La undécima legislatura echó ayer a andar con la toma de posesión del nuevo Gobierno presidido por Juanma Moreno tras cuatro décadas de socialismo. Se abre así un nuevo ciclo político en Andalucía en el que la prioridad debe ser situarla en el lugar que le corresponde. La tarea no va a ser nada fácil. Desde hoy no sólo habrá que levantar alfombras, como ya se ha repetido hasta la saciedad, sino que habrá que gestionar con la celeridad que requiere una comunidad que en 2018 regresó a las regiones más pobres de Europa, a pesar de contar con sectores productivos punteros y de haber recibido ayudas millonarias de la UE. Volver a estar entre los más pobres es la prueba evidente de que la gestión de Susana Díaz ha fallado, aunque se resista a reconocerlo.

Superada en tiempo récord la negociación y conformado un Gobierno de coalición, a pesar de sus dificultades, ha llegado la hora de demostrar el cambio con hechos. La hoja de ruta está ya marcada con las 21 medidas acordadas para los cien primeros días. Entre ellas, medidas urgentes para la regeneración democrática y el impulso económico de Andalucía, acompañadas de la tan necesaria auditoría. Un informe que, de ser como se espera tras publicarse ayer mismo en un diario nacional el uso de otras 18 tarjetas de crédito en la `administración paralela´ con las que se gastaron 300.000 euros en cuatro años, podría ser la estocada definitiva a un PSOE andaluz que se desangra a cuatro meses de las municipales. Pedro Sánchez tendría ya los motivos para acabar con su eterna rival sin asumir su responsabilidad por las concesiones a los independentistas. El nuevo gobierno, conformado por PP y Cs, lo va a tener muy complicado, por eso, ahora más que nunca es necesario demostrar altura política con un Ejecutivo cohesionado. Y en este nuevo escenario, Vox debe actuar con la misma lealtad. La intervención de su líder en la sesión de investidura advirtiendo en tono desafiante que no van a renunciar a ninguno de sus planteamientos, incumpliendo con lo acordado días antes, no sólo es un grave error sino una auténtica irresponsabilidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios