrar habían de incluirse algunas de este formato. El destino de este material queda claro, pues se dice en el contrato que el cantero había de dar "todas las piedras que hernan alvares o otro oficial albañi que anduviere en vuestra obra dixere que son menester para una ventana en esquina". Además, Alonso de Ariza se compromete a entregar "ocho marmoles (entiéndase columnas) de la dicha piedra con sus vazas y capiteles"(6). La obra estaba finalizada en agosto de 1537, pues así lo indica una cartela ubicada en el balcón. Además, por esas fechas el pintor Alonso Sánchez se obliga a pintar tres estancias que se habían construido nuevas en las casas de Ponce de León. Una "sobre la ventana de entalladura que agora aveys fecho y asimismo el enmaderado que esta sobre la mysma ventana", además de "el entresuelo que cae debaxo de esta pieça que es en el escalera por donde suben a lo nuevo". Las sucesivas reformas que ha sufrido el inmueble han hecho desaparecer la estancia que había sobre el ventanal esquinado, la que estaba bajo éste y la propia escalera, así como la pintura de Sánchez, quien se obligaba con don Francisco a pintar las habitaciones "de obra Romana (es decir, en estilo renacentista) y de muy buenas colores a vuestro contento", comprometiéndose a "poner y pintar todos los escudos de armas que me pidierdes y del tamaño que me señalardes", sin escatimar en gastos, pues había de "echar todo el oro que me pidierdes"(7).

NOTAS

1. SANCHO DE SOPRANIS, Hipólito: Introducción al estudio de la arquitectura en Xerez. Jerez. Guión. 1934. p. 25.

2. SANCHO DE SOPRANIS, Hipólito: "Del Viejo Jerez. Historia y Arte. Cristóbal Voisín, maestro entallador", El Guadalete. Jerez de la Frontera. 17 de noviembre de 1932. p. 1. En el mismo artículo atribuye al propio Voisín en Jerez la portada de entrecoros de la Cartuja de Santa María de la Defensión y la denominada como Puerta de Gracias de la iglesia conventual de Santo Domingo. Por un lado no hay ninguna documentación que avale que Voisín hubiese realizado ningún trabajo en piedra. Por otra, tampoco hay constancia de que Voisín estuviese en Jerez antes de 1547, cuando llega para trabajar en la sillería coral de la Cartuja, por lo que resulta complicado que ejecutase las dos primeras obras que citamos de entre las que Sancho le atribuye, fechadas en 1537 y 1538 respectivamente. Ciertamente las afinidades estilísticas entre las obras citadas y la sillería coral de la cartuja existen, pero parece que fueron los maestros canteros que trabajaron en el cenobio los que dieron diseños para ciertos relieves del mueble litúrgico.

3. A este respecto, véase CARAMAZANA MALÍA, David y ROMERO BEJARANO, Manuel: "La sillería de coro de padres de la cartuja de Santa María de la Defensión de Jerez de la Frontera, una obra clave de la escultura manierista del sur del Arzobispado Hispalense", en Actas de la Misericordia International Conference Las sillerías de coro en el espacio arquitectónico y la arquitectura en las sillerías de coro (en prensa).

4. APNJF. 1536. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 60 y ss. 7 de febrero; 1536. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 79 y ss. 21 de febrero; 1536. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 151 y ss. 18 de abril.

5. APNJF. 1536. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 368 vto. y ss. 16 de agosto.

6. APNJF. 1536. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 476 vto. 2 de septiembre. Trascrito parcialmente por GUZMÁN OLIVEROS, Natividad y ORELLANA GONZÁLEZ, Cristóbal: "El palacio renacentista de Riquelme (Jerez 1542)", Revista de Historia de Jerez. Jerez de la Frontera. 2001. Nº 7. pp. 49-75.

7. APNJF. 1537. Oficio VIII. Alonso de Cuenca. Fol. 437 y ss. 21 de agosto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios